06 febrero 2013

OTRA ESPERANZA


Veintipocos años, maestra, ahora les llaman educadoras, pero hace lo que hicieron desde tiempo inmemorial los maestros: darse ellos mismos con su ejemplo y sus conocimientos para educar a los pequeños. Es vocacional. Vive de ello, pero tiene la suerte de haberse formado y esforzado por lo que más le apasiona. Vive modestamente, porque los maestros en nuestra patria son y siempre han sido modestos salarialmente hablando, como si los pilares de la educación, los cimientos sobre los que cargar las estructuras y las cubiertas del saber carecieran de importancia. Sí, hay un horario, pero un horario que se distorsiona cada vez que las exigencias de su trabajo le exigen una entrega más allá de lo estricto.

Esperanza

Tiene novio y es otro afortunado que también trabaja pero, de momento, entre ambos, no reúnen las características necesarias para hacerse con una vivienda modesta y construir el nido familiar que se proponen,  espera que lleva adelante con alegre sonrisa y haciendo gala de su nombre. De su  tiempo libre entrega una buena porción a darse ella misma en Cáritas y a engullir y masticar los problemas ajenos como propios. Se inquieta, se preocupa, sugiere, tiende la mano y no cierra la puerta a la esperanza de quienes ya están desesperanzados. Cuando termina la jornada, con algo de cansancio, todavía le quedan fuerzas para dar gracias por ser útil a los demás.

El pasado verano, usando sus propios medios económicos, se marchó al norte de Argentina como cooperante a una misión, a quienes entregó su esfuerzo, sus vacaciones al completo y sus sonrisas. A su regreso era ella la agradecida por lo mucho recibido y por haber aprendido a vivir con muchísimo menos de lo que aquí usamos, por haber comprendido que es más cálido un abrazo que una llamada o un whatsapp por el Smartphone.

Por todo ello, mientras tengamos personas como esta  —ella se llama Esperanza—, llámense como se llamen; mientras entre nuestros jóvenes el caso de esta veinteañera no sea una rareza sino una cotidianidad, nos queda la esperanza de subvertir el orden de las cosas y que sean las personas quienes ocupen los primeros lugares.

45 comentarios:

  1. Es esperanzador que haya jóvenes así, pues parecía que el voluntariado había quedado para los jubilados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente hay un número mayoritario de jubilados, pero los jóvenes que están comprometidos son extraordinarios y más en número de lo que imaginamos.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola Paco, muy bonita la entrada y esta bella sonrisa que llena tu espacio.
    Enhorabuena a estas personas que son quienes hacen que el mundo sea un poco mejor. Que la esperanza siga latente en el mundo.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isa. Ese ha sido el motivo mostrar una esperanza real.

      Besos

      Eliminar
  3. Su nombre invita a todo en estos tiempos. Hay que valorar muy mucho la entrega y dedicación de los maestros de hoy en día, siempre vilipendiados, mal pagados y puestos en tela de juicio constantemente. Y en maestros como ella, está el futuro de este país. Mis reconocimientos a ella y a tí por acordarte de esas personas anónimas que tanto contribuyen al bieneestar de este país. Saludos, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Paco. Es de justicia hablar de los anónimos después de tanto protagonismo golfo.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Gente buena y vocacional. Conozco a varios así. Pocos, pero que renuevan la confianza en el género humano.
    Por aquí tengo otra "Esperanza" que no me convence mucho. En el buen sentido del término (no pensemos mal)...¿aceptas el trueque?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la renovación que he pretendido, Cayetano; pero de cambio ná de ná: al que le toca, le toca.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. No hay duda que Esperanza es una educadora vocacional, lo demuestra con sus hechos; desgraciadamente hoy los maestros, por lo general, no son vocacionales; la entrada al grado de magisterio se hace, en muchos casos, como última opción, su nota de corte en la UGR es de 5 desde hace bastantes años, por lo tanto, se cuela en esta carrera los rechazados al ser esta la tercera o cuarta opción, las consecuencias son obvias, las encontramos en las escuelas de nuestros hijos, si a esto le sumamos el desprestigio que los políticos quieren añadirle, más la falta de respeto de estudiantes y padres ya tenemos todo el "guiso" realizado.

    ¡¡Ojala!! tuviéramos muchas Esperanzas y Evelinas (fue maestra de mi nieto durante 3 años), con muchas como ellas, luchando contra viento y marea, nuestra enseñanza sería otra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tu comentario, el cual subscribo, Emilio. Este el el ejemplo contrario de lo que mostró el otro día Jordi Évole en el programa "Callejeros" cuando mostraba cómo funciona la educación en Finlandia, donde seleccionan a los mejores para formar a los niños. Como bien dices, hay ejemplos que llenan de esperanza.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Mientras haya personas de esta categoría, hay Esperanza. Son un ejemplo a seguir.

    Un abrazo Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso he querido traerla aquí como ejemplo, aunque ya me ha respondido en Facebook que ella no lo merece. Como siempre, los buenos son humildes y los engreídos unos ineptos.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Gracias a Dios, en el anonimato hay muchas Esperanzas dándonos un ejemplo de honestidad. Gracias Paco por recordalos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando vengas a Sevilla te la voy a presentar. Tú sabes que a mí me gusta juntarme con gente extraordinaria por aquello del contagio; no por otra cosa eres mi gran amigo.

      Besos a todos.

      Eliminar
  8. ¿no te había leído ya esta Esperanza?

    De no ser así, quizá un bucle en el tiempo me tenga atrapada...

    De todas formas, como te dije la vez anterior, le doy todo mi apoyo a esta joven Esperanza que sabe porque así lo ha aprendido de su propio corazón, que la solidaridad nos humaniza.

    Besos para ella y, para tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes un fino olfato y yo, como mayor que soy, memoria de lo lejano y no de lo reciente. Ayer hablé de esperanza en medio de la turbulencia en la que nos encontramos y hablaba de luz al final del túnel; hoy traigo esa luz, esa Esperanza de carne, corazón y huesos. Encima hasta es guapa. Es verdad que había hablado de ella, pero me cuadraba a la perfección para rematar el tema que trataba ayer y sobre el que habrá que volver hasta que limpiemos el panorama.

      Estos días está pasando Esperanza días de preocupación por la salud de su padre, hospitalizado, y espero que este pequeño tributo le sirva no sólo como reconocimiento público a su labor, sino como estímulo para su ánimo.

      Un fuerte abrazo y un beso.

      Eliminar
    2. Pues yo también le dejo mucho ánimo a Esperanza. Y le envío energía positiva para la pronta recuperación de su padre.

      Un beso para todos

      Eliminar
  9. Hoy nos dejas la imagen de una juventud muy distinta a la que habitualmente nos tienen acostumbrados. Mi hija también marchó por su propios medios durante más de un año a Bolivia y estuvo echando una manita en un horfanato. Para los que nos quedamos aquí fuen un tanto durao y, en ocasiones surgía, además del orgullo por esa acción, el egoismo del padre que se preguntaba ¿por qué no son las hijas de los demás las solidarias? Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los padres siempre tendemos a pensar que nuestros hijos son más débiles de lo que realmente son. Somos tan sobreprotectores que hasta quisiéramos recortarles la libertad. Creo que es un honor tener hijos comprometidos.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Gente como Esperanza me hacen tener fe en el ser humano, creer que aún es posible nuestra salvación.
    Ésta también es nuestra juventud.

    Un abrazo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Elena, por eso ha venido hoy aquí Esperanza, para demostrar que la luz al final del túnel es una realidad.

      Besos

      Eliminar
  11. Siempre dije que la tarea de enseñar era ardua y compleja, retribuciones al margen. Gente como esta joven son la que mueven el mundo, quienes salen en los telediarios mueven sus egos y sus poltronas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me gustaría hablar de los que salen en los telediarios,, sino de las cosas sencillas, de las personas humildes y grandiosas. Creo que lo consigo con frecuencia, pero algunas veces se me va la mente a la actualidad y me contamino.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Quiero recordar que esta Esperanza ya es conocida nuestra, su cara no se olvida facilmente.
    Ojalá haya muchas Esperanzas como la que nos presentas.
    Un fuerte abrazo para ella y sí, para ti también.

    Algún día te contaré mis andazas de juventud y no me fui muy lejos, me quedé en Pinos Puente (Granada).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, bruja querida! Te vas a conformar con la explicación dada a nuestra amiga Mascab, como yo me tengo que conformar con esperarme a esa explicación de Pinos Puente.

      Esta tarde estaré con Esperanza y le transmitiré todas las vibraciones, abrazos y besos de vuestros comentarios. Se va a ruborizar, lo sé, pero prometo hacerlo.

      Besos

      Eliminar
  13. Afortunadamente conozco muchas "Esperanzas" y si no fuera por ellas y ellos aunque d¡se llamen de otra manera el mundo sería un poquito peor, que ya lo es bastante. Son luz y camino a seguir. Felicidaes siempre para ella.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicidades también para ti, Katy, por conocer y reconocer a personas que se merecen los titulares de lo que debiera ser cotidiano.

      Besos

      Eliminar
  14. Yo también la conocí, de tu mano, no hace muchas semanas...
    Aplaudo su vocación, que en verdad ha de ser fuerte, pues si l@s maestr@s no somos vocacionales... agur a todo el invento! La vocación te da la fuerza, y aquí apunto que hay que tener mucha fuerza también en los tiempos que corren, pero una simple sonrisa te devuelve la "esperanza" y quedas más que resarcid2 de tantos sinsabores que también nos rodean.

    Que su padre se mejore cuanto. Y felicidades por rodearte de personas así!

    Un besote!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú también, Edurne, eres para mí una atalaya donde refugiarme, aunque tenga que conformarme con la distancia; una vocacional de la enseñanza a la que admiro, entre otras virtudes.

      Besos

      Eliminar
  15. Jóvenes así son los que nos llevan a no perder la esperanza en el futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, y además estimula mucho.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Un ejemplo a seguir y ójala muchos de los jóvenes de ahora fueran tan solidarios, formados y con profesiones vocacionales!!!! Le di tus besos a mi cuñaááááááá y se alegró mucho. Ahora te mando mil besos más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, prima. ¿Le has contado lo mucho que nos queremos?

      Besos

      Eliminar
  17. Hoy nos dejas la imagen de la esperanza y juventud.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso decía ayer y repito hoy que hay esperanza.

      Besos

      Eliminar
  18. Dejemos de lado esa mala opinión que se tiene de los jóvenes y valoremos su lado positivo. ¡Fuera el concepto de Nini!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy bien Carmen! Hay muchos jóvenes, mayoría, que son muy válidos y estamos ante la general de mayor número de cooperantes de la vida.

      Un beso

      Eliminar
  19. ¡Cuántas esperanzas nos hacen falta!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, pero también es cierto que son muchas; con otros nombres, pero muchas esperanzas.

      Eliminar
  20. Estamos en uno momentos raros, pero aun con suerte entre comillas, tiene trabajo, no aporta a españa pero puede comer. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He pasado varias horas, con Esperanza y otras personas, atendiendo a una cola de personas cada día más larga y con problemas más agudos. Hoy es una suerte tener un trabajo, pero no es ninguna garantía de seguir teniéndolo mañana. Toda la ayuda es poca para las muchas carencias.

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Así es Francisco, las personas somos los únicos que podemos cambiar nuestras vidas y no solo eso, la vida de los demás, y con ello la del conjunto...
    Habiendo interés por ello, no todo esta perdido. Esperanza un nombre de una persona importante, no por tener una posición social o un cargo elevado, sino por lo que es, mucho, y algo más que una palabra, que denota grandes posibilidades.
    Abrazo para ambos.

    ResponderEliminar
  22. Tenemos una juventud magnífica en valores y formación.Ese equipaje garantiza que esto dará un giro en el momento en que los no tan jóvenes maduremos y nos comportemos como adultos responsables.

    Preciosa cara la de Esperanza.

    Un beso

    ResponderEliminar
  23. Muy bello nombre que le cae como anillo al dedo a tan guapa chica.

    Ya decía Rubén Darío: "juventud, divino tesoro" y vaya que si.

    Besos de mariposa.

    ResponderEliminar
  24. Ainsss Francisco, que cercana he sentido tu entrada, pues me sentí un poco identificada, maestra, veinteañera... y bueno, siempre se nos pide más, y nos encanta dar más a los que lo hacemos por vocación. Yo también doy gracias, tengo trabajo y de algo que amo. Un besazo.

    ResponderEliminar