18 febrero 2013

FLORECILLAS DEL CAMPO


Vivíamos en Madrid, en Aluche más concretamente. Allí nacieron mis hijos y allí se hicieron muchachos. Ya no pensábamos cambiar de domicilio, pero mi vida fue detrás del trabajo y quedaba una última estación que sería Sevilla. Los sábados eran un día especial para convivir con mis hijos: cruzábamos bajo la autovía hacia la Casa de Campo y jugábamos toda la mañana hasta regresar a casa totalmente exhaustos. Mi mujer aprovechaba para hacer la compra y organizar la casa y la comida, pero para nosotros era una mañana de ejercicio hasta el agotamiento.


Yo no sólo era más joven, sino que hasta bastante deportista, así que, además de la caminata corríamos, saltábamos, jugábamos al tenis o a la pelota; en alguna ocasión nos embarcábamos y dábamos un paseo por el lago y cada sábado era diferente. De regreso, volvíamos campo a través y les enseñé a recoger algunas florecillas silvestres que luego se las regalaban a su madre: “toma, mamá, porque te queremos muchos.”

Reconozco que puede ser una ñoñería de abuelo, pero lo que me parece más positivo de aquello es que ahora mi nieto mayor, Alberto, hace lo propio cuando sale al campo acompañado de su padre y vuelve a casa con la sorpresa para su madre y con idénticas palabras. Con frecuencia, las cosas sencillas no suelen llegar a ser grandes, pero milagrosamente se convierten en importantes.

48 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hace ya bastante, Ema, que nos seguimos uno al otro y de ahí surgió el cariño.

      Un gran abrazo

      Eliminar
  2. Esto que cuentas me suena mucho.También lo llevamos de generación en generación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo me pasó viendo leer a mi padre: ahora también mis hijos son buenos lectores.

      Eliminar
  3. Por alguna razon los nietos disfruta muchisimo con los abuelos, quizas por les dedican un tiempo muy particular,el abuelo disfruta del nieto mas que pudo disfrutar de los hijos por falta de tiempo, Esto es una cadena, yo no soy abuela pero veo.
    Gracias recoger el regalo, despues de ver tu blog senti algo grrr, como que no hiba a agradar, pero te doy otra imagen de los prenios haber si te agrada, No lo recibas como premio al merito, es para conocernos mas, y ¿a quien se lo das? a seguidores que te agradan sus blog, hay siete preguntas sencillas sobre ti, que tu eliges, yo no te pregunto cosas que te puedan incomodar. Y mas aun tarde mucho en tomarlo por entender mal el mj y crei que mi indiferencia aparente le molestara. Espero que si lo ves asi sera diferente. Bueno te agobio mas. Nuevamente gracias, eres un caballero, quedan poquitos jajjjaaaaaaaa. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mª Jesús, no eres abuela porque eres muy joven: dale tiempo al tiemñpo. Gracias por el concepto que tienes de mí, pero te prometo que soy muy normalito y pretendidamente sencillo.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. A mi no me parece ninguna ñoñería... al contrario.. me parece un gesto precioso .. y que haya quedado de ese modo arraigado en tus hijos hasta el extremo de pasarlo a tu nieto aún me gusta mucho más...
    Que tus hijos hagan lo mismo que tú .. es un orgullo y me enternece muchísimo ...
    Un enorme y cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor forma de educar es con el ejemplo, ¿no crees? Muchas gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Creo que es un detalle entrañable y que se aprecia mucho y me parece estupendo que tu nieto siga con esa tradición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora lo tendrías más fácil, un cuarto de hora caminado por Madrid Río. Sano sanísimo, ya están sentados en el aula toda la semana y me encanta también saber que mis nietos son deportistas como sus abuelos:-)
      Bss

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Leodegundia; muchas gracias, Katy. Os contesto a ambas porque no os va a molestar y porque Katy ha escrito como respuesta a Leodegundia. Decía en otra respuesta que la mejor enseñanza es el ejemplo y eso es lo que ha sucedido.

      Abrazos y besos

      Eliminar
  6. Al final, cuando uno echa la vista atrás, se da cuenta de que momentos como esos fueron lo más importante. Son las cosas por las que merece la pena vivir.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Madame, vos sabéis que nos alimentamos de las cosas simples: agua, oxígeno, minerales, vitaminas... cuando nos tragamos algo complejo, resulta que el organismo lo descompone en sus elementos. Por todo ello, Madame, es en lo elemental en lo sencillo, donde están los principios de la vida.

      Bisous

      Eliminar
  7. Has sabido sembrar Francisco, y ahora ves los frutos. Tú hiciste algo importante de las cosas sencillas y ahora ves el milagro.

    Un abrazo, me has enternecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El milagro del grano de trigo que se convierte en espiga. ¡Cómo se nota que eres docente!

      Besos

      Eliminar
  8. Hoy es difícil encontrar flores en las ciudades, aun menos arrancar las pocas que adornan los escasos lugares donde los críos puedan jugar, en lugar de esas flores, dado que los niños tienen gran imaginación, lo que ahora regalan a sus padres y abuelos son bonitos dibujos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la zona que hablo, Emilio, es un parque natural donde no era nada difícil encontrar florecillas. En la ciudad no se pueden encontrar casi flores silvestres, pero también se puede aprovechar a enseñarles a respetar los jardines y el mobiliario urbano.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Los hijos, salvo raras excepciones, suelen seguir las pautas marcadas por sus padres, de ahí la importancia de la educación familiar donde se ponen los pilares del comportamiento moral que más tarde regirá sus vidas. Bienvenidas esas ñonerías que todos tenemos. Un fuerte abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Felipe, totalmente de acuerdo.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Dice un refrám castellano: "Los cascos, salen a la olla".Los que supieron nutrirse de tu mano,siempre sabia, hoy están respondiendo de igual forma. El deporte, la diversión y el entusiasmo, son actividades, que proporcionan un enorme bienestar. Dichoso aquel que a los suyos sale. Felicidades y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Olegario, te he echado de menos.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Qué sorpresa!! hemos compartido el gusto que se siente paseando con nuestros hijos por la Casa de Campo durante las mañanas de un fin de semana cualquiera...allí aprendieron mis niñas a patinar y a subirse a los árboles, a jugar con sus amigos en las fiestas de cumpleaños del colegio, a buscar a David el gnomo entre las setas junto a los árboles y recoger flores silvestres para mamá....

    Esas cosas simples, les acompañan toda la vida, y finalmente, las repiten cuando son padres y recuerdan que hubo días en que ésas pequeñas cosas, eran lo que más grande hacían su felicidad.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digo que me has imitado, pero sí que por viejo te llevo la delantera. Muchas gracias, Mascab.

      Besos

      Eliminar
  12. Las ñoñerías de abuelos: Quién no las siente no pueden saber lo que son.
    Saludos de un abuelo desde Gran Canaria, Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángel, ese es nuestro papel y lo hacemos encantados, ¿verdad?

      Un abrazo

      Eliminar
  13. La vida está llena de cosas sencillas que precisamente la hacen más vivible.
    Firmado: otro "madrileño" de adopción.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Cayetano, pero con tus hijos arraigados lo tienen muy difícil para volver.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. En lo más sencillo suele estar la esencia de lo más importante...
    Buen ejemplo!

    Un besote con florecillas silvestres!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, Chelo, Cayetano, Paco, Edurne... Estoy rodeado de maestros, ¿cómo no voy a ir aprendiendo cada día?

      Besos

      Eliminar
  15. A veces ni imaginan cuan importantes pueden ser...

    Vengo del blog de los amigos de ACOMPAÑAME a visitarlo y conocerlo.

    Le dejo mi saludo y deseo de una linda semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alborada. Si te dijeras que eres preciosa tal vez acertara, pero no me creerías porque no te conozco; si te dijera que me ha gustado mucho tu visita pensarás que es cortesía; pero si afirmo que tienes un nombre muy poético, no tendrás más remedio que estar de acuerdo conmigo.

      ¡Bienvenida!

      Eliminar
  16. Yo también lo hacía cuando niña y mi madre buscaba el florero más grande y allí las ponía.
    Hermosa costumbre, que jamás muera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conviene infundirle a los niños cosas hermosas de gran valor y poco o ningún dinero. Muchas gracias, Alicia.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Una hermosa costumbre que tu hijo ha pasado a tus nietos. Una costumbre que todos los niños y niñas deberian de practicar. Los mios lo hicieron cuando eran pequeños y mis nietos tambien lo han hecho en alguna ocasion, quiero decir, cuando han habido flores silvestres que arrancar. La primera vez que mi nieto me entregó una flor diciendome: "iaia, para ti" casi me hago pis de la emoción.
    Un entrañable post Paco que me ha traído hermosos recuerdos.
    Un fuerte y calido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos el corazón en el mismo lugar y nos hacen vibrar casi las mismas cosas.

      Besos

      Eliminar
  18. Que ternura, me recuerda un poco a nuestros sábados cuando nuestros hijos eran más pequeños, también íbamos a la casa de campo, con desayuno especial en una de las mesas y luego juegos inventados. Yo no tengo nietos que hagan lo mismo, pero esas vivencias quedan grabadas y se recuerdan con gran cariño. Se ve que eres un buen padre y un buen abuelo. Un beso y que sigas disfrutando de esa familia que has creado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero que te formules de mí una idea equivocada. Soy muy normalito y hago las cosas que hace la mayoría de la gente. Pero eso sí, disfruto con tu cocina de lo lindo.

      Un beso, María.

      Eliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. GRACIAS QUERIDO FRANCISCO

    POR VENIR A COMPARTIR ESTE LUNES AZUL, ME ALEGRA QUE TE HAYA GUSTADO EL PENSAMIENTO QUE PUBLIQUÉ, ES UNA GRAN ESCRITORA Y EL LIBRO ES PRECIOSO.
    UN BESO GRANDE.

    PD LAS COSAS SENCILLAS DE LA VIDA SON LAS QUE MAS VALEN, LAS QUE NOS ACERCAN A LA FELICIDAD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente son sencillas estas estas florecillas de las que hablo y la costumbre transmitida.

      Besos

      Eliminar
  21. Hermosísimo y profundo lo que has escrito. Me recuerda los pasados años con mis hijos más niños junto a mi esposo y también la cancioncilla que me habían enseñado en la escuela para el día de la madre:

    "Flores del campo
    de mil colores
    hoy en su día
    le llevaré
    a mi mamita
    y con un beso grande
    se las daré".

    Y como una cosa se asocia con la otra te cuento que a mi madre les encantaban las flores silvestres.

    Gracias por tan cálido blog!! De a poco iré leyendo las distintas entradas. Saludos. Elena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La experiencia que cuento no es única. Te invito a que pasees mi blog, si no te aburre. Muchas gracias por llegar y más aún si te quedas.

      Bienvenida, Elena

      Eliminar
  22. Yo creo que es muy positivo que hijos y padres compartan juegos y diversiones, sirve para apretar más el lazo afectivo. Lo de las flores no es ñoño, yo diría encantador
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julia, por llegar y comentar. ¡Ojalá msigas por aquí y te siga pareciendo encantador lo que lees!

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Si, las cosas más sencillas pero que lindas son...Me recuerdas a mis niños que cuando salían con su padre de paseo y yo me quedaba en casa preparando el almuerzo del domingo, luego llegaban con una florecilla, cualquiera, las más modestas, y me las ofrecían...Que lindos recuerdos y cuanta añoranza!!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una situación muy similar. No necesitan los niños que se les dicten las normas, sino que vean en sus padres el ejemplo.

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Hola Paco, preciosas experiencias que a su vez tus hijos van transmitiendo a los suyos. Costumbres sanas el compartir las salidas a los parques y hacer deporte. Seguro que cuando su madre recibía ese ramillete de flores sencillas, se sentía la mujer más feliz del universo. Los pequeños detalles del día a día, son los más importantes. Y son los que quedan grabados en la mente y en el alma. Precioso como lo cuentas.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, Isa, es que mi mujer recibía aquellas florecillas como si fuera una gran cesta de flores. Ellos lo aprendieron jugando y así mismo lo trasmiten.

      Besos

      Eliminar