25 marzo 2016

NUESTRA SEÑORA DE MONTSERRAT



Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

Moreneta sevillana
con la mirada perdida por el Gólgota,
que sigues al pie de la cruz
esperando el último estertor;
mientras que sus leales,
despavoridos,
le han dejado en la estacada
entre dos viles ladrones.
Una muerte ignominiosa
infamante, indecorosa, inhumana
al que es el Rey de reyes.

¿A quién molestaba tanto
que tan cruel muerte le han dado?

Y tu Hijo, Virgen de Montserrat,
mientras exhala, levanta los ojos al cielo
y dice: ¡Perdónales, Padre,
porque no saben lo que hacen!

8 comentarios:

  1. Perdónanos, Padre... Que no sabemos lo que hacemos, y sí sabemos, hacemos como que no nos damos cuenta.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gran drama humano del momento es que nos desentendemos del otro y nos atrincheramos en nuestra posición social, así el otro esté amenazado de muerte por la guerra o por el hambre; también de quienes viven junto a nosotros, de nuestros vecinos que tantas veces no cuentan con lo imprescindible para la supervivencia. Gracias, Sara, muchas gracias.

      Besos.

      Eliminar
  2. Perdónanos, Padre, porque nuestra hipocresía al aparentar ser buenos y despreciar al hermano porque no es de nuestro nivel económico y nos molesta su aliento.
    Un abrazo, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más frecuente, Juan, es pasar junto a alguien que duerme entre cartones y mirar sin ver, sin darnos por enterados como si fueran invisibles.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Dentro de unas semanas no estaré muy lejos de la otra Virgen de Montserrat en el Monasterio del mismo nombre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero y deseo que lo pases muy bien, Emilio.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Así es,
    bendecida semana santa, un abrazo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Montserrat, por tus palabras.

      Besos.

      Eliminar