13 febrero 2013

UBUNTU


 Se cuenta que un antropólogo propuso un juego a unos niños de una tribu africana, juego que consistía en poner una canasta llena comida en un punto alejado y que el primero en  llegar a la meta sería quien se llevaría la canasta como premio. Para su sorpresa, en el momento de dar la salida, todos los niños se agarraron de las manos y corrieron juntos hasta llegar a la meta; luego se sentaron alrededor y compartieron el premio. Asombrado, el antropólogo les preguntó: ¿por qué habéis corrido todos juntos de la mano, no os había dicho que el primero en llegar se podía quedar con todo? Y los chicos le respondieron: Ubuntu, cuyo significado es algo así: ¿Cómo el más rápido podría estar feliz si todos los demás estarían tristes?


Jorge Bender, sacerdote argentino y misionero franciscano, explicó en una entrevista: “África no me necesita a mí, soy yo quien necesita a África”. Ellos me han enseñado con su estilo de vida, con su forma de compartir de preocuparse por el otro, lo mismo que el apóstol Pablo cuenta el libro de los Hechos de los Apóstoles sobre las vivencias de las primeras comunidades cristianas y cómo todo lo ponían en común. Eso que en la sociedad del primer mundo es impensable, es una realidad allí donde muchos mueren de hambre o de enfermedades que se suponen erradicadas o podría hacerse con una buena distribución de vacunas.

Para estas personas, el bien propio es algo similar a yo soy porque nosotros somos; humanidad hacia los otros, confraternidad con y para todos. Para estos seres tan primarios, desde nuestro punto de vista, la persona se hace humana a través de las otras personas. Es la persona que se alegra con el bien ajeno, con la destreza o capacidades del otro, que sufre con los padecimientos ajenos y se alegra con los logros del otro. Una sociedad donde no se conoce la envidia, donde la rivalidad se hace cooperación, donde la dicha de uno está en que el otro sea igualmente afortunado, donde todo se pone en común. Una sociedad donde la vida, la supervivencia, tiene todo el sentido, pero no con la medida de nuestro tiempo, sino con otra pausa donde el tiempo no urge a nadie ni para nada, donde ayudar al otro es ayudarse a sí mismo. Un pueblo primitivo, de donde tendríamos mucho primitivismo que aprender.

38 comentarios:

  1. Hola, Francisco:

    Ese debería de ser el verdadero sentido de vivir en sociedad, una sociedad adonde prime el bienestar general y no el particular.

    Desafortunadamente, en nuestro medio la realidad es otra, y no aprendemos de los buenos ejemplos que ellos nos dan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente ese ha sido el interés en presentar esto: la distancia moral entre unos y otros.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Qué lejos estamos de esa forma de vida! En estos momentos el dinero lo es prácticamente todo para los que lo tienen e incluso para los que carecen de él. Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son kilómetros, Felipe, son años luz.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Ojalá fuesemos tan privitivos como ellos ...

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que somos nosotros quienes hemos puesto nombre, no ellos.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Una parábola que me gusta mucho sobre este tema es aquella del cielo y el infierno y las varas de bambú de 2 metros..

    Un hombre que había sido muy bueno y caritativo con el prójimo muere y mientras es llevado al cielo por un ángel, ve hacia abajo un lugar donde hay muchos comensales alrededor de mesas con platos de arroz. Pero los platos estaban llenos porque para comerlos solo podían usar unas varas de bambú de 2 metros de largo, por lo que se les hacía difícil llevar el arroz a su boca..
    Que lugar es ese? Pregunta el hombre
    Es el infierno…responde el ángel.
    Al llegar al cielo el hombre se sorprende al ver que también hay muchas personas alrededor de mesas llenas de platos de arroz
    Estoy en el infierno? - pregunta
    Y el ángel dice: No, observa
    El hombre vio que los platos no estaban llenos porque cada una de las personas alimentaba con la vara a la persona que tenía enfrente y así se ayudaban mutuamente a comer

    “Si quieres ser feliz, dedícate a hacer feliz a los demás” ese debería ser el lema de las personas que insisten en que la felicidad no las alcanza…...siempre un placer leer tus post querido amigo Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso relato, Garabata, muy, muy bonito. Mi gratitud.

      Besos

      Eliminar
  5. Te confesaré que el título me había sonado a otra cosa, y había pensado ¿qué hace Francisco haciendo una entrada del sistema operativo "Ubuntu"?.

    Ya veo de dónde nace la palabra y ahora me quedo más tranquila porque lo tengo instalado en un portátil que nos hace muy feliz y que nació como una idea colaborativa entre muchos programadores. ;)

    Un abrazo por tu entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Laura, mis pinitos informáticos no me dan para tanto.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Realmente donde se guarda la esencia de la vida es en estas pequeñas tribus que quedan diseminadas por la faz de la tierra. La gente que vivimos en sitios tan modernos no hemos entendido nada, y asi nos va.
    un abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo dices, y así es. Muchas gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Ya conocía el significado de la palabra UBUNTO, lo que ocurre es que mientras no nos lo creamos todos de poco sirve. Es como decir todos vamos en el mismo barco pero los que remamos somos siempre los mismos. Solo nos reconocemos en los demás, eso está claro, no somos islas pero a pesar de todos los siglos que han pasado seguimos matándonos entre nosotros.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo sabes todo, Katy. A pesar de todo, nos seguimos empeñando en ser islotes y poner el paraíso a nuestros exclusivos pies.

      Besos

      Eliminar
  8. El pasado año escribí sobre esta regla africana http://www.blogger.com/blogger.g?blogID=4323028541138024934#editor/target=post;postID=4150633025404944647 en la que manifestaba que la Unión Europea no tiene Ubuntu.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he podido abrirlo, pero seguro que sería mejor que el mío.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Buenos días, querido amigo Francisco.Me ha emocionado este escrito.
    ¡Cuanto tenemos que aprender de los necesitados!

    puee que algún día la humanidad se decuenta que el egoismo no nos hace felices y lo compartemos todo.
    Un abrazo con todo cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La felicidad, Josefa, está en compartir, como bien sabes.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. ¡Cuanto tenemos que aprender de ellos!.
    Me ha emocionado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Magnífico el mensaje, la moraleja que nos deja los niños del pueblo de Ubuntu; ¿Cómo pueden dormir tranquilos gente que les va muy bien, sabiendo que hay gente sin techo, sin trabjo, que no tienen para comprar un muñequito de plástico a sus hijos? No hace falta decir mas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paco. Esa pregunta nos la formulamos muchos, pero no sólo duermen sino que se afanan en el más y más.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. De mirarnos tanto el propio ombligo no caemos en la cuenta de que hay otros pueblos que nos pueden dar lecciones. Tenemos mucho que aprender de los demás.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En humanidad y virtudes, desde luego que nos dan lecciones y hasta cátedras.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Ojalá nuestra felicidad no dependiera de la tristeza de otros.
    Ojalá se repartiera la felicidad.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Elena. El acaparamiento de unos hace imposible la igualdad y en muchos casos hasta la vida misma.

      Besos

      Eliminar
  14. Un inmigrante senegalés que conozco me decía que con lo que él envía a su tierra comen no solo sus mujeres, sus hijos o sus padres, sino también hermanos, tíos y primos. Solo un plato de comida para cada uno, pero todos iguales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niveles de vida de un país a otro varían mucho, pero en todos ellos existen algo que es muy general: cuanto más pobres, más se ayudan entre ellos.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Totalmente cierto.
    La comunidad,hermandad, unión o como se quiera llamar es lo que da felicidad,porque todos lo están.
    Aquí vamos dando palos de ciego con nuestra individualidad a cuestas...
    Aprenderemos,vaya si lo haremos.
    La fuerza obliga,digo yo...que ya no tengo nada muy claro,la verdad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí ya está pasando que algunas familias están sacando a los abuelos del asilo para vivir con se pueda con la pensión del anciano: la pobreza lleva a la solidaridad.

      Besos

      Eliminar
  16. Geacias por tus palabras en mi blog.
    De tu entrada puedo decir estupenda, teniamos que pensar y despues opinar porque si fuera asi seriamos mas justos. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto que hago es una especie de reflexión en voz alta, para llegar a los que pueda llegar y que pensemos en los más desfavorecidos; así que yo ya estoy en ello.

      El mejor regalo que se le puede hacer a otro bloguero es leerle con atención y comentar sus impresiones.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Creo que nuestro sentido a la hora de compartir, de fundirnos con el prójimo, se atrofió hace mucho tiempo en el mundo occidental y que deberíamos volver a los orígenes, como ya hicieron los artistas, para poder recuperar eéste y otros sentimientos inherentes en el ser humano.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo conocí otro tiempo en el que la pobreza era mayor que la que se prevee que vamos a alcanzar, y la solidaridad era también mayor que ahora: el bienestar hace que nos desentendamos del que vive en nuestra misma escalera.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Precioso lo que cuentas.
    Veo que allí la competitividad no existe. Todos son iguales y todos ganan porque así lo desean. Y si tienen que perder todos pierden.
    Cuanto menos se tiene, generalmente más se comparte. Una bella lección la de los niños. Cuanto hemos de aprender los del primer mundo.
    Bella historia. Preciosa la foto.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho muy bien, Isa: cuanto menos se tiene, más se comparte. La abundancia da por acaparar; no nos conformamos siendo ricos, sino que queremos más y más. Muchas gracias.

      Besos

      Eliminar
  19. Mucha realidad en este relato.Que puedo decir que no lo hayas dicho ya.
    Estamos viviendo en un mundo de locura....de borágime donde la corriente nos arrastra ante la incertidumbre,y no nos paramos a pensar que con poco se puede vivir mejor.
    Una magnífica reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rosamaría. Es cierto que ya lo dije, me han comentado de todo y he respondido completando o reiterando lo dicho. Lo que ahora me apetece es darte la bienvenida a mi blog y espero que lo disfrutes mucho tiempo.

      Saludos afectuosos

      Eliminar