19 marzo 2014

EL NIÑO Y LA ROSA


La belleza de la rosa,
la delicada fragancia,
la piel sedosa de un niño:
la espina es llanto,
su cuerpo tallo,
su piel esporas,
su boca risas,
y cuando duerme,
arropía y miel
hermanan tanta armonía
que el niño es rosa
y la rosa globo infantil.

40 comentarios:

  1. HAS TOMADO DOS PROTAGONISTAS A CUAL MÁS BELLO Y LOS HAS PINTADO CON TU SENSIBILIDAD. EL RESULTADO A LA VISTA ESTÁ PARA DISFRUTARLO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La sensibilidad del poeta necesita encontrarse con la del lector para que no pase desapercibida.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Hermosísimo, delicado . Miel y ternura. ¡Adoré !!
    La sensibilidad vuelta poema. Para morir de gozo. Para acariciar el alma.
    lo has bordado con hilos de luz. ¡Felicitaciones, españolito !!
    ¡APAPACHOS !! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No suelo escribir sujetándome a métrica o rima, pero hoy he hecho un ejercicio distinto con una mezcla de versos octosílabos y pentasílabos.
      Apapachos.

      Eliminar
  3. Buena metáfora has elegido para identificar al niño con la rosa y a la rosa con el niño.
    Un saludo y feliz día del padre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo habitual es identificarla con la mujer, con el amor... la piel y el aroma de un niño es también algo extraordinario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho tu poema, ¿eres extremeño? lo digo por lo de la arropía, tengo una amiga extremeña y solo se lo he oído decir a ella.
    Perdoona mi curiosidad.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, soy andaluz de Ojén (Málaga) y vivo en Sevilla. Antes estuve en Madrid y otros lugares. Podría decir que soy un paseado con el trabajo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ando un poco liado pero siempre encuentro un momento para leerte. Otra cosa es el comentario. Un abrazo "in itinere"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hace falta, Felipe. Saber que me lees y que te gusta, por eso vuelves, es suficiente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. El niño es eso y algo más difícil de definir.

    Magnífico poema, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya merecido ese calificativo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Amigo Francisco. ¡¡¡¡¡Cómo se ve que tienes nietos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mucho que uno disimule, el amor es como el humo que no hay forma de ocultarlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. La Naturaleza está cuajada de belleza, pero no todos sabemos contarla como tú.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos estilos distintos, Elena, pero tú sabes contar muy bien. Sabes que te admiro.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Delicadeza en estado puro.
    Bello poema, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jorge, por tu comentario.
      Un abarzo

      Eliminar
  10. Rosa y niño...Niño y rosa, cada cual y ambos unidos...qué cosa más hermosa...
    Mi gratitud por compartir y mi abrazo siempre, Francisco.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy me entretuve en medir versos de dos tamaños como un juego añadido, pero evitando la rima. Gracias siempre, María Jesús.
      Un beso.

      Eliminar
  11. A veces los niños no huelen como las rosas... pero, salvo en estas ocasiones que traigo aquí para desentonar un poco, los bebés emiten un aroma especial, sedoso y fragante, como la suavidad de su piel de rosa.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, Carmen, las rosas no huelen, pero siguen siendo hermosas.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Si que es así, huelen y saben a t¡rosas hasta en el tono de su pie. Muy tiernos versos animan hoy tu blog día del padre:-) Seguramente aun perdura el perfume de tus hijos en la memoria. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ternura de los hijos, renovada en los nietos, dura por siempre. Gracias, Katy.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Ternura de piel de rosa son los niños y su perfume es embriagador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué podría decir si no una maestra! Los niños son ternura y son esperanza.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Hola Francisco, bello poema a la Rosa y al niño, al niño y a la Rosa.
    Ambos delicados y muy sensibles. El niño es tierno, la Rosa es efímera. El niño tiene lágrimas, la rosa necesita lágrimas dulces para nacer y vivir.Una bella comparación porque Rosa y niño son delicados y sensibles a la hora de sus cuidados.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú, Isa, sigues siendo una rosa de tallo largo y de delicadas maneras. Si no me crees pregúntale a Antonio.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Hola Francisco, he tenido que abrir otro blog por culpa de algo que me da problemas que no me dejan muchas veces ni entrar en el y hoy otras personas ya ha tenido problemas también, aquí te dejo la nueva dirección, siento los problemas que te pueda causar:),

    http://piruja56.blogspot.com.es/

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos días está habiendo muchos problemas con Blogger. Espero que esto lo resuelva, Piru. Te seguiré fielmente.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Una sola palabra, pero tintada de añil y dando colorido al panorama.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Delicada y deliciosa comparación entre rosa y niño.
    Sí, admirado poeta, puedo ver la similitud entre ambos tal y como me has enseñado con tu precioso poema.
    Feliz día!.
    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Belén, tú siempre tan exquisita conmigo.
      Un beso.

      Eliminar
  18. ¿Qué decir ante tanta belleza?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado eso de« la rosa...globo infantil» suena tierno...un poema para achuchar...
    Abrazos de mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría, Ángeles, te agradezco tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Con toda la ternura que merecen los dos protagonistas. Un deleite.
    Besos anisados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uhmmm, qué ricos saben! Muchas gracias, Sara por tu fidelidad diaria.
      Un beso.

      Eliminar