10 junio 2012

LOS RECORTES Y LA CULTURA


Para el común de los mortales, una librería es un espacio cultural, pero un centro de negocio donde la cultura es un ente pasivo que duerme la larga espera de la compra y posterior lectura, un comercio donde no hay perecederos y sí un sustancioso y seguro porcentaje de beneficios. Y así es por lo común, pero no en todos los casos. La sevillana librería La Fuga se ubica en un muy pequeño local comercial, pero donde la cultura es un hervidero de inquietudes. Está situada en un extremo de lo que hoy es todo un amplio espacio dedicado al culto lúdico del comer y el beber, esa Alameda de Hércules recuperada de la desidia y el abandono.


Viernes noche, las nueve con su demora de rezago ya sabida. De algún lugar insospechado salen sillas articuladas y banquetas que ocupan el espacio y que se arropa entre estanterías de libros con vocación de ser devorados; los que se demoraron participan de pie en los pocos resquicios del lugar. La mesa, que hasta los instantes previos era el lugar de las novedades editoriales, se hace cátedra. Se ofrece agua a los apretujados hambrientos de emociones líricas, se hace el silencio y David Eloy Rodríguez, miembro de La Palabra Itinerante, presenta a Laura Giordani, poeta argentina domiciliada en Valencia, y Yaiza Martínez, llegada desde la vecina Córdoba. La primera presenta su libro Noche sin clausura, y la segunda su poemario Caoscopia, ambos editados por Amargord. Se alternan en las lecturas y el aire cálido se convierte en brisa lírica de emociones. Breves explicaciones de la génesis de este o aquel poema; palabras que arropan y acompañan el imaginario creativo. Silencio sumo, expectante, excitado, que será rematado con un cálido aplauso.


Para remate de la noche se presenta el libro Por donde pasa la poesía, más que una antología, un libro colectivo en el que han participado las dos poetas referidas y una larga lista, además de los presentes: David Eloy Rodríguez, Carmen Camacho y José María Gómez Valero. Con la anécdota divertida de la dificultad de localizarse cada quien en el poemario, leen con éxito poemas de este libro común. El gaditano Miguel Ángel García Argüez no pudo llegar al acto y lee uno de sus poemas José María Gómez Valero. Acabado el acto entre aplausos y regocijo emocionado, vendría la charla y las cervezas, pero yo no quise perturbar el sabor en mi boca que habían dejado los artesanos de la palabra.


El gobierno ha visto prioritario salvar la estabilidad de la banca, recortar en educación y en sanidad, y hasta rendir vasallaje de sumisión a la Unión Europea, así que para qué pensar en la improductiva cultura. En todo caso, mientras haya poetas que se desplacen por sus medios a compartir su obra y libreros como Luis que ofrezcan su espacio para difundirla, ¿quién dijo miedo?

12 comentarios:

  1. buenos poetas y libros con enjundia, peso, voz, palabra, abrazo, mundo, red, pertinencia.

    Tanto Yaiza y Laura, como Los poetas del Colectivo de la Palabra Itinerante son gente que se sale, y que dejan espacio, comparten vida, proponen poéticas que sostienen la vida, la ensanchan... e intensifican la conciencia.

    ResponderEliminar
  2. El libro si que es un remanso de tranquilidad y sosiego, muy útil en estos momentos de cabreo por la crisis y los recortes sociales, mucho mejor que ver a unos personajes, con escasos conocimientos intelectuales, dándole patadas a un balón cuyo única idea es la de ganar para llevarse una prima económica que luego tributará fuera de España.

    Desgraciadamente tanto librería como bibliotecas lugares donde se difunde la cultura, muy necesaria para cualquier país, están desapareciendo, tendremos que imaginar nuevas maneras de difundirla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Cultura y poder siempre andan reñidos.
    Porque cultura significa sabiduría y capacidad crítica, significa independencia, libertad, no seguir a la manada. Y eso no interesa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. A las barricadas!
    Las letras son buena munición, habrá que aprender a disparar con ellas...!

    Un besote, Paco, y gracias por el oasis que has compartido este domingo con todos nosotros, pues calma un poco el cabreo...
    ;)

    ResponderEliminar
  5. Bonita iniciativa. Eso es amar las letras y "ser librero" ¡sí señor!

    Una reflexión: Si miramos hacia atrás, cuándo ha habido una generación en la que se den menos diferencias, culturamente hablando. ¿Desde cuando el hijo del señorito y el de su criado han podido estudiar con las mismas oportunidades??

    Hoy también tenemos estas ventanitas mágicas ... y esto no hay quién o pare (eso espero)!!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Buenos días Paco!!!! Gracias a los que aman las letras, gracias a los que enamoran con sus versos, gracias a la eternidad de las palabras... siempre habrá juglares que nos transmitan su arte con los libros... a los políticos... ejem,ejem... dejémoslos hoy y siempre, fuera de juego!!! Besos cariñosos primo!!!

    ResponderEliminar
  7. Las letras no morirán aunque se empeñen algunos-muchos, largo tiempo estuvieron secuestradas en distintas épocas de la historia pero siempre han vuelto a resurgir, ahora estarán aprisionadas, relegadas por la crisis pero no morirán amiogo Francisco, siempre habrá amantes valientes que las defiendan.
    que tengas un feliz domingo

    ResponderEliminar
  8. Amigo Francisco, aunque intenten todos los días meternos el miedo en el cuerpo y tenernos así más controlados nuestra palabra, nuestros versos son libres y llegan y se sienten y reviven las palabras y los disfrutamos y... no podrán con nosotros.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. No hay nada más atractivo que un libro, la tegnologia moderna no acabara con ellos. Solo tienes que abrirlo para estar acompañado,lo puedes acariciar y llevarlo contigo.¡El mejor compañero!

    Saludos y buena semana.

    ResponderEliminar
  10. El problema puede ser uqe no todos puedan y se queden en el camino...pero oye,mientras los bancos sigan haciendo de las suyas!
    Qué triste y esperanzador a la vez.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. podrán recortar lo que quieran que es solo tiempo de hibernación. La primavera siempre está de camino

    un beso

    ResponderEliminar
  12. Hola Paco, bueno me ha gustado leerte y ver que por tu tierra hay buenos escritores y libreros que hacen lo imposible por seguir en la brecha.
    Es bueno que el miedo no acalle la palabra. Que la palabra siga viva y expresiva en libros de poemas, de textos o historia. Y que todos podamos tener acceso a estos libros.
    Bueno creo que no tenemos buenos ejemplos con quien nos gobierna, si fueran personas cultas, habría puestos los medios para no hundir el país. O no dejar que se hundiera como está sucediendo. Es primordial que el hijo del obrero aunque vaya en zapatillas, pueda dar estudios y una buena educación a sus hijos. Así tal vez los próximos presidentes sean hijos de obreros que se esforzaron por cambiar su país.
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar