19 febrero 2013

TÉ CON PASTAS


El día invita a pasear. El sol se ha tomado el día libre y debe andar oculto por entre las trasparencias grises de los cielos, pero lo cierto es que sólo filtra una luz tamizada que ya se va haciendo algo opaca. Los escaparates son voceros que incitan a participar del impulso compulsivo y en la cartelera no hemos visto ningún atractivo irrefrenable para dos horas de cine. Algunos comercios no están vacíos, pero hay más gente mirando que pasando por caja; los carteles anuncian rebajas sobre las rebajas, pero los bolsillos están remisos y simulan ir cosidos.

Nos dejamos llevar por los pasos, sin rumbo predeterminado ni objetivo. En la calle peatonal no hay humos ni ronquidos mecánicos, pero sí las mismas escenas de ayer y de siempre y un vocerío imprudente que invita a escapar. Por encima de las azoteas y tejados los grises se hacen más parduzcos y la brisa anuncia la inminente apertura de paraguas. Compartimos el que llevamos y nos obliga a un mayor acercamiento. En la proximidad hay casi un ruego de volver sobre los pasos, pero ya repiquetean  las gotas de lluvia sobre el acerado y acordamos buscar refugio. A la izquierda el Starburst Café y a la derecha el hotel Alfonso XIII.

Hotel Alfonso XIII - Sevilla

Sin entrar en disquisiciones y con la urgencia de refugiarnos de la lluvia, cuando quisimos darnos cuenta estábamos subiendo las escalinatas del hotel y de inmediato, un uniformado diligente, se ocupó del paraguas. No lo tenemos por costumbre, pero antes de que pudiéramos reflexionar en ello, estábamos acomodados en uno de los salones. Curioseamos la carta y nos decidimos por té. “¿Y unas pastas?”  —nos ofreció el diligente camarero— Ella se me anticipó asintiendo con una mueca de aprobación. Desde el rincón, los acordes del piano revestían el ambiente de mayor acontecimiento portentoso. Mientras disfrutábamos de lo insólito con diálogo pausado, me vino a la memoria el té de los martes de amiga Luján Fraix, y desde entonces asimilo su invitación semanal al lujo del hotel cinco estrellas que uno usa en contadas, en muy contadas y extraordinarias ocasiones.

62 comentarios:

  1. Supongo que llevarías tarjeta de crédito, pues en un sitio así te cobran el entorno y el ambiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto que se trata (se trataría de ser cierto y no ficción) de un capricho caro, pero no tanto como pensamos. Si lo que buscas es beber, no lo hagas en un establecimiento de cinco estrellas; si lo que quieres es alegrar tu espíritu con un simple te o una copa en lugar de media docena, date el capricho de un gran establecimiento: encontrarás un montón de añadidos que nunca se hayan en una bodega o en el bar de la esquina. Se trata de cambiar cantidad por calidad, por un capricho que no puede ser de a diario.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Una tarde deliciosa .. sin ninguna duda..

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Descubro, para quien todavía no lo sepa, que mi vida profesional transcurrió en los hoteles.

      Es cierto, Aris, una tarde deliciosa y en muy buena compañía, gozando de un entorno que son complementos que no se digieren, pero se disfrutan.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Un lugar muy hermoso genial para relajarse. Te mando un beso y te me cuidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Citu, creo que es la primera vez que llegas a mi rincón y lo haces muy afectuosamente. Muchas gracias y mi reciprocidad contigo.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Yo hubiera hecho lo propio porque lo que más me gusta del té o el café son las pastas. Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es lo mismo un té hecho directamente en la taza o en una tetera de acero inoxidable que en un juego de porcelana; no es lo mismo el ruido del ambiente o del hilo musical o la tele de fondo que un pianista tocando en directo; no es lo mismo un taburete de cafetería que el salón de un gran hotel...

      Ya sabes, Felipe, barriendo para casa.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. ¡Bonito blog, Francisco!He visto tus comentarios muchas veces en el blog de Emilio, y hoy por fin, me he decidido a pasar por aquí. Me ha paraecido un lugar acogedor y entrañable por lo que he decidido quedarme. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida, Pilar Begoña! Si ya has brujuleado por mi blog verás que Emilio y yo somos muy distintos, pero nos complementamos, nos respetamos y hasta nos tenemos cariño. Te agradezco la decisión tomada y espero no defraudarte.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Pues no esta nada mal este te con pastas en el Alfonso XIII, un hotel con solera, donde los haya. Hoy no está el dia para disfrutar paseando, Francisco. Que tengas buen día, a pesar de todo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, Paco, que no soy mentiroso, pero que fabulo cuanto puedo. Aunque lo que comento más arriba es totalmente cierto. También es más barato el cine que el teatro, pero ¡donde se ponga una representación en directo...! Algo similar sucede cuando entras a tomar algo a un gran hotel, no se trata de una catarsis, pero sí de una experiencia única.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. No hay nada como una tarde de lluvia en buena compañía.
    Ayer me compré un té de vainilla y caramelo, la verdad es que huele mejor que sabe, pero... huele tan bien.

    Un abrazo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La compañía siempre está por encima del producto y del entorno; por eso sueño con tanta frecuencia en desplazarme a Córdoba y tener un encuentro contigo, conocernos, presentarte a Pepita, mi musa, y disfrutar de tu compañía.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  8. De vez en cuando hay que darle gusto al cuerpo. Y ese hotel es todo un lujo. Creo que con la crisis tienen hasta precios asequibles, no como ocurría antes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Das en el clavo, Cayetano, darle un gusto al cuerpo o más precisamente al espíritu. En esta ocasión ha sido ficción, pero si pruebas lo que digo seguro que te alegrarás.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Pues a juzgar por la foto, el sitio es maravilloso. La lluvia quiso agasajarle ayer, monsieur, y ofrecerle un hermoso momento junto con el te.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si acaso vuestros compromisos no os obliga a alojaros en los Reales Alcázares, Madame, este es vuestro hotel idóneo. Fue inaugurado por el rey que lleva su nombre con motivo de la Exposición Mundial de 1929. Me encantaría hacer el esfuerzo económico de agasajaros en este hotel, si acaso decidís venir por la ciudad.

      Bisous

      Eliminar
  10. Algunas veces vienen bien estas emergencias, que si no fueran por ellas, igual no hubierais entrado en ese "modesto hotelito"
    Me alegro que que hayáis disfrutado de este delicioso te con pastas.
    Feliz tarde de martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Katy, pero al precio al que lo he hecho en esta ocasión está al alcance de todo aquel que pueda cerrar los ojos y soñar.

      Besos

      Eliminar
  11. Un día de lluvia como el que tenemos hoy.Un día tal cual bien se puede permitir uno un capricho, tampoco se trataba de un almuerzo...yo solo he visto este hotel desde el exterior, he estado tomando café pero en los Lebreros.

    Besos.
    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una distancia casi insalvable entre uno y el otro hotel; pero como dices, ¡un día es un día!

      Besos

      Eliminar
  12. Un bonito regalo que te hizo la lluvia.
    Y un saber disfrutar los regalos inesperados.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Añil. ¿Nunca te he dicho lo mucho que me gusta que vengas a verme? ¡Chiiiit, guárdame el secreto!

      Besos

      Eliminar
  13. Pero primo!!!! eso es la sal de la vidaaaaaaa!!!!! sitios tan imposibles han de ser visitados en contadas ocasiones!!! creo que así se disfrutan y se saborean más.
    Yo también quieroooooo!!! ainsssssssssssssssssss!!!
    besos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guardo un paquete de sal de la vida para cuando vengas; no tarde: lo saborearemos.

      Besos

      Eliminar
  14. Un regalo inesperado como el que mencionas de Lujan con su te de los martes, creo que es el dia, ejejje
    Un día de lluvia tiene su encanto, al menos para mi.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han sido los martes de Luján quines han inspirado esta entrada. Espero impaciente a que entre y tomemos todos juntos el té.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Con gusto hubiera tomado yo un te con pastas en un lugar tan acogedor y bonito, pena que me quede tan lejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues preguntando se llega a Roma, así que te espero.

      Un abarazo

      Eliminar
  16. Bonito lugar para “refugio” con té con y pastas, una vez al año no hace daño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, José, es que para el bolsillo de un jubilado lo que haría daño sería hacerlo a diario.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. No hay mal que por bien no venga, gracias a la lluvia llegaste a ese tranquilo y lujoso lugar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En confianza, Rafael, gracias a la lluvia me quedé en casa y tuve que inventármelo todo.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Pues, en ese caso, te felicito por tanta imaginación.

      Eliminar
  18. Las tardes se tornan remanso apenas caen cuatro gotas de lluvia cadencial.
    Si además se tercia un lugar tan acogedor como el que (¡muy, muy bien!)describes, no habrá pastas ni té que se resistan.

    (me embargaba una impresión como de estar mano a mano con Don Benito Pérez Galdós...)

    Un placer siempre leerte, Francisco

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es de lo más grande que me han llamado nunca, PMPilar, pero seamos sinceros: no sólo nos separan la vida y los años, sino toda la calidad literaria en su favor. Muchas gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  19. A veces es necesario arribar a buen puerto, aunque sólo sea un té o un cafecito en buena compañía.Creo que nos lo hemos merecido con creces,
    Me alegro que lo haya disfrutado. Yo también he disfrutado leyendo su relato.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo disfruté el té escribiéndolo, Rosamaría, así que estamos empatados. Gracias y bienvenida.

      Saludos

      Eliminar
  20. Buen sitio para tomar el té, aunque yo soy más de café.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también disfruto más del café, pero no me niegarás que el té en el salón de un gran hotel es como más elegante.

      Un abrazo

      Eliminar
  21. AY... FRANCISCO GRACIAS POR ACORDARTE DE MI Y DE MIS TERTULIAS DEL TÉ. SABES YO CREO SER LA UNICA ARGENTINA QUE LO PREPARA, ES UNA COSTUMBRE ENTRE LAS AMIGAS DE CANADÁ Y DE EEUU REALIZARLO TODOS LOS MARTES. YO SOY LA UNICA QUE ME HE SUMADO.

    GRACIAS POR ESTE TÉ TAN RICO CON PASTAS, ME ENCANTAN LOS DULCES... SON DULCES NO?.

    BESOS GRANDES
    CARIÑOS MILES PARA TI. NO ERES MUJER NI TE VISTES DE BLANCO PERO TIENES EL ALMA NÍTIDA.

    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por fín, te esperaba!

      Gracias por aceptar la broma. Cada martes me invitas a té en tu casa y me lo sirves de las formas más variadas y elegantes. Lo que he pretendido era justa correspondencia.

      Para colmo, me regalas un piropo precioso que me ha llegado al alma.

      Besos

      Eliminar
  22. Ese hotel debe ser un buen lugar para refugiarse de la lluvia y más cosas, lástima que las tarifas no sean de rebajas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tarifas están por las estrellas, por las cinco estrellas de su categoría y lujo.

      Un abrazo

      Eliminar
  23. En mis pocas visitas a Sevilla lo he mirado desde fuera y me ha parecido un lujo de hotel a la vez que me ha picado la curiosidad por verlo pero...nunca lo vi, y ahora que te leo pienso que un te y unas pastas no arruinan a casi nadie, a que si? lo tendré en cuenta la próxima vez, por la foto que has puesto creo que merece la pena
    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora, Rita, completamente en serio. Todo el mundo debería experimentar esta aventura que en esta ocasión ha sido ficción. No digo que ir a un banquete, pero darse el gusto de sentirse por un rato cliente y tomar un café, un té o una copa, para una ocasión, es muy placentero y factible.

      Besos

      Eliminar
  24. ¡Qué lujazo poder entrar en ese hermoso edificio! Imagino que, por lo menos, un té o un café se podrá tomar a un precio no demasiado prohibitivo, ¿no?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es precisamente lo que le he comentado al anterior, que es factible y recomendable darse el gustazo y experimentarlo.

      Un abrazo

      Eliminar
  25. A salvo los asuntos de la cartera, hizo usted una buena elección. Antes el salón del Alfonso XIII al de ese otro local de nombre ajeno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor de ese otro local es que te ponen un café extraño, servido en un vaso de porespan, tapado y perforado por una pajita. La clientela, en muchas ocasiones, sale a la calle paseando con el café en la mano.

      Un abrazo

      Eliminar
  26. Qué preciosidad!! En ese ambiente da gusto tomar un té y sacar la libreta de los versos, que seguro cae alguno en referencia a mi sevillano amigo Bécquer... que way!!
    Un abrazo, corazón!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Merche. La ocasión es para reposarla y vivirla intensamente: el mobiliario, el ambiente, la música, el lujo, las obras de arte... y como no, plasmar las impresiones captadas por escrito.

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Hola Paco, que romanticismo, lluvia, paraguas, té, pastas. Si no hubiera sido por la lluvia tal vez no hubierais entrado a tomar té No podríamos haber leído tan sencilla pero bella narrativa. No podríamos a ver disfrutado de esa foto tan bonita. Seguro que yo no veo esa entrada del hotel nunca, pero ya la he visto por la foto que tomaste al entrar.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti no puedo engañarte, Isa. Mal tiempo, paralizado en casa por un dolor de ciática que no me permitía ir a la calle. ¿Qué hago, quejarme de forma introspectiva sin encontrar alivio? ¿Amargarme, o evadirme idealizando una situación verosímil pero incierta? Finalmente, todo está en la mente.

      Besos

      Eliminar
    2. Ahhhhhhhh, no importa, la foto la tomaste otro día que entraste con tu señora. Lo has contado con retraso pero lo has vivido.

      Ayyyyyyyyy, qué pillín eres jajajaja
      Paco, si es que hay posturitas que hay que tener cuidado cuando se hacen para que no nos pille el nervio ciático :-)

      Al menos soñaste y seguro se alivió un poco neuralgia.
      Saludos y besos

      Eliminar
  28. Cuando visité Sevilla también me tomé un te en esa galería .
    Un ambiente muy agradable para descansar un rato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Fran. ¿A que es tal como lo cuento? Gracias por llegar a mi casa y bienvenido.

      Saludos

      Eliminar
  29. Y que podáis seguir tomando ese tecito con pastas durante muchísimas contadas ocasiones os deseo yo,que hasta aquí llega el
    ambiente y el olorcito,mmmm
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  30. No me extraña lo del aroma percibido: tú eres muy imaginativa.

    Besos

    ResponderEliminar