06 febrero 2016

VIDA ÍNFIMA



Como aparecen arrugas en el rostro,
como las canas son lentas pautas
de tiempos pretéritos asomados al hoy,
así una grieta minúscula en el asfalto
pasa inadvertida para los neumáticos
que se alejan dejando tras de sí
su inconfundible acento de hidrocarburo
quemado a gran velocidad. Nadie mide
el paso del tiempo en el ciclo de un día,
pero todo es cadencia, como las medias
siguen a las enteras en el reloj de la vida.

La muerte es el semillero de la vida,
el eslabón que esparce las esporas
que en la concavidad adecuada y fértil
germina y florece para ser de nuevo,
─en el momento adecuado y próspero─
génesis de una nueva vida; vida ínfima
si la fortuna ha querido que disponga
tan sólo de una grieta, de un resquicio,
por el que asomarse a este mundo
tantas veces inhóspito, tantas veces austero;
pero vida en exclusiva y sin oportunidad
de duplicidades o de nuevas repeticiones.

La vida es magna, es breve, es regia, es ínfima.

16 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias, Isidoro, por esa diana que aprecias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. A veces resulta un milagro que brote la vida en ciertas condiciones.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa vida mínima es la misma que me sorprende.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Una preciosura.
    "La vida es ínfima"
    Ay ! me ha emocionado tu poema, como siempre además.
    Se me ha dado en estos últimos tiempos por tenerle miedo a la muerte.
    y tú lo dices: las grietas van apareciendo ...
    Apapachos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando escribo sueño con que me digas "preciosura" en tu comentario. Uno se acostumbra a lo dulce y resulta difícil prescindir de él en el futuro.

      Apapachos.

      Eliminar
  4. Esos seres vivos que crecen en lugares difíciles, son los más fuertes, los que han sobrevivido a otros, es duro decirlo, también es ley de vida, es la supervivencia del más apto o la ley del más fuerte, y eso no es más que la evolución de Darwin.

    Un abrazo¡¡

    ResponderEliminar
  5. La vida es todo eso que, para desgracia nuestra, no sabemos valorar hasta que no van apareciendo las canas, sinónimo sutil de que se va acercando su límite incuestionable...
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. "La muerte es el semillero de la vida...", todo un propósito de vivencia. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Entre las canas, resquicios y grietas seguiremos viendo y alumbrando el milagro de la vida...Mientras seamos testigos y protagonistas de ese misterio, seguiremos agradeciendo ese bendito milagro...Lo que venga después quizá sea VIDA con mayúscula, asi que no hay motivo para pensar en un fin, ya lo sabes.
    Mi abrazo grande y feliz domingo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. La vida sigue su curso, sin contar con nadie y brota allí dónde menos se espera. Y sí, es preciso morir para que ella siga. Bss.

    ResponderEliminar
  9. ....es VIDA, ¿se puede ser algo mejor?

    ResponderEliminar
  10. Sabemos desde que tenemos uso de razón, que estamos aquí de paso, lo que no podemos saber es el día y la hora que tendrá lugar el final de nuestro camino.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me gustan los adjetivos con los que calificas a la vida.
    Un abrazo!
    Gema

    ResponderEliminar
  12. Muchas veces quedamos sorprendidos al ver en qué lugares más inhóspitos crecen los vegetales. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Maravillosa verdad la muerte es el semillero de la vida.Dios todo lo hace bien, aunque nos cueste entenderlo.

    ResponderEliminar