24 junio 2012

COSTABALLENA-CHIPIONA

El pasado jueves transcribí el viaje en autobús entre Sevilla y Chipiona. Hacía tiempo que no me subía a un autobús de línea y me resultó una aventura apasionante; ante la perspectiva de no saber cómo ocupar el tiempo, fui tomando nota de lo que veía y de ahí el retrato del paisaje que transcribí. El único problema que plantea viajar en autobús es el descontrol del equipaje, fuera de la vista y después de dos horas largas y gente que sube y baja, que entra y saca maletas de la bodega sin ningún tipo de control, uno no sabe si a la llegada tendrá o no sus pertenencias.  El tiempo no fue óptimo; pero, en su variedad, hubo para baño, paseos, compras y la toma de un montón de fotografías, de las cuales dejo testimonio y, por encima de todo, para darnos un baño de amistad con nuestros inseparables Tomás y Encarni.

Alimentar a los patos es algo contagioso




Santuario de la Virgen de Regla y Faro de Chipiona
Compras
Bellos atardeceres
Espléndidos amaneceres
La inmensidad océana
Suculentos desayunos en fiel compañía.

20 comentarios:

  1. Son muy bellas las imágenes. Yo no conozco Sevilla, un viaje que tengo pendiente por hacer.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando pienses venir, notifícamelo y seré tu cicerone.

      Eliminar
    2. Gracias, Francisco, eres muy amable, así será y espero que sea pronto, tengo ganas de conocer esa bonita ciudad.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Hola, que tengas un excelente fin de semana, ha sido un placer leer tu blog, es excelente. Te invito de manera cordial a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un poema mío titulado “Muy tarde como para tomar acción”, es un poema sobre un amor que no pudo hacerse realidad.

    ResponderEliminar
  3. Yo tuve un perro tan parecido que me ha dado un brinco el corazón al ver el de la foto.
    Todo viaje es abrir el corazón y la mirada conociendo nuevos lugares que guardar en lo más profundo.
    Puede que el autobús sea algo incordioso,pero lo importante es esa amistad compartida y disfrutar.
    Y parece que lo habéis hecho viendo las fotos maravillosas!
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Un buen anticipo para el verano en Málaga. Primero el Atlántico y luego el Mediterráneo.

    ResponderEliminar
  5. Llevas razón con lo del equipaje: si llega contigo, es porque los demás viajeros así lo han querido. Buenas fotos.
    Buen domingo

    ResponderEliminar
  6. Qué preciosidad! Me ha convencido usted para esa excursión. Ahora que ha llegado el verano, nada parece más apetecible que disfrutar de unas jornadas como las que reflejan sus imágenes.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Qué maravilla. Las playas gaditanas son mis favoritas.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
  8. Sabía que ésa playa no era otra que "costa Ballena". Lo sabía. Su kilométrica arena fina. Su inmensidad oceánica, la intensidad de su luz incluso con nubes...tu nombras Chipiona, el Santuario, su calle peatonal llena de tienditas que va a dar al mar...has estado en la bodega "el castillito", está cerca del faro, junto a una antigua torre que andaba el ayuntamiento reformándola...bien, pues es una bodega donde hacían antiguamente el vino de pasas, ahora lo sirven y venden embotellado por ellos. Hace once años, cuando Costa Ballena comenzaba a desarrollarse, ésta bodega era punto de encuentro de viejos marineros barbudos con gorra de capitán, pipa en la boca y tatuajes en sus arrugados brazos...bebían su copita de pasa viejo caliente, mientras los turistas madrileños que supimos apreciar aquél rincón, ocupábamos sus mesitas ajadas como las pieles de sus caras y nos tomábamos aquél vino dulzón helado, saboreándolo en nuestro paladar como saboreábamos el lugar.

    El año pasado, la bodeguita había cambiado un poco. Ya no ví a sus marineros ajados, las mesas sin ser de estreno, eran más nuevas que las de aquellas otras tipo década de los 60. La clientela, era básicamente turistas. Pero el vinito dulce, pasa viejo, sigue siendo el mismo. Si no la conoces, pásate por allí una noche, en vuestro paseo tras la cena, y saborear una de sus copitas, pero antes brindar por vosotros cuatro, para que esa amistad vuestra se quede anidando en la arena de ésa playa tan bella.

    Las puestas de sol de "Punta Candor", continuación de Costa Ballena, ya entrando en Rota: Son espectáculo tan bello como lo son en Santi Petric, la playa de la Barrosa, ya en Chiclana.

    Pero seguro, seguro, que no soy yo quien te descubre estos lugares, siendo tú de Sevilla y siendo Chipiona, LA PLAYA SEVILLANA, como lo es la MalvaRosa, la PLAYA DE MADRID...

    Feliz estancia, un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que no tienes tiempo, si llegas a tener...
      Un beso

      Eliminar
  9. Bonitas fotos, Francisco.
    Un beso y muy buen finde!!

    ResponderEliminar
  10. Conozco esas tierras de luz y alegría,Francisco.Los extremeños solemos veranear por ahí.
    Interesante blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Buen sitio para darse una vuelta.
    Y una agenda por lo que se ve completita.
    Lo que no sé es si hubo tiempo para el vino dulce de Chipiona.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Tu de viaje mientras otros estabamos entre polvo y serrin. ¡Qué envidia!
    Preciosas fotos. Besos

    ResponderEliminar
  13. Bonitas las fotografías. De incalculable valor para recordar el baño de amistad.

    ResponderEliminar
  14. Chipiona... ¡Qué hermoso! Me ha encantado ver tus fotos. Hace años yo viví en esa ciudad. Y después volví, a visitarla, igual que visité otros lugares de la provincia, donde también habité. La Chipiona que yo conocí me sabe a playa inmensa y pescaito frito, a paseos entre palmeras y sesiones dobles de cine de verano, a bulla en la calle y, al sentir la arena húmeda en los pies, nostalgia por otra playa perdida hacía muy poco.

    En Chipiona, con 12 años, me di cuenta de lo mucho, muchísimo, que duele dejar atrás un lugar donde has sido completamente feliz porque yo lo poseía todo: además de una familia que me quería, tenía las rocas tan llenas de vida, los amaneceres de mar en calma, la mareas, los atardeceres de baño y gaviotas, las noches estrelladas y las luces de Cádiz, de Puerto Real, de Rota, alumbrando la costa, el pinar y los chalets de los americanos y, ¡cómo no!, el mejor escenario para todo ello: aquella playa maravillosa donde viví mis once años: el cuartel de La Bermeja, junto a la base de Rota, a 5 kms. del Puerto de Sta. María.

    Tengo que volver a Chipiona. Gracias por recordármela, aunque en realidad nunca la olvido.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  15. Momentos felices para disfrutar y recordar. El verano es el momento ideal para los encuentros con los amigos y disfrutar del aire libre.
    Que sigas pasándolo bien.
    Bss

    ResponderEliminar
  16. Las fotos preciosas pero la que mas me gusta es la preciosa sandía y el perrito que la mira, pobrecito, está desconsolado, guapisimo el perro
    Bsss

    ResponderEliminar
  17. Hermoso paseo, y unas fotos estupendas, gracias por compartir tan bello lugar. Un abrazo

    ResponderEliminar