05 octubre 2015

VACACIONES EN EL MAR



Es tiempo de cruceros,
de inmensos hoteles flotantes
que banquetean y navegan de noche
y aprovechan el día para hacer escalas
de interés turístico y/o cultural.

El humanismo es una concepción
integradora de los valores humanos
y esta sociedad, cada vez más polarizada,
acerca las corrientes clases medias
─con sus angustiosos cómodos plazos─
a lo que antes era privativo de los acomodados.

Del otro lado, en el despeñadero
por el que se desmorona la brecha social,
a la que no prestamos los auxilios samaritanos
de una sociedad que engola con teatralidad
la voz al pronunciar Europa o Schengen.

En la historia patria de cada nación
y común de nuestros abuelos europeos,
los patéticos abusos coloniales
que despojaron de sus recursos materiales
y vejaron, mataron y violaron allá donde fuere:
Kenia, Somalia, Dakar, Costa de Marfil,
Argelia, Senegal, Namibia, Camerún, Burundi,
El Congo, Uganda, Nigeria, Angola,
Mozambique, Guinea Ecuatorial, Sahara…

Nuestro sentir está un poco más cerca
de los sirios que huyen de la guerra,
pero nos reservamos la sospecha
de que sean fundamentalistas infiltrados;
en todo caso, les ponemos cuotas
y levantamos fronteras y alambradas
a aquellos que pueden hacer frente
a los cuantiosos aranceles de las mafias
que los maneja como corderos al degolladero.

Nadie abandona sus raíces si no es
por el imperioso motivo de la pervivencia,
a quienes no podemos dar la espalda.
En el Mare Nostrum, los grandes navíos
del despilfarro, atraque y bienvenida,
y las lanchas neumáticas en las que morir
o llegar a la orilla de la Tierra Prometida.

18 comentarios:

  1. durísimo poema, lleno de ironía pero también lleno de verdades. Yo pienso igual que vos, nadie deja su tierra, su vida, sus amores, porque si. Dolorosamente real

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Laura, pero lo realmente duro es la diversidad de usos que estamos viviendo en las aguas marítimas, la desaparición de las fronteras para los bienes y cerrazón para las personas. Algo no estamos haciendo bien cuando el 80% de las personas se tienen que conformar con el 20% de los bienes de la tierra; mientras que el 20% de la población del mundo disfruta del 80% de los bienes de la Tierra.

      Un beso.

      Eliminar
  2. El mar lo es todo, la felicidad y la muerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo tenemos que hacer para que esta pasada noche haya sucedido otro desembarco de personas en ínfimas condiciones.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Para los que gobiernan el mundo poderoso, son cruceros indeseables, algunos han propuesto que sean bombardeados, no son nadie, son....¡¡joder!! basura, y esto se dice sin que se ruboricen.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Denuncio lo que veo injusto, pero no me atrevo a poner en mi mente ideas como un bombardeo. Pido medidas, pero no contramedidas que caigan en el otro lado de la injusticia. Ya sé que no eres tú quien lo dice. Espero el milagro de un mundo más justo y mejor para todos los hombres.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Está todo revuelto en este mundo lleno de conflictos. Cuando pienso en los refugiados se me encoge el corazón , más allá de que hacen bien o hacen mal, me parece terriblemente cruel quedarse " a la intemperie" Y seguramente lo resuelven como pueden.
    Apapachos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay dudas de que estamos viviendo un tiempo convulso, de transición, pues no es posible que por estas vías lleguemos a ningún lugar seguro. No tendré tiempo de verlo, pero ya hemos iniciado una nueva era.

      Apapachos.

      Eliminar
  5. El materialismo y sus ínfimos valores egoístas tienen dividido al mundo...El espíritu brilla por su ausencia y los valores humanos gritan en silencio...El mar es testigo de la muerte y la vida, que se van turnando y dejando su rastro de locura...Duele esta realidad, que no tiene pies, ni cabeza...Mi abrazo de luz y mi ánimo, Francisco.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un día se inventaron las fronteras, pero en la lejanía de los tiempos no existían. Claro que es algo que llevan los humanos en la genética, pues los niños lo expresan sin timidez alguna: ¡mío, mío!

      No sé cómo ha de ser la solución a este maremágnum mundial, pero es evidente que hay que trabajar muy seriamente por la igualdad entre todos los hombre. No hablo de política y menos de viejas fórmulas que han fracasado; hace falta innovar, pero con corazón.

      Besos.

      Eliminar
  6. Habría que ponerse en la piel de esas personas, que huyen desesperadamente ante una guerra injusta, para saber lo que se siente, no les importar arriesgar la vida navegando por los mares, ya que en su país ya tienen garantizada una muerte cierta....es tan simple de comprender cómo ponerse en el lugar del otro.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, pero también en lugar de huir de la guerra, azuzada por extremos opuestos, lástima y compasión infinita de los que huyen de la hambruna.

      Besos.

      Eliminar
  7. Se pone el bello de punta y ala leerlo en tus palabras mucho más.
    ¡Qué pena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te emocione y hasta que te repugne leer esto, Tracy.

      Besos.

      Eliminar
  8. Eso es: nadie huye de sus raíces sin razón. Todo un placer leerte, Francisco,
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Zamarat, por leerme y opinar.

      Besos.

      Eliminar
  9. El mundo está hecho de contrastes, a veces inhumanos. Está en manos de las autoridades de turno en saber tomar medidas justas. Los refugiados están casi obligados a dejar su terruño.
    Inmenso gusto volver a leerte Francisco, me has dado una linda sorpresa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ceciely, por tus afectuosas palabras.

      Un abrazo.

      Eliminar