26 noviembre 2012

DE LA VID Y EL VINO


Así como la mariposa, a veces es una simple defecación, luego un gusano y más tarde un capullo de seda; también la vid es un proceso evolutivo que lo madura el tiempo.

Cepas durmiendo el invierno

Cepas cubiertas de pámpanos y esperanza


Racimos de uvas madurando al sol

Viña en sazón a punto para ser recolectada

Producto de la vid hecho vino



Deconstrucción de la modernidad en su afán innovador

41 comentarios:

  1. Qué fotografías más bonitas.
    Me estoy tomando ese vino, ¿brindamos?

    Un abrazo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elena, por madrugadora (más bien trasnochadora) y constante. Por supuesto que estoy encantado de brindar contigo; brindo por una vida sencilla, pero vivida intensamente sin lujos ni carencias. ¡Va por ti!
      Besos

      Eliminar
  2. Sin ser un mal enólogo, me gusta un buen vino acompañado de una buena charla o una buena comida.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cambio tu preposición disyuntiva por una copulativa: la buena charla "y" la buena comida.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. "Con pan y vino se anda bien el camino"
    Desde antiguo se ha cultivado y sigue siendo un manjar de dioses. Donde haya una copa de vino hay siempre alegría.
    Un buen documental. Chin chin por una buena semana.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la cultura mediterránea, el vino es una alimento más con la misma importancia del pan o el aceite. Sin dudas el aporte calórico y el aprovechamiento de los frutos de la tierra tienen mucho que ver con esa vieja costumbre. Ahora no forma parte de la dieta, como antiguamente, pero está presente en toda buena mesa.
      ¡A tu salud!

      Eliminar
  4. Supongo que todo en esta vida es producto de un proceso.
    Interesante el recorrido del proceso del vino.
    Buen día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente sí, Leodegundia, todo es un proceso. Nuestra suerte es que nos aprovechamos de los experimentos de nuestros antecesores; nuestro pecado, no molestarnos en averiguar de dónde vienen las cosas que disfrutamos.
      ¡Salud!

      Eliminar
  5. Bonita y atractiva entrada. La verdad es que tanto la uva como su derivado el buen vino dan vida y calor además de ser muy pero que muy atractivos.
    Parece ser que ya Noe se puso bien llenito del líquido elemento y además no pasa de moda.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser que bastante antes ya disfrutaran nuestros ancestros del vino. Aunque no tenemos constancia, se dice que Adán y Eva se taparon con hojas de parra, así que al menos comieron de su fruto. De tiempo muy remoto también es el Polifemo de la Odisea de Homero, y también se cogió una buena cogorza. Son muchos los testimonios escritos que hablan de grandes bebedores, si bien los más grandes son aquellos que saben disfrutar de lo que son capaces de beber en plena conciencia, sin llegar a la ebriedad.
      Besos

      Eliminar
  6. Ay primo!!!! que todas las fotos son bonitas no, RE-BO-NI-TAS. Un proceso muy bien montado!!!!! Una copita de vino al día siempre alegra la vida!!!! Besos cariñosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soy amigo de las bebidas destiladas, pero sí de una copa de vino. Un secreto sólo para ti, prima: encontré la fotografía de la decostrucción y luego busqué el resto para saber de dónde venimos. No me gusta las decostrucciones gastronómicas tan caras y de moda. Esta entrada tiene mucho que ver con todo lo que en la vida lleva un proceso a lo largo del tiempo. Yo también estoy en ese proceso, prima, ¡ya no soy el que era!
      Besos

      Eliminar
  7. Qué bellas fotos... qué original la deconstrucción de la copa y qué idea tan buena, vieja como el mundo, o casi, pero siempre renovada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Aurora, por tu mirada generosa.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Sencillamente maravillosas tus fotografias. Un buen vino es un vino bueno. La decoonstrucción de esa copa una maravilla. Queda el vino flotando en el espacio. Felicidades y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La decostrucción, como los sueños, un imposible.
      ¡A tu salud!

      Eliminar
  9. Es casi,casi digo, una metáfora de la humanidad...
    Hasta ese final incluso,donde afanosamente y tal vez sin pensarlo con detenimiento,deconstruimos todo lo que también con afán construimos.
    Aquí en tu espléndida entrada parece bonito ese desarrollo,al contrario que con la humanidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo normal es que los poetas te cacen las intenciones: efectivamente es una metáfora de la vida lo que quise hacer, pero como bien dices, con resultados diferentes.
      ¡Tómate una copa de mi cuenta!
      Besos

      Eliminar
  10. Las cepas desnudas levantan las manos en un gesto interrogante, como diciendo: ¿A dónde habrán ido a parar las uvas que tuvimos hace unos meses?
    A mí la uva, como me gusta realmente es pisada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Feliz tú que sabes traducir el lenguaje de las cepas! Yo pensé que estaban encrespadas en busca de la boyante economía perdida.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Qué tal Francisco! No soy un experto en vinos, pero puedo asegurarte que las uvas (vid) me encantan. Si necesitas imágenes gratis para acompañar tus escritos, visita mi página, tengo miles sobre diversas temáticas. Y si puedes compartir esta página, te lo voy a agradecer por siempre. Saludos. www.bancodeimagenesgratis.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, José Luis!
      Muchas gracias por tu ofrecimiento que sin dudas voy a utilizar. A veces compongo un texto y busco una imagen que le acompañe y otras parto de la imagen para componer el texto. En el caso de hoy eran las imágenes las protagonistas.
      Gracias de nuevo por tu generosidad.
      Saludos

      Eliminar
  12. La verdad es que esos procesos naturales son un milagro que no valoramos lo suficiente.
    Qué generosidad hay en la naturaleza, en cualquiera de sus opciones.

    Preciosa entrada.

    Un beso y un brindis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que dices, con demasiada frecuencia no valoramos lo que tenemos y nos comportamos como unos desagradecidos. Gracias, Añil.
      Besos

      Eliminar
  13. La de maravillas que nos ofrece la naturaleza ! Un buen vino siempre es un acompañamiento perfecto ! Pude visitar unas bodegas y me asombré de ese maravilloso proceso que desconocía.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón: la compañía de una copa de vino es un compañero perfecto, sobre todo si no se bebe en solitario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Hola, Francisco, estoy poniéndome al día en tu blog. Últimamente he estado alejado del mundo bloguero y no he venido a visitarte como a mí me hubiese gustado. Me ha encantado la entrada del vino.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te he echado de menos, Antorelo, y es que uno se habitúa a ciertas compañías y ya no las quisiera perder. Gracias por tu regreso.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Un bello recorrido desde la tierra al vino.
    Es un canto a la vida que nos regala la madre naturaleza.
    La última fotografía,una pasada.

    Saludos Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado ese recorrido, Jerónimo.
      Un abrazo

      Eliminar

  16. Gran homenaje a un producto antiquísimo. De su importancia da cuenta que hasta tuvo su propio dios. Un saludo.






    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un brindis por Baco, y por ti. Levanto mi copa y mi agradecimiento por tu seguimiento.
      Un abrazo

      Eliminar
  17. Hola, Francisco:

    La naturaleza en buenas manos da frutos maravillosos y de éstos, salen productos maravillosos... ¡Salud!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría tomar una copa de vino en tu compañía, Rafael, y hablar dilatadamente, sin prisas, sobre todo escuchando lo mucho que tienes que decir. ¡A tu salud!
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Hola Paco, muy bonitas las fotos, me encantan, alegran con su colorido.
    Nosotros este año hemos comprado la uva a un señor del pueblo. El vino ya está para correrlo. En el puente de la Constitución lo correrán y meterán en garrafas de vino de una arroba, que son dieciséis litros.
    Antes cuando lo hacía mi padre, yo recuerdo que lo pisábamos y de ahí iba al pocito, y del pocito a la tinaja. Ahora son las maquinas quienes lo pisan. Menos trabajo, pero seguro menos sabor.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tu próxima copa de vino no te olvide de mí, yo también brindaré por ti.
      Besos

      Eliminar
    2. Yo no bebo vino, es para mi padre y mi compañero. No me gusta el vino :-) Tampoco puedo tomarlo.
      Saludos y besos

      Eliminar
  19. Uyyyyyyym no sé porque en lugar de mis ojos sale un prohibido negro.
    Tendré que investigarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una señal de prohibido el paso, pero en blanco y negro. Sólo decirte que no lo bebo a diario, pero me gusta una copa, si tengo con quién compartir, como aperitivo o en la comida.
      Besos

      Eliminar
  20. Salud para ti tambien querido y consecuente amigo,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ese piropo. La coherencia y consecuencia son bienes escasos, pero dan la talla de las personas.
      ¡Va por ti!

      Eliminar