17 febrero 2013

LOS PREMIOS Y LA MULTIPLICACIÓN


Vaya por delante mi deseo de no molestar a nadie, sino simplemente exponer lo que este asunto de los pródigos premios entre blogueros me sugiere. Dios me libre de criticar a nadie ni coartar la libertad de cada uno para que crea y haga aquello que más le apetezca, pero estoy en desacuerdo con esta forma generalizada de distribuir trofeos como si se tratara de octavillas de publicidad repartidas en la vía pública al primero que pasa.

La primera vez que recibí uno de estos premios, si no me falla la memoria, era Blog de Oro. Confieso que me vanaglorié un tanto y hasta pensé que tal vez era merecedor de ello; pero luego venía la mecánica y no es otra que yo premiara con el mismo galardón a otros 10 blogs. No hice cálculos, sino que muy ufano, seleccioné entre los blogs que leía y no lo tenían y fui distribuyendo a mi mejor criterio los que me habían encargado conceder. Coloqué en mi portal el galardón, pero días después me di cuenta que, en breve, todo el mundo habría alcanzado el mismo merecimiento. No es que yo piense que me merezco lo que no otros, más bien al contrario, sino que me parece un premio tan engañoso y sin sustancia que poco después lo quité y nunca más volví a colocar ninguno de los que llegaron.


El DRAE define premio, en su primera acepción como: “recompensa, galardón o remuneración que se da por algún mérito o servicio”, y desde mi punto de vista no se dan estos premios con ninguno de estos fundamentos, sino con el fin de que todo el mundo acabe siendo premiado una y otra vez, con la consecuente devaluación del premio en sí mismo. Este y no otro es el motivo por el que, aunque los recibo sin despecho, ni los otorgo al número de blogueros que se indica ni los coloco en la fachada de mi blog.


Para mí, el verdadero premio es haber conseguido un número más que considerable de seguidores que me leen y comentan; haber conocido un montón de blogs a los que sigo con verdadero deleite y haber alcanzado la amistad de no pocos amigos que me demuestran cada día que están y se sienten cerca de mí y yo de ellos. Los otros premio, los que se consiguen en competición, como hace Laura, esos se logran peleando por ellos y midiéndose con quienes te ponen en tu verdadero lugar. Con la confianza de haberme explicado bien y ser bien entendido; todo mi respeto, afecto y cariño para quienes creen en esa modalidad de premios que se regalan como manirrotos y se multiplican exponencialmente, a todos, un sincero abrazo.

61 comentarios:

  1. Creo Francisco que lo importante no es el título del premio (mejor blog - al blog genial- etc, etc) sino que un seguidor se halla acordado de ti.
    Saludos desde Argentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace días que quería abordar este tema y tenía un poco de reparos de hacerlo por no molestar a nadie. Por supuesto que es agradable que se acuerden de uno, pero mi concepto de premio difiere un poco con lo que suele ser normal entre los blogs.

      Saludos afectuosos

      Eliminar
  2. Pienso lo mismo que tú. Al principio recibí varios premios y "me lo creía" pero luego empecé a darme cuenta de que eso era un auténtico rollo, era difícil elegir, sin ofender, a un número determinado de blogueros, ocupar un espacio en el sidebar con los trofeos y premios que luego veías en todos los blog que frecuentabas, lógicamente, etc. Un día decidí eliminarlos todos. Como tú dices lo que cuenta es tener fieles amigos lectores y contar con sus comentarios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El mejor premio es compartir, escribir, leer, enriquecernos con los comentarios de los lectores, reflexionar, y tener fieles seguidores que sienten tus letras, que viven lo que escribes, que están ahí, pendientes de las publicaciones, y esa amistad que vá creciendo entre unos y otros, ese es el mejor premio.

    Felicitaciones por tu blog, tú y él, sois el premio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. jajajaa hoy es un dia decasualidades para mi, te digo me pasaron dos cosas muy a agrables, pero no hay dos sin tres, esto solo es curiosa, tu blog me agrada y vengo a otorgarte un regalo, casualidad, hoy precisamente, hoy, tu entrada es del mismo tema, y me hiciste reir. BIEN PASATE, NO TIENES OBLIGACION ACOGERLO, PERO ME PARECIO MAL NO DECIRTELO, Y QUE PASARAS POR EL BLOG Y VIERAS TU DIRECCION DE TU BLOG, PERO NO TE PREOCUPES, SI TE PATECE PASA Y NO TE LO LLEVES Y PUNTO. YO LO HICE POR LMIMARAZON QUE TU LO HICISTE. UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no te lo tomes mal, María Jesús. Cuando sucede, como has podido comprobar en tu blog, siempre lo recojo con agrado y afecto, pero no suelo repartirlo porque lo menos creíble para mí es el efecto multiplicador. El mejor regalo es que hayas llegado a mi blog y lo sigas.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Tienes toda la razón... pero cuando alguien se acuerda de mi también me hace ilusión... ( lo reconozco ) .. solo que yo me salto las normas... no nombro a nadie porque para mi todo el mundo merece lo mejor.. de modo que yo simplemente lo comparto con todo el mundo...

    Un enorme y cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso, Aris, que estamos más o menos en las mismas.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Por eso les llamo en mi blog agradecimientos y regalos, nada de premios ni de responder a preguntas que ya tengo en mi perfil y aún menos a hacer cadenas de nada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ahí voy, Emilio, que no son tales premios.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Tienes toda la razón. Yo abrí el blog cuando ya llevaba mucho tiempo comentando en otros y había visto en que consisten la mayoría de los premios, por lo que cuando recibí el primero di las gracias a quien me lo había dado, pero advertí lo más amablemente que pude que no aceptaría ninguno más ni tampoco daría ninguno. Como tú dices, mi premio está en tener una puñado de visitantes que me son fieles y leen y comentan lo que escribo pensando en ellos, precisamente.

    ResponderEliminar
  8. Me ocurrió algo parecido a lo que citas.
    No queremos admitirlo abiertamente,pero por primera vez pensamos que somos "pelín" mejores de lo que creíamos...
    Más tarde vemos que los hay iguales por doquier y claro,es lógico teniendo en cuenta que se han de repartir a otros diez.
    En cierto modo es bonito,es como unir o extender lazos de amistad,pero opino que nada mejor para eso que pasar y dejar huella en los lugares que te gustan y/o te llegan dentro, luego cada cual que haga lo que considere con tu espacio.
    En fin, yo lo hice unas cuentas veces para más tarde dar las gracias sin repartirlo y ahora tengo un blog de detalles donde los coloco y doy las gracias,porque quien te lo ofrece lo hace de corazón y se merece un lugar privilegiado.
    El que yo no los de, no quiere decir en absoluto, que no aprecie a un montón de gente que me rodea en este mundo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es. Al principio un poco de sorpresa y hasta te preguntas, ¿realmente lo merezco?; luego ves que se lo merece todo el mundo o que no son premios sino regalos.

      Besos

      Eliminar
  9. A mí no me ofende en absoluto.
    Me parece acertadísima tu reflexión, Paco. En mi Orilla tengo un montón de premios expuestos, pero simplemente porque no me gusta hacer un feo a quien los reparte. Yo los recojo, los coloco, hago una mención y un enlace a quien me lo ha otorgado/prestado, y nada más, ni siquiera hago una entrada acerca de dicho premio, ni reparto ni nada. No me parece acertado.

    Como tú bien dices, el verdadero premio es otro, pero, alguien más ha apuntado que estos "premios" no son tales, sino recuerdos, o tal vez intenciones de enlazarse unos y otros, o... inocentes, diría yo.

    En mi caso, yo no me creo esas cosas que ponen en los premios, que si "brillante", "de oro" y no sé cuántas cosas más. Es una forma como otra cualquiera de "abrazarse" en un momento determinado, sin más!

    Bueno, Paco, amigo nuestro, tú y tu blog sois un premio, y además de exponerlo ufanamente en nuestras vitrinas, lo compartimos...

    Un super abrazo!
    ;)

    Que pase usted un buen domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Edurne, a mí por supuesto que no me ofende, lo que digo es que no tiene sentido repartir a diestro y siniestro algo que verdaderamente no es un premio. Y por supuesto que lo agradezco.

      Besos

      Eliminar
  10. Difícil cuestión la de los premios. Yo agradezco a quien se acuerda de mí y me lo entrega con toda su ilusión, de modo que lo muestro en mi blog, pero no continúo la cadena entregándolo a mi vez a otros.

    Feliz fin de semana, monsieur.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vuestro blog, Madame, verdaderamente merece un premio, pero no de estos al uso para que luego lo multiplique y lo reparta, ¿con qué criterio? Vos tenéis un blog muy sobrio, riguroso, de calidad...

      Bisous

      Eliminar
  11. Hubo una época en la que proliferaban los premios, yo nunca acepté ninguno porque no soy partidaria de los premios ni en los blogs ni en ningún otro sitio. Creí que esa moda ya había desaparecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es novedosa, pero sigue dando vueltas. Esto es lo más parecido a las ventas por pirámide: uno premia a 10 y en un segundo paso ya son 100; luego 1000...

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Prefiero llamarlos regalos “Hoy me he acordado de ti o tú de mi”
    Personalmente me agradan creo que es bonito compartir y recibir.
    Es una vía de conocimiento , un camino que me ha llevado a otros blogs y a la amistad con sus autores.
    “Acoger y aceptar es una opción, no una obligación y nadie se debe sentir presionado”
    Bss

    ResponderEliminar
  13. No hace falta más, el premio es seguir en la brecha y que llegas a tanta gente que te lee porque le interesa lo que escribes. No hace falta decir mas. Un abrazo, Francisco.

    ResponderEliminar
  14. Tampoco tengo nada en contra de los premios; aunque es cierto que a veces te pone alguien en un compromiso con este asunto. Y coincido contigo que el mejor premio es que nos lean los amigos blogueros y si nos comentan cosas, mejor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo recibo un premio tuyo diario y eso es muy satisfactorio.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. El verdadero premio te lo da el que lee y pone algún comentario en tu blog.
    Buen domingo. Saludos

    ResponderEliminar
  16. Yo empecé colocándolos en el lateral de mi callejón, pero se fueron acumulando tantos que decidí crear un slide en el que se sucedían en un mismo cuadro, al final he decidido agradecerlos pero pasar de la liturgia de contestar preguntas, devolverlos, etc.

    Un abrazo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también los agradezco, ¡faltaría más!

      Besos

      Eliminar
  17. A nadie le amarga un dulce primo, pero estoy contigo!!!! al principio todos hacemos lo mismo pero con el tiempo y la experiencia, aunque los digamos en nuestros blogs, siempre hacemos lo que queremos. Un besos muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, prima. Por cierto, me debes una de esas meriendas.

      Besos

      Eliminar
  18. En Flickr también hay ese tipo de premios que te los colocan con unos gif animados muy llamativos, por lo que desde el principio advertí en mi perfil que odio esos gif y agradezco que no me los coloquen en las fotos.

    ResponderEliminar
  19. Hola Francisco: ¡Cuanta alegría me causó el primer premio que recibí! Con el paso del tiempo he llegado a pensar igual que tu.
    De vez en cuando me llega algún regalo que luzco con mucha satisfacción y cariño. Pero el regalo que mas me gusta es un comentario y seguimiento. Lo único importante en este fascinante mundo de los blog es que te visiten y lean lo que escribes.
    En tu entrada lo has descrito muy bien. Un abrazo con todo cariño.

    ResponderEliminar
  20. Bueno Francisco, respeto tu opinión. Yo misma te di un Premio de poetas y escritores ,porque valoré la forma de escribir y la profundidad de tus escritos.
    Dar un Premio o regalo, es una manera de decirle a tu amigo que lo que hace vale la pena leerse y darlo a conocer. No soy coleccionista de ellos, pero me los dan y agradezco mucho, porque sé que me leen y no sólo me comentan en el blog, también me vienen por el correo para que les explique en particular las dudas que mi post les ha creado.
    Pero también he descubierto que los hay que se llevan el premio que he dado a determinados amigos y me encuentro con más de un blog que pone mi premio o regalo como si yo se lo hubiese dado y lo que han hecho es literalmente robarlo
    Muchas veces he dado un Premio a seguidores que escriben con genialidad pero andan decaídos y les estimulo a dar lo mejor de ellos y te aseguro que mejoran y mucho sus entradas, pues les animo siempre.
    Cuando doy un premio con un formulario de respuestas, nunca obligo a que se de el premio ni que contesten esas preguntas. En mi casa hay libertad de que cada uno haga lo que desee con el Premio o regalo.
    Para mi, todos vosotros sois mis amigos y creo que es loable valorarlos y ser parte de ellos, compartiendo lo que somos y tenemos.
    Gracias
    Te dejo mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo he repetido varias veces, Sor Cecilia, siempre lo recibo con cariño, con afecto, pero con lo que no estoy de acuerdo es con el sistema de reparto. Otra cosa es que se llamase regalo, recuerdo... Insisto, Sor, el premio es el segumiento de lectura y comentarios.

      Un amable abrazo

      Eliminar
  21. jajajajajaj....todo lo que dices es bien cierto.
    Me acabas de provocar una reflexión liviana y divertida.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso es lo más importante, que lo pases bien y te sientas como una reina.

      Besos

      Eliminar
  22. Totalmente de acuerdo en lo que dices Francisco, lo único que entendí de los premios es la multiplicación de ellos y el trabajo que me darían si recibía 3 o 4. Si recibo alguno lo agradezco pero soy incapaz de seguir las normas que me piden.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y además de tener que hacerlo, al cabo de unos días todo el mundo tiene el mismo premio. ¿Qué sentido tiene?

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Amigo Paco, soy de tu mima opinión. El mejor premio son los escritos que me regalais todos vosotros en ese volar de hoja en hoja (virtual). Y sobre el regalo de vuestra visita a mi pequeño rincón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hace tiempo que pienso lo mismo, así que lo subscribo, de todos modos creo que esto de los premios tuvo su momento, ya no tiene mucha gracia por todo lo que has expuesto, también es verdad que a mi siempre esta situación me ponía en apuros porque tener que elegir no es agradable, maximo cuando el premio se ha generalizado. Pienso como tu, el premio es la relación tan cordial y en algunos casos amistosa que tenemos entre todos nosotros, esta forma de comunicación es en si misma ya un premio
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rita, me resulta satisfactorio ese estado común.

      Un abrazo

      Eliminar
  25. Cuando recibí el primero quedé gratamente sorprendido, era un novato, y lo acepté de muy buen grado pero advirtiendo claramente que no seguiría la cadena y no repartiría ningún premio a nadie. Lo he cumplido a rajatabla. Acepto los que me envían, hago una reseña y la coloco junto con el "premio" en una página aparte que denomino menciones. Siempre digo que cualquiera de los blogs que figuran en mi sidebar como preferidos merecen mi premio, que lo recoja quien lo desee. Cuando los pongo ahí es porque considero que merece la penar seguirlos. En resumidas cuentas que estoy totalmente de acuerdo contigo. Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  26. Bueno, yo también he recibido varios de esos premios o regalos, los agradezco por que son mas que galardones, signos de aprecio, y lo coloco (mientras quepan en el lateral del blog) con un enlace al amigo que lo envía, y porque además tienen mucho colorido (en el sentido más literal), pero no los sigo ni devuelvo contestaciones; resultaría injusto con otros, no tengo tiempo (ya me cuesta escribir, leer y comentar) y como dice usted, al final dada su abundancia y repetición pierden el valor que su nombre indica, aunque no su valor como aprecio del amigo que se acuerda de otorgarlo en algún momento. El mayor premio que uno puede recibir es la visita y comentarios de los que nos siguen. Ese es el mejor regalo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Mi buen compañero de letras... Como en todo, estas cosas siempre generan controversias...
    Yo prefiero llamarles detalles, mimos, recuerdos... Para mí son gestos de cariño, y como tales les hago un hueco en un blog que tengo donde los expongo, pero no para vanagloriarme de ellos, sino para agradecer estos gestos de afecto, que de un modo o otro nos enlazan con otros blogueros.
    Desde luego, aceptarlo o no, darlo o no; es sólo nuestra elección. Cada cuál, gestiona su espacio, como le gusta...No obstante, el mejor de los detalles-mimos, son nuestras propias letras, en la "huella del comentario", pues es un continuo aprendizaje, donde se intercambian opiniones, y maneras de ver la vida... Y sin duda, para mi,
    Francisco, tus comentarios son siempre recibidas con cariño, y respeto, son esos DETALLES que están encantados de dejarse mecer en mi "Barco de papel".
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de eso se trata, Ángeles. A aquellas personas que lo merecen, aunque sea repetitivo con lo que les han dicho otros, les digo en mis comentarios los elogios que creo oportunos; esos son los mimos, los detalles... Salvo que esos premios no hubiera obligación de darlos multiplicados y que los recibieran aquellos blogs que realmente fueran relevantes y no todos.

      Un abrazo

      Eliminar
  28. El mejor y más valioso regalo para mi querido y admirado amigo es vuestra valiosa amistad y cariño.El cual atesorare por siempre en mi corazón. Miles de besinos de esta amiga que te desea con inmenso cariño feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ozna, por tu expresividad, por la efusividad con la que te comunicas.

      Besinos

      Eliminar
  29. Estoy de acuerdo contigo Francisco. Pero lo importante es que alguien se acuerda de ese blog, de esa persona.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro que así sea; no me agradar ser un bicho raro. Y por descontado que es agradable que se acuerden de tu blog y que te lean, te comenten...

      Un abrazo

      Eliminar
  30. Estoy de acuerdo. Yo, como no tengo mucha memoria, registro en "Reader" todos aquellos enlaces que me interesan, para que cada vez que publican me llegue el aviso y no perdérmelo. Por lo general, comento a todos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Hola Paco, bueno, a mí tampoco me gustan esos premios. Creo todos los blogs son buenos y merecen sus premios. La persona que hace un blog y lo comparte, está regalando lectura, entretenimiento, ver imágenes, que otras personas lean su poemas, sus cuentos. Regalan sus vivencias. Creo que cada blog ya tiene su propios premios de sus lectores.
    A mí cuando me han regalado alguno de estos regalos que luego tú tienes que seguir una cadena, lo he agradecido a la persona que me lo ha regalado pero la he dicho no me gustan estos regalos, y que no se enfade por no aceptarlo.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada blog tiene su aquel. Los hay que se presentan con mucha parafernalia con un contenido endeble y los que mantienen una línea de calidad incuestionable. Hay de todo. Yo valoro mucho las ganas de expresarse y en ello va el ejercicio. Si hiciéramos un estudio de cualquiera de ellos a lo largo del tiempo, seguro que veríamos su evolución, porque en el fondo se trata de un ejercicio, una práctica que faculta cada día más.

      Un beso

      Eliminar