21 noviembre 2012

SIN LÍMITES



El agua, principio de vida,
es capaz de trascender
por todos los estados
líquido que fluye y apaga la sed,
sólido en el hielo
y gaseoso en las nubes.
Así también el dinero
se basta a sí mismo
para trascender
a todos los Estados:
de ahí que en su naturaleza
sea un desalmado apátrida
y sólo encuentre placer
en multiplicarse sin límites.

33 comentarios:

  1. Francisco, no me compares el agua con el dinero, ¿qué preferirías en un desierto?
    Ay el agua, donde hay agua hay vida, donde hay dinero, problemas.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son mis preferencias las que cuentan, Elena. Lo que cuento, es cómo ambos elementos cuentan y trascienden: el agua a los estados y el dinero a los Estados.
      Besos

      Eliminar
  2. Francisco, no falta mucho para que pronto, muy pronto la lucha sea por el agua en lugar de por los metales preciosos o por el coltan, llamado también mineral de la muerte por la cantidad de muertos que está provocando en África, el mundo occidental necesita mucho de el para sus teléfonos móviles.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente será así, Emilio, pero fíjate que lo que circula por debajo de todo ello, lo genérico y motor de todo es el dinero.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Prefiero el agua al dinero, siempre me ha parecido más atractivo su sonido.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dinero, como el veneno, no perturba en dosis pequeñas; pero cuando se sobrepasan los límites de lo imprescindible es tan nocivo como la carencia más absoluta.
      Besos

      Eliminar
  4. Y tanto que sin límites primo, porque o no llueve o lo hace en demasía. Y comparando las cosas... podría llover dinero, no te parece???? Besos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que no, prima, que no nos conviene. Hubo un tiempo en el que se pagaba con sal; siempre se paga con lo que es escaso.
      Besos

      Eliminar
  5. Y eso que el dinero no es líquido, verdad? Pero tan efímero y etéreo como el líquido y el gas. Muy interesante. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paco. Cuando tú asientes me confortas creo haber acertado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. En multiplicarse para algunos y en desaparecer para otros.
    El mundo natural no entiende de capitalismo financiero y especulativo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo haber dicho en otra ocasión que el dinero, como la energía, ni se crea, ni se destruye, cambia de manos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Lo saben bien esto unos pocos de ambición desmedida cuyo único amigo es el éste...
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. una visión más que particular y casi utópica, pero de cualquier forma me deja pensando. Mejor no, mi vieja solia decir que todo lo que se soluciona con dinero no es importante, a lo sumo podrá resultar caro. Y es así lo he comprobado mil veces, asiq mejor no...

    besos!!

    ResponderEliminar
  9. Hoy, Laura, no hemos conseguido un punto de encuentro. No digo que el dinero solucione las cosas, pero sí que él busca su multiplicación traspasando cualquier frontera. El estado actual del dinero es el del apátrida, mientras que los estados del agua (imaginando que no está contaminada), fluctúan entre el sólido, líquido y gaseoso.
    El blog me está demostrando día a día cómo el escrito no pertenece a su autor desde el momento de ser publicado, sino a la interpretación de cada uno de sus lectores, y eso me parece maravilloso. A veces siento la pretensión de haber dicho lo que cada uno quería escuchar, ya sea para adherirse o para refutarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en la comprensión de esto último que decís está la clave del disfrute. Podrás explicar detenidamente a cada uno lo que escribiste que no vas a logar que cambie de idea, a lo sumo se quedará con dos versiones, la tuya y la que le dieron tus letras y eso es fantástico; desde mi experiencia personal te digo que no termino de sorprenderme con la imaginación de quienes se acercan a leerme.

      y aprovecho que me das el pie para decirte que doblaste el placer de pasar por tu blog al responder cada comentario, al menos a mi me hace estar más cerca. Gracias

      otro abrazo

      Eliminar
  10. ¡Qué lástima que un bien tan preciado y universal pueda tener tan poco valor por unos, los que lo derrochan, y tan valioso para el resto, los que lo ansían y necesitan! El dinero, por otro lado, no cae del cielo, no. ¡Ojalá!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen, tus comentarios me honran siempre.
      Besos

      Eliminar
  11. El dinero ha pasado de ser un medio de pago a una poderosa herramienta de dominio. En muchos casos se toma como medida de las personas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese aspecto es el más desagradable de todos, cuando se toma como medida del hombre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Poderoso caballero es Don Dinero, siempre ha sido motivo de codicia, avaricia. El afán de enriquecimiento antaño de unos pocos se ha convertido en multitud. La Ley del Oeste a lo bestia.
    El agua que cae del cielo aún empapa a muchos pero me parece que el dinero ni nos salpica siquiera mientras otros se ahogan en el.
    Peor para ellos.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé, Katy, que no es algo novedoso, sino que viene desde siempre; pero ahora ha tomado unos tintes más drásticos de lo que veníamos teniendo.
      Besos

      Eliminar
  13. Bueno, yo establecería alguna diferencia: la primera como materia natural que es, ni se crea ni se destruye, sólo se transforma; el segundo como obra del hombre no se transforma, sólo cambia de bolsillo y tiende a llenar muy pocos de éstos. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi respuesta a Cayetano le decía algo parecido a lo que comentas, así que estoy plenamente de acuerdo contigo. Gracias por la visita.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Muy bien traido el tema. Ojalá se les escapara el dinero a los acaparadores del mismo, como se cae el agua si la pones en la mano, pero al 1º lo ponen a buen recaudo en paraisos fiscales.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día que vayan al Paraíso, o donde les pertenezca, el dinero estará en otro tipo de paraíso y no tendrán acceso al dinero. Gracias, Candi por tu comentario.
      Besos.

      Eliminar
  15. Todo es dinero, por eso amo ésto de los blogs, ninguno de nosotros sacamos nada en cuanto a moneda, afecto y más afecto.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dinero todo lo ensucia, todo lo malea y subvierte. Gracias, Alicia por tu asistencia.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Hola Paco, buen tema. Todos y cada uno de los humanos deberian de tener agua. El agua no se siembra, no se trabaja ya que son las nubes quienes no la regalan.
    Como es la naturaleza quien nos la proporciona, todos deberiamos de disfrutar del agua gratis. No derrocharla, sí consumir la justa y necesaria para que no se agote.

    A veces el dinero es necesario para afrontar problemas, porque todo tiene que ver con el dinero, desgraciadamente. El poder y las grandes cantidades de dinero, si son las que malean y subvierten.
    No debería de existir dinero, y en su lugar el trueque. Así todo sería más sano y puro.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si a estas alturas seríamos capaces de habituarnos al trueque, ten en cuenta que hay muchas personas que no tienen productos con los que practicarlos, sino trabajo. Lo nocivo no es el dinero en sí, sino la ambición desmedida. Estamos en un momento histórico en el que el dinero no tiene fronteras y circula libremente por cualquier parte del mundo, siempre oprimiendo a las personas para crecer más y más. Como sabes y deben saber todos los que me leen, he hecho un juego entre los estados cambiantes del agua y ese traspaso que hace el dinero por todos los Estados del mundo. Jesucristo dijo que no se puede servir a Dios y al dinero, y también es aplicable a lo social. En fin un tema para reflexionar y que nos va a dar muchos quebraderos de cabeza a los humanos si no logramos sacudirnos de él.
      Besos

      Eliminar
  17. Sí, multiplicarse sin límites... tienes razón, como los virus, las bacterias malignas, como los vampiros... a costa de la sangre de todos nosotros. Y qué bien viven algunos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Aurora, por tu claridad expositiva.
      Besos

      Eliminar