24 octubre 2015

BOLSILLOS ROTOS



El que trabaja a sueldo recibe la paga en bolsa rota.
(Ag 1, 6)

En el jardín de otoño
han pisoteado el júbilo,
al tiempo que hacían sonar la hojarasca:
“La recuperación económica
y el empleo…”
En los despachos era feliz
la estadística haciendo
cabrioles imposibles,
hasta encaramarse en titulares
de todos los noticiarios.

A Lucía no le luce el jornal de Antonio
y recurre a hacer cola
por una bolsa de no perecederos.
La brisa de la tarde arrastra
por el lívido recodo
las hojas mortecinas que mueve el viento
y los ocres pensamientos de Lucía
no atinan a apartar con artimaña
para la luz y el agua.

Antonio no fuma, no bebe,
no trabaja todos los días,
ni todas las horas;
”Esto es lo que hay”
pero todos se sientan con apetito
diariamente a la mesa.
No cenan, por evitar pesadillas,
y a los niños los duermen
con cuentos que suenan a celofán
cuando se desenvuelven golosinas.

Lucía repasa de nuevo los bolsillos
de Antonio y encuentra como respuesta el vacío;
no lo están; los bolsillos de Antonio
no están rotos. No lo están.
Por las cloacas de la vida,
promesas que son mentiras
al pronunciarlas,
desde el momento de pensarlas:
los bolsillos de Antonio zurcidos
y la esperanza en desahucio.

26 comentarios:

  1. Ay Francisco ! cuántas Lucías y ciántos Antonios allá, acá y en todos lados. Se me parte el corazón cuando me encuentro con estas historias de vida.
    No conozco de grises , sólo sé de blancos o negros.Tal vez por eso no me resigno. No es justo. Duele mucho.
    Pero mientras TODOS seamos indiferentes y pensemos nada más que en nosotros, estas historias se repetirán. Los pobres serán más pobres y los ricos serán más ricos.
    Algún día mejorarán las cosas ? Hoy no te lo puedo contestar. Nosotros estamos viviendo momentos decisivos. Dios proteja a mi Argentina.
    Apapachos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En España tenemos previstas elecciones generales para el 20 de diciembre y, hasta entonces, nos tocará tragarnos un montón de sapos publicitarios sin ninguna raíz de verdad. Lo indignante es que un 1% de la población acapara los mismos bienes que el 99% restante. Estamos creando un asociedad absolutamente fracturada.

      Apapachos.

      Eliminar
  2. Hasta la crisis la describes con poesía, MAESTRO

    ResponderEliminar
  3. La crisis avanza,avanza, no retrocederá mientras tengamos estos gobernantes que no gobiernan, desgobiernan, los bolsillos vacios, de esos hay muchos, no sé como pueden vivis con esas pensiones mínimas y como pueden subsisitir.
    Besos, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muchas las familias donde no entra absolutamente nada y muchísimos los abuelos que están compartiendo su pensión con los hijos caídos en desgracias.

      Besos.

      Eliminar
  4. Y quieren que se hagan los jóvenes planes de pensiones.

    Un abrazo¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...y seguros médicos privados. Pero no vayas a una aseguradora teniendo un problema de salud, porque no hay quien te de la póliza.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Una sociedad está podrida si permite gobiernos que niegan el pan y el cobijo a sus ciudadanos. El patriotismo se demuestra en estos momentos, no solo con himnos, banderas y elocuentes palabras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la cruda verdad: menos patrioterismo de exhibición y más patriotismo del corazón.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Esta crisis ha creado una nueva categoría de injusticia social: el trabajador pobre que no llega a fin de mes con la escueta paga que le adjudican después de 12 horas de trabajo diario. Y eso poniéndonos positivos, pues muchos hay que no cobran un duro o lo hacen por jornadas de tres horas a tres euros por cada una. Recuperación, dicen, pues será para ellos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un amplio sector de la población que camina hacia la esclavitud.

      Besos.

      Eliminar
  7. Tu poema nos duele en los bolsillos del alma...y por ellos se nos escapa la esperanza, Francisco...Un poema realista y desolador, que nos llega a todos con sus hojas tristes y otoñales, probando conciencias...Mi gratitud por tu solidaridad y mi abrazo de luz y ánimo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Los bolsillos del alma..." Superas con ventaja todos mis modos de decir. Gracias por hilar junto a mí.

      Besos.

      Eliminar
  8. Estamos en todos lados como los Antonios y Lucias..estirando a veces lo que no estira mas...buscando por donde que no hay...sufriendo y wapeando para ganarle a los errores de los que dirigen un pais..eso si, que no falte el humor y la chispa escribana porque siempre hay un mañana y quizás...algo pueda cambiar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer le comentaba a un amigo que he conocido el telégrafo y la carta autógrafa, y así hasta este momento presente de gigas, nube, iPad... Estamos en la era de las comunicaciones y en todos los rincones de la tierra saben cómo operan aquellos que más beneficios sacan. Por eso, en lugar de tratar de elevar el nivel de vida de las zonas más deprimidas, lo que tratan es de igualarnos a todos por abajo, por la esclavitud.

      Besos, Mirella.

      Eliminar
  9. Hola Francisco.Un poema desgarrador que duelen las palabras al leerlas. Tiene que ser una pesadilla no.poder calmar el rugido hambriento del estomago. Pero aun tiene que ser más doloroso pendar que tu niñ@ se va a la cama sin poder cenar. Una pena que haya trabajadores/as pobres,esto si que es lo nunca visto.
    Saludos y besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poeta siempre hila trajes brillantes y exagerados, pero un día me contó una negrita subsahariana que su madre, cuando ella era niña, les ponía a ella y sus hermanos, piedras templadas a la lumbre sobre el estómago para que se durmiesen por las noche burlando el hambre. Espero que no lleguemos aquí a esos extremos, pero si no sucede es por la solidaridad de la población y no por las ayudas oficiales.

      Besos.

      Eliminar
  10. Una poesía tragica y desgarradora, triste pero la pura realidad de la vida, no tiene los bolsillos rotos, pero sí que tiene las manos abiertas pidiendo trabajo para dar de comer a su familia, para que su mujer le encuentre los bolsillos llenos y sus hijos se acuesten cenados y bien alimentados.
    Tu poesía me ha llenado de tristeza, la verdad es triste, pero es así y hay que aceptarla.
    Besos, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi intención no es tanto de fastidiar el estado de felicidad de la gente, como el de crear conciencia de que vamos hacia atrás como el cangrejo; que aun la gente que trabaja no llega a final de mes porque cobran salarios insuficientes para mantener la vida.

      Besos.

      Eliminar
  11. La voz del poeta es la que sabe describir mejor la realidad social que nos rodea. Este poema tuyo refleja muy bien próximas situaciones de desesperanza y crudeza.

    Me alegra que hayas puesto un libro de poemas en PDF. Mañana lo pasaré a un pendrive y lo imprimiré para leer más comodamente en la butaca durante la sobremesa. ¡Gracias!.¡Gracias!

    Gracias también por tu visita a mi blog. Me alegró mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Chela, por tu comentario y por bajarte el libro. Una cosa te garantizo: al menos el prólogo de María Jesús Muñoz es extraordinario.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Es la triste realidad que nos ha tocado vivir pero lo más triste es que muchas personas no tengan ni los medios más elementales para subsistir mientras otros amazan inmensas fortunas.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que está sucediendo, según las estadísticas: cada día hay mayor distancia entre los que tienen y los que necesitan.

      Besos.

      Eliminar
  13. ¿Ves?
    Te queda hermoso el poema, tu manera de decir sobre los estragos que está creando esta maldita crisis a la que nos han abocado aunque digan, así como el que no quiere la cosa, que hemos sido nosotros los que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades...
    ¿Posibilidades?
    Si algún día las hubo a parte de las suyas, nos las han quitado de cuajo.
    Dicho de manera poética hasta duele más y todo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo se puede agravar, también esta situación de desespero de tantísimas personas. ¿Imaginas cómo deben sentirse cuando escuchan que les culpabilizan de la situación por la que atraviesan? Todo es una indignidad, Marinal.

      Besos.

      Eliminar