11 febrero 2013

DE TRAJE


No sé si te ha sucedido alguna vez, lector, pero pienso que no es algo extraordinario sino bastante usual en todas las personas. Ayer, por un compromiso social, me vi forzado a vestir de traje, algo que dejó de ser casi uniforme de trabajo cuando dejé de estar en activo. En el momento de ponerte una prenda que hace tiempo que no usas, la primera duda es si seguirá siendo tu talla o si se habrá puesto uno un poco más apaisado después de las comidas navideñas. La prueba fue bien, así que sólo quedaba lustrar los zapatos, darme una ducha y enfundarme el traje.


Cuando fui a poner en el bolsillo interior de la americana la billetera, me topé con algo que lo obstaculizaba y vine a encontrar una invitación de boda y un par de botones dentro de una pequeña bolsita de plástico. Ya saben, esos botones que suelen venir de repuesto y que siguen más o menos para siempre ocupando el lugar menos inoportuno. La tarjeta era de la invitación a la boda de Marcos y Bea, boda que duró casi el mismo tiempo que los esponsales y desde luego mucho menos que la tarjeta con la que fui invitado y ahora no dejaba que entrara la billetera.

Cuando uno se coloca alguna prenda que hace algún tiempo no se ha puesto, es frecuente encontrarnos un ticket de compras arrugado y casi ilegible que termina en forma de bolita encestada en la primera papelera, un extracto del banco con un saldo que ya quisieras que fuera realidad hoy, o tal vez unas monedas y siempre un pañuelo que debería haberlo echado al cesto de la ropa sucia, o a la papelera si es de celulosa. Me apenó que Marcos y Bea durasen tan poco, y eso que ya llevaban una criatura de la mano por embarazo previo; pero me dio mucha alegría el billete de veinte euros que me supo a ahorros con intereses. Otra cosa que no suele faltar en ese traje que durmió una larga temporada a la espera de algún acontecimiento, es una pequeña etiqueta de papel grapada en el forro con un número escrito con tinta indeleble, esa que sirve a la encargada de la limpieza en seco para saber a quién pertenece. En esta ocasión no se trataba de una boda, así que tampoco iba a ser algo duradero.

38 comentarios:

  1. Tienes razón Francisco, a veces es un regocijo encontrarse con notas o números telefónicos o monedas y claro que cuando es un billete es más placentero. Estas cosillas materiales insignificantes cobran vida en el pensamiento que rebobinamos inconscientemente y me doy cuenta que aunque fue tiempo pasado sigue siendo presente…está guardado en el cerebro.

    Abrazos y pases una linda semana en especial el día de San Valentín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ilusión no la proporciona el valor de lo encontrado, sino la cosa misma de encontrar algo cuando uno pensaba que no existía.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola, Francisco:

    Se encuentra uno con cualquier cosa, cada vez que desempolva algún viejo traje y esculca en los bolsillos... Hace poco encontré en uno de ellos, una lista de cosas que pensaba hacer y que nunca hice.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonito verbo, Rafel. Hacía tiempo que no escuchaba esa palabra que tanto he usado en mi casa, en mi infancia y juventud.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Lo malo es cuando te encuentras un número de teléfono que no sabes de quien es o una dirección a la que no recuerdas haber ido nunca ni haber enviado nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, todo lo que uno encuentra no es positivo o útil, pero eso forma parte de esos pequeños encuentros que son más comunes de lo que imaginamos.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. A veces un traje en armario se convierte en un libro de historia e incluso en un yacimiento de restos contemporáneos. No hace falta que te cortes la cabeza, sabemos que el de la foto eres tú.

    Un abrazo Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que me cortara la cabeza, sino que usé un modelo y con tu broma me alegro mucho de haberlo hecho; así me he reído bastante.

      Un abrazo Jaal

      Eliminar
  5. A parte de todas esas cosas, hay un momento malo, cuando te miras al espejo con ese traje que no te has puestos desde hace algún año que otro y te ves raro, rarísimo, no te identificas con la persona que se refleja en el espejo, comienzas a ponerte pegas, que si arrugas por aquí, que si solapas por allá, que si la corbata, mas tarde vienen los piropos de la familia, "que guapo estas", "que bien arreglado vas", más o menos queriéndote decir que durante todo ese tiempo estabas feo de cojones, y que poco más o menos estabas hecho un adefesio. No me gusta ponerme de punta en blanco, así evito no reconocerme y que se cachondeen de uno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero eso mismo te puede pasar mirándote cada mañana al espejo para afeitarte, por eso me he dejado la barba. Creo que, aunque uno se sienta más cómodo de una u otra forma, el vestido tiene que estar en consonancia con la función o la tarea a desempeñar.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Qué poco acostumbrados estamos a ponernos de punta en blanco, pero qué bien sienta encontrarse en un bolsillo aunque sea una moneda.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando yo vuelva a Córdoba me voy a poner de punta en blanco: conocerte será una ocasión especial y merecedora de ello.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Que suerte tuviste de que no se hubiese "encogido" en la lavandería. Yo el pasado año tuve que hacerme uno un poquito más holgado porque en el anterior los botones delanteros de la amerciana se había separado un buen trecho. Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que los que tengo los puedo seguir usando, lo que pasa es que las ocasiones son ahora escasas. Hubo un tiempo en el que iba así a diario.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Curioso que todos nos encontramos cosas parecidas, un kleenex, un papel arrugado de algo. Pero nunca he encontrado algo decente como un buen billete de 50 €. En fin,menos mal que el traje te valió. La decepción es cuando no nos entra,
    Bss y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encontrarnos algo indecente hablaría de nosotros, de nuestro pasado que tal vez siga siendo presente; por otro lado siempre es motivo de dar gracias por haberlo encontrado uno y no el cónyuge.

      Besos

      Eliminar
  9. Anda que no da legría cuando te encuentras con un billetazo sin esperarlo. Nada comparable al mosqueo que en su momento supuso el haber fundido tan rápido el de cincuenta que saqué hace dos días.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces son cosas sin tanto valor, pero que también tienen su importancia.

      Un beso

      Eliminar
  10. A mí con los trajes me pasan sensaciones muy parecidas a las que describes. Sobre todo porque apenas los uso y los tengo bastante manía. Y eso que mi mujer (costilla, parienta o "contraria") me dice que me sientan muy bien. La última vez que usé traje fue hace poco más de un año en la boda de mi hijo mayor. La ocasión merecía ese pequeño sacrificio. Sólo que en el bolsillo no había ningún billete olvidado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí no es realmente un sacrificio, solo que el decoro marca "donde fueres haz lo que vieres", y me pasó el tiempo de las solemnidades. Tu mujer tiene razón. Bueno la tuya, la mía... todas las mujeres tienen la razón.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Me ha pasado que en alguna prenda que no me he puesto en bastante tiempo, me aparecía un billete de 500 ó 1000 pesetas. Anda qué contenta me ponía.!!!! Yo guardo trajes de fiesta en mi armario que ya no me pondré, alguno he intentado aprovechar para alguna boda o acontecimiento pero he decicido que ahí se quedarán. Besos primo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te debió pasar hace mucho, porque lo de las pesetas... Esta mañana en la farmacia (como ahora nos hacen pagar algo), he comentado: cambia uno 50€ y de seguida se le ve el fin. Eso no es lo que pasaba antes con el billete de 5000 ptas. que todavía te quedaban 4 billetes de a 1000 que era un dinero. Hoy se va como el agua.

      Besos

      Eliminar
  12. Pues va a ser que soy un poco rara,pero tengo la teclosa costumbre de mirar los bolsillos si los hubiera,de todo traje de etiqueta que me pongo.
    Y de los que no lo son también.
    Peeeero, lo hago precisamente porque sí me ha ocurrido en el pasado lo de tener algo en los bolsillos y al ir a ponérmelo de nuevo,ver la cosita en cuestión-alguna vez algún billetito-hechos un trapo,vamos inservible.
    Y eso me ha dado una gran lección,ya ves...ja,ja,ja
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yi miro bien cuando voy a echar la ropa a la lavadora o a llevar un traje al tinte, pero si lo uso un día y lo cuelgo en el armario no lo hago. Y tu proceder es precisamente por aquello que te pasó, no hay dudas, y porque eres muy ordenada.

      Besos

      Eliminar
  13. Lo malo de ponerse un traje que uno no ha usado después de un tiempo es que no quepas en él por haber crecido a lo ancho. ¡Eso sí que da rabia! Y algo que no soporto es que huela a bolitas de alcanfor... No se quita la peste ni con todo el perfume que te pongas. De los recuerdos guardados en los bolsillos pienso que no molestan sino que nos advierten, en tal caso, del paso del tiempo o nos hacen revivir momentos felices o no tanto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cramen, lo de las bolitas tiene verdaderamente un peluseo. Yo me he referido al hecho de encontrar pequeñas cosas olvidadas, pero efectivamente un olor no tapa a otro, sino que se superpone.

      Besos

      Eliminar
  14. Hola Francisco, me ha encantado tu relato. Me han pasado cosas similares, pero lamentablemente suelo encontrar pañuelos, jamás billetes! En realidad, hace tanto que no acepto invitaciones a bodas o aniversarios, que a veces miro la poca ropa "de vestir" que no he regalado y pienso que sigue ocupando lugar que bien podría servir para otras prendas. Si se casan mis nietos, no habrá problema, en la Argentina de la castigada clase media la gente asiste a las bodas con vestidos sencillos o en jeans! Ya nadie te mira la ropa, a mí me dicen "ponéte cómoda" y lo pasarás bien!
    Y hablando de eventos tristes, lo mismo sucede con los velorios y funerales... ¡pero lo dejamos ahí!
    Lo cierto es que tu relato me emocionó, gracias por compartir este pedacito de lo que supongo es de tu vida real. Abrazos afectuosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sylvia por tan emotivo comentario.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. BUENO FRANCISCO MENOS MAL QUE TE QUEDÓ BIEN PORQUE A VECES LOS CUERPOS VAN CAMBIANDO, SOBRE TODO LAS MUJERES, Y YA NO HAY CASO. HAY QUE COMPRAR OTRO. A MI ME PASÓ CON UN VESTIDO QUE COMPRÉ PARA LA NAVIDAD PASADA, EN ESTA NO LO PUDE PONER PORQUE NO ME GUSTABA COMO ME QUEDABA, Y ESO QUE ME CUIDO EN TODO, PERO EL TIEMPO PASA.

    BESITOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos cambiamos de fisonomía con la edad, pero creo que la diferencia es que el hombre, por lo general, no se pone la ropa tan ajustada como la mujer, así que a poco que cambie ella ya no le queda bien la ropa, mientras que él con un par de kilos más puede ponerse el mismo traje.

      Besitos

      Eliminar
  16. jajaja, la ilusión que hace encontrarse dinero, yo guardé durante años un chaleco vaquero, y el día que lo saqué, guardaba aun las pesetas jejejeje, me hizo ilusión, porque vaya, aun conservo alguna jejejeje.

    un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encontrar algo en una prenda que hemos dejado de ponernos, o de la temporada anterior, da mucha ilusión porque lo que encontramos reconstruye de alguna forma el pasado.

      Besos

      Eliminar
  17. Recuperaste alegria y recuerdos, eL traje te sirvio, pueden sentir que ni los años o los quilos no te defraudaron, solo te disgusto la invitacion. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que me disgustara la invitación, sino que me sigue llamando la atención que se rompa una promesa de para siempre con tanta facilidad.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Hola Paco, que tipin tienes, me das mucha envidia. :-) Yo cada traje que me compro para algún evento, jajaja luego intento meterme en él y no entro. El último era un vestido muy bonito largo que me compré para una boda. Lo llevé a la modista para que me lo cortaran y poder usar. Me costó el arreglo 60 euros. Que añadidos a la compra del vestido podía haberme comprado muchas camisetas y muchos pantalones vaqueros. Aun no ha hecho tres años y no entro en el vestido jajajaja.
    No suelo guardar cosas `porque los vestidos de ahora no tienen bolsillos.
    Pero sí que da alegría encontrarte algo que te sorprenda por el motivo que sea.

    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El del figurín sin cabeza no soy yo, a mí me sobran algunos kilos y muchos años para parecerme al modelo, pero procuro no aumentar mucho de peso, así me viene bien para mis problemas de columna.

      Besos

      Eliminar
  19. pues...te felicitoo!!! eso de no usar un traje por mucho tiempo y que te quede igual, sin que apriete ni quede holgado es sinónimo de vivir una vida estable...muy linda esta entrada..bss

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, Garabata, tú si que eres linda.

    Besos

    ResponderEliminar