07 diciembre 2012

LACUS LIGUSTINUS


Sabido es que la vida es nacimiento y muerte, sin embargo pensamos que el medio físico ha sido siempre el mismo o que desde la última glaciación, una vez desaparecidos los hielos, todo sigue igual que lo vieron los primeros humanos. Para mí, casi un ignorante, resultó un descubrimiento cuando supe de la existencia del Lacus Ligustinus, donde desembocaba del río Guadalquivir casi a las puertas de la ciudad de Sevilla.

Ese lago era de aguas saladas, ya que la marea, como sucede hoy hasta la ciudad y algo más río arriba, era afectado por las mareas. El mapa que ilustra esta pequeña reseña corresponde a la época de ocupación romana, luego hablamos del siglo I más o menos cuando el mar llegaba prácticamente a Gelves.

¿A qué se debe entonces que este lago haya desaparecido? Pues simple y llanamente a la colmatación que a lo largo de los años ha ido provocando las aguas de Guadalquivir hasta conformar lo que hoy conocemos como marismas. Esas tierras arrastradas por el río desde el ímpetu de sus primeros tramos han sido las que han originado es nuevo paisaje, esa nueva realidad física donde la naturaleza nos deja a la vista cómo la evolución no es sólo cosa de los seres vivos. En ese nuevo suelo un extraordinario patrimonio agrícola, ganadero y forestal, una portentosa fauna que habita las tierras del Parque Nacional de Doñana, una de las reservas naturales más valiosas del continente europeo, nombrado Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera, donde animales tan diversos como caballos, linces, flamencos o zorros conviven en estos parajes.

Además de los arrozales, entre los animales que pueblan esta rica y singular zona, los somormujos, patos, cormoranes, gaviotas, flamencos, cigüeñas, avocetas, ánsares; y especies marinas como anguilas, sábalos, albures, carpas, acedías, lenguados, robalos y los desaparecidos esturiones.

34 comentarios:

  1. Interesante este lago que hoy nos muestras donde hoy sólo quedan marismas.

    Mi interés por los mapas, es defecto profesional, pero es un tema que me encanta.

    Besos Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo me encanta encantarte, Laura, tanto que me siento encantado! Muchas gracias.
      Besos

      Eliminar
  2. No tenía ni idea de que antes de las marismas había sido un lago. Espero que toda esa fauna que comentas perdure alli mucho tiempo.
    Hola Francisco vengo del blog de Mascab y me quedo por aqui si no te importa. Te invito a conocer mi blog.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo pagar a Mascab este trasvase que me hace hoy. Esa fauna perdurará más allá de nuestra existencia, pero no sabemos hasta cuando. Para que se diera esa colmatación, tuvo que crearse una barra de arena en la desembocadura que impedía que los lodos arrastrados llegaran hasta el mar. Gracias por llegar hasta mi casa, donde eres muy bien recibida; espero también poder disfrutar de tus sabores.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Cosas de la tierra que evoluciona y está viva. Al igual que el comentario anterior también vengo de Mascab y también te invito a conocer mi blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jaal! Mi más sincera bienvenida. Espero que la evolución de mi blog (todos vamos cambiando al compás del mundo) te siga satisfaciendo.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Una buena clase de geografía. Nada desaparece, todo se transforma.
    Esperamos que al menos perduren las marismas para el bien de la fauna y ña agricultura.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Katy, las tierras de aquí, viene el agua y las trasladan allí. De la muerte surge la vida y todo es evolución.
      Besos

      Eliminar
  5. Fíjate si el medio físico cambia que hace algún milenio la comarca de Guadix - Baza, era un auténtico mar; hoy se encuentran fósiles de conchas marinas a alturas de más de 800 metros. Los humanos han sido capaces de adaptar a todos esos cambios, a veces de forma traumática.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando supe de este fenómeno, lo que me llamó la atención es la velocidad de esa transformación. No hace tanto tiempo que el Guadalquivir era navegable hasta Lora del Río, pero claro, es que hace dos milenios llegaba el mar hasta Coria.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Una reserva natural importante que esperemos que dure muchos años.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún día será distinta la naturaleza de la que hablamos por vaya usted a saber qué motivos, Nada es eterno, sino evolutivo.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. la Naturaleza evoluciona y cambia, pero eso no causa problemas. Lo malo es cuando la cambia el hombre, como ocurre con las carreteras que se construyen en las costas interrumpiendo la salida natural de las aguas hacía el mar, de forma que en cuanto caen cuatro gotas más de lo habitual ya tenemos las inundaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Hace cuatro o cinco siglos la Alameda de Hércules de Sevilla era un lago; algo más atrás, un brazo del río pasaba por la calle Sierpes. El hombre apenas puede hacer algo por modificar la naturaleza, pero la naturaleza evoluciona constantemente.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Interesante el tema de hoy con ese lago por donde según el Papa partieron hacia Belén los Reyes Magos de Occidente: Tartesos. Lo que me parece raro es que tan sólo dos o tres mil años haya necesitado la tierra arrastrada por el agua para colmatar tanto espacio. Un saludo afectuoso para todos desde Gran Canaria. Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he explicado en otro comentario que una barra de arena, algo similar a lo que sucede hoy en Punta Umbría, retenía los lodos que llegaban para desembocar en el mar; eso creó un lago que se fue colmatando con el paso de los años.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Sí que cambia el medio físico, en los alrededores de mi pueblo se encuentran conchas fósiles, señal de que allí hubo un mar.
    Interesante lo que hoy nos cuentas.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También en Marbella, esa cordillera que le preserva de los vientos y le proporciona el microclima que tanto le favorece, hay un pico que se llama La Concha porque a sus más de 1300 metros de altitud (no recuerdos en este instante la medición exacta), se encontraron fósiles marinos. Gracias, Elena.
      Besos

      Eliminar
  10. Todo cambia,tal vez para amoldarse a lo venidero.
    La naturaleza es sabia y a pesar del maltrato que se le inflige,aún es capaz de darnos paraísos inigualables.
    No como nosotros,incapaces de sacar flores de una chistera.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí, Marinel, tú sacas flores de las palabras en versos que enamoran.
      Besos

      Eliminar
  11. Muy interesante e instructivo lo que hoy nos regalas. Siempre se aprenden cosas nuevas primo!!! Besos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prima, ¡qué dulce eres, cómo te quiero!
      Besos

      Eliminar
  12. Paco, hoy me has dado una clase de geografía mezclada de historigrafía y ciencias naturales...plac, plac, plac (aplaudo), post de este tipo, tan didácticos, son necesarios siempre.

    Feliz fin de semana!

    PD
    Ah! en mi espacio, hay una sorpresa para tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé dar clases de nada, pero eso sí, te confieso que me hubiera gustado ser docente. Creo que lo más maravilloso que puede hacer el hombre es ilustrar a las próximas generaciones.
      Ahora paso por tu casa para ver qué sorpresa me espera, pero antes te dejo un beso.

      Eliminar
  13. Hola.. vengo del blog de Mascab dónde he leído un post tuyo que me ha gustado mucho y llego y leo otro muy interesante e ilustrativo .. de modo que .. si no te importa.. me quedo por aquí ..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino algo, Aris, imagino qué ha podido hacer Mascab cuando varioas personas de su filiación han llegado hasta mi casa. Eres muy bienvenida a esta tu casa. Pasaré a visitarte.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. MUY INTERESANTE Y DIDÁCTICO. ERES UN MAESTRO PORQUE NOS ENSEÑAS A TRAVÉS DE TUS ENTRADAS Y ESO PARA MI TIENE UN VALOR ENORME.
    BESOS QUERIDO FRANCISCO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maestro no, Luján, un humilde aprendiz. Gracias por tu cariño.
      Besos

      Eliminar
  15. Que se detenga la depredación.
    A los canallas que matan a estos animales. O los esclavizan.
    Que haya más lugares como los que muestras.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy oportuno, Alicia, estoy contigo en la detención de tanto depredador.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. La naturaleza es sabia e inteligente , muestra de ello son los lugares preciosos que nos ofrece y otorga con el paso del tiempo, como esas marismas.Me ha encantado tu explicación !

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Me alegro que te haya gustado, Raelynn. En estos intercambios todos salimos ganando y aprendiendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Hola Paco, muy interesante la lección. Las fotos geniales.
    La naturaleza es así de caprichosa. Es la única que no copia las obras de arte. Nosotros copiamos de ella.
    Muy interesante lo que nos cuentas.
    Saludos y abrazos para ti y tu esposa

    ResponderEliminar
  19. Que tal Francisco? es para mi un placer el poder contar con personas que se esmeren tanto en facilitar, sobre todo, datos que me conciernen como es este del Guadalquivir, y hablando de ello, ¿ es cierto que cuando llegaron Los fenicios a Cádiz en el año mil A/C, subieron por el río Guadalquivir hasta instalarse en Sevilla, concretamente en la Alameda de Hércules, para dedicarse al cultivo de pieles y comercio?

    ResponderEliminar