23 marzo 2014

12 AÑOS DE ESCLAVITUD

Magnífica película al tiempo que muy cruda para los ojos de hoy, pero la esclavitud es ese oscuro pasado de la humanidad y la permanente tentación de la avaricia por recuperarla. La esclavitud como tal, es la propiedad de una persona sobre otra, como si se tratara de un animal doméstico, con el fin de sacarle toda su potencialidad de trabajo a cambio de la supervivencia, siempre con muy mal trato físico para lograr el sometimiento, cosa que hoy nos resulta violentísimo hasta hacia los animales. Pero, como digo, una realidad que ha llegado hasta el siglo XIX y que, de forma sutil, no deja de ser un deseo permanente también en el siglo XXI, aunque por otros procedimientos.


La película está basada en hechos reales ocurridos en los Estados Unidos a mitad del siglo XIX. Cuenta la historia de Solomon Northup, un culto músico negro que vivía con su famila en Nueva York. Solomon está tomando unas copas con dos hombres que con oscuras intenciones lo emborrachan, lo drogan y lo venden como esclavo y acaba en una plantación de Lousiana. Solomon es un hombre libre que no puede dar crédito a lo que le sucede, pero que lo comprueba en su castigada espalda de inmediato en forma de latigazos infames. Se resiste y lucha contra la esclavitud para poder reunirse de nuevo con su familia, pero no deja de escuchar entre sus infortunados compañeros de trabajos y cadenas: “si queremos sobrevivir, tenemos que agachar la cabeza”. 12 años de vida cercana a la muerte, de muerte que encuentran los débiles y los que se resisten a tanta indignidad. “No se les paga por trabajar, son mis esclavos”, dicen los latifundistas negreros. La violencia es la norma que conduce sus vidas a dar fruto o a terminar en la muerte. Pero Solomon conoce la libertad y en su mente está trazado el camino para volver a ella en cuanto le sea posible.


Película dirigida por Steve MCQueen y guión de John Ridley, basado en la biografía de Solomon Northup, mejor película en los últimos premios Oscar, mejor guión y mejor actriz secundaria, Michael Fassbender. Para muchos puede resultar una película excesivamente dura, pero así de dura ha sido la historia de la humanidad hasta no hace tanto tiempo. Quienes hemos dejado de ser jóvenes hemos conocido ramalazos de ese desprecio humillante a los negros y otras etnias, si bien no en la condición de esclavitud, ya abolida, sí en el menosprecio y el veto a no poder compartir espacios comunes. Hoy tampoco estamos demasiado lejos del desprecio que todavía siguen padeciendo muchos de ellos por ese racismo que algunos llevan en sus venas por generaciones.

44 comentarios:

  1. Película que habrá que apuntase para ver. Y que nos haga reflexionar. No creo que todo el mundo haya renunciado a tener otra vez a una parte importante de la humanidad bajo la bota de la esclavitud. Sólo hay que ver las justificaciones de los que ven bien contratos inferiores al salario mínimo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo no ha renunciado, sino que de hecho existe un nuevo orden social donde gran parte de la sociedad vive bajo el umbral de la pobreza y, por tanto, esclavizada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Película que, posiblemente, veré esta semana con dudas en cuanto a su calidad, aunque tu confirmas que la tiene; es la última de las que fueron nominadas a los oscar que me falta por ver y lamentablemente las anteriores no me han gustado casi nada, espero tener más suerte con esta.

    Me ha gustado lo que has dicho sobre la esclavitud y como la sutiliza de los poderes esclavistas la han sabido llevar hasta el siglo XXI.

    Un saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ni siquiera con tanta sutileza, Emilio, sólo que no llevan grilletes ni reciben palos físicos en las espaldas, pero sí en sus vidas quebrantadas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es un tema que como el del nacismo, nunca se agota. Creo que debe ser una gran película, por algo se ha ganado el Óscar.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es, es una gran película que tiene una indudable calidad como tal, pero también documental, de denuncia y de interpretación. Los temas universales son siempre exitosos y este no es un tema agotado, si bien ahora surge con otra apariencia. Mientras no se agote la ambición desmedia, seguirán surgiendo nuevas formas de esclavitud.

      Eliminar
  4. Debe ser buena, pero mi presupuesto para el cine no da para verlas todas, así que opté el sábado pasado por la risa y fui a ver "Ocho apellidos vascos", y no me arrepentí, aún me estoy riendo.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es buena y muy interesante y bien tratado el tema de la esclavitud, pero como dices, Elena, no podemos entrar en todas las salas de cine.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Francisco, me estas siguiendo desde tu blog? Soy rubén de http://pepitas-de-oro.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No desde mi blog, pero sí que he incluido tu URL en los blogs que sigo y así me lo irá indicando cada vez que edites algo nuevo. Por cierto, te sugiero que le quites esa traba molesta de tener que poner una serie de letras o números para poder editar un comentario.

      Eliminar
  6. La vi cuando la estrenaron y desde luego tiene escenas espeluznantes y tanto como las físicas lasque subrayan la impotencia del protagonista para demostrar ser quien en realidad es.
    Pero... ahora que no nos lee nadie, de ti pá mí¿crees que la esclavitud ha terminado?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo en lo de las escenas espeluznantes y, como no, no podemos dudar de que ahora tenemos otra esclavitud con otras formas distintas y también perversas sobre las que volveré.
      Un beso

      Eliminar
  7. Tema candente y actual aunque algunos traten de camuflarlo , pues aunque las formas son otras, el fondo es el mismo... por desgracia..
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, Pedro, claro que sigue siendo actual., y muy perversa.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Como han dicho varios, hay muchas formas de esclavitud que permanecen a día de hoy. La "mano de obra barata", las mujeres esclavas de sus parejas porque las maltratan... Sería interminable la enumeración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. La sociedad está dando un paso muy regresivo hacia sistemas que ya habían desaparecido, al menos en el llamado primer mundo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Me impresionan mucho los temas sobre la esclavitud. Pero me gustaría verla.
    ¡APAPACHOS !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película es impresionante como también lo es el tema y la pervivencia del mismo bajo otras capas menos visibles.
      Apapachos.

      Eliminar
  10. Donde existe la esclavitud, es negada la dignidad humana, y avergüenza a todos los que dicen ser misericordiosos o comprometidos con los débiles y vulnerables del mundo. Los derechos humanos no son otra cosa sino la insistencia en la erradicación de la esclavitud y de la coerción en todos los aspectos de la vida. Pero aun así, en el umbral del nuevo milenio, seguimos encontrando formas viejas, y lamentablemente, nuevas de esclavitud, ya que miles de personas de todo el mundo viven y mueren como esclavos en una forma u otra.
    Muy buena,entrada!!
    Cariños...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo puedo hablar de lo que conozco y sólo tengo algunas ideas de lo que sucede en otras partes del mundo, pero sin dudas que vivimos otras fórmulas de esclavitud. Cada persona que no puede alcanzar la dignidad de persona, es un esclavo aunque no le den latigazos físicos ni arrastren cadenas. Cada persona que, como sucede en la frontera sur de Europa, pone su vida en riesgo y se somete a la disciplina de mafias para cruzar a un paraíso que sueñan mejor, empujados por la hambruna, es no sólo una indignidad humana, sino una forma de esclavitud. Cada persona que vive en la pobreza extrema, aun teniendo trabajo, es igualmente una forma de esclavitud... Es un tema inagotable, aunque con nuevas apariencias. Aquí no podía ocuparme más que de la película y dejar la sombra de otros estilos existentes y sutiles que no usan cadenas, pero sí esclavizan.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Lo estudie en el colegio a fondo porque ya sabes que me crié fuera de aquí. Pero desde que vi a serie de Kunta Kinte a saltos porque no podía soportarlo, ni cuando las matanzas de los Ku Klux Klan estoy incapacitada mentalmente para ver ninguna película. Hya muchas esclavitudes que desgraciadamente siguen actuales.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tremendo el sufrimiento al que unas personas someten a otros desde tiempo inmemorial. Y lo peor de todo es que aparecen nuevas formas, aunque parezcan menos virulentas.
      Besos

      Eliminar


  12. Existe un lugar donde todo es posible...
    Donde todo es verdadero, donde se siente paz,
    donde las flores tienen un aroma especial,
    y los abrazos van acompañados de una esencia diferente.

    Y en este lugar…
    ¡¡El corazón!!

    Es donde yo acojo al amigo que tiene la amabilidad,
    de pasar a visitarme y dejarme
    unas palabras salpicadas de cariño cada semana.

    Besos y abrazos multicolores en este domingo,
    para ese especial amigo hoy mañana y siempre!!

    (La hemos visto y realmente hay escenas impresionantes
    que son muy difíciles de olvidar, porque en un tiempo
    no muy lejano ha sido una realidad que llevan gravadas
    en sus carnes todos los descendientes de los Kunta Kinte
    y Solomon Northup existentes...)

    Atte.
    María Del Carmen




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María del Carmen. Tus comentarios son siempre un elixir que entona armonía.
      Besos.

      Eliminar
  13. La dureza de la vida, por mucho que se quiera amortiguar, ha existido y aún hoy en día existe aunque queramos, queriendo unos y otros sin querer, obviarla.
    No he visto esta película,pero la he de ver y a buen seguro que sufriré, pero estas cosas hay que sentirlas para sentir también la solidaridad.
    Hay formas de esclavitud más sutiles, pero que también lo son e imagino que vamos entendiéndolo ahora más que nunca.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso creo que trata la película, de sensibilizarnos sobre este tema, no tanto de contar una vieja historia de hace siglo y medio, sino de prevenirnos sobre el dolor y el sufrimiento humano del que no debemos participar ni consentir.
      Besos.

      Eliminar
  14. Una buena película, con un buen tema, buenos actores y buen guión...¿qué más se puede pedir...? Intentaremos verla, Francisco...Gracias por informarnos, buena reseña, amigo.
    Mi felicitación y mi abrazo siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes ocasión de verla, no te arrepentirás. Es necesario ver la cruda realidad de la vida para que las injusticias nos levantes contra ellas.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Aún no la he visto, pero por tu reseña y pro todos los comentarios que ha generado, es sin lugar a dudas, una gran cinta. Habrá que verla.

    La esclavitud sigue campeando de la mano de las injusticias sociales.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es, Rafael. Ya sé que hoy hay otros estilos más sutiles de esclavitud, pero es necesario conocer esta realidad bárbara para no consentir que el mundo derive hacia sistemas similares.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Hola Francisco, había visto que tiene muy buenas criticas y que era muy buena la película, ahora con tu reseña y recomendación desde luego que no hay que dudar en verla, gracias por informarnos y compartir tu opinión que siempre es muy sabia querido amigo:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde mi punto de vista tiene dos cualidades indudables la película: reconocida por Hollywood como la mejor película del año, y el tema de la esclavitud que nos hace retorcernos de dolor ajeno y que espero sirva de acicate para que luchemos por todo tipo de esclavitudes.
      Un beso.

      Eliminar
  17. or lo que explicas la película deber ser muy dura, aún me acuerdo cuando leyendo La cabaña del Tio Tom lloraba a moco pelado, me gustaría verla pero me temo que me voy a "gincha" de llorar.
    Gracías por tu visita, la alegría la perdi en los momentos en que sucedieron los obitos, ahora solo siento un recuerdo cariñoso hacia mi amiga y mi cuñado, hacia la persona que ahora está sufriendo la enfermedad me siento impotente por no poder ayudarla en los momentos que está pasando.
    Besos, te deseo una feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero esas lágrimas, Demófila, son la vacuna para que nos opongamos a toda suerte de esclavitudes.
      Un beso.

      Eliminar
  18. No la he visto pero imagino que trata a la perfección el tema de la esclavitud y lo hace del modo que su trato es universal. Aunque el director coloque una historia delimitada por un tiempo y un espacio concretos, se podría llevar con ligeras alteraciones tanto a tiempos pretéritos como al más inmediato presente y aún futuro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego las esclavitudes actuales no tienen mucho que ver con aquella de hasta el siglo XIX, pero el hombre no ha dejado de ser esclavo de otros en ningún momento. Si puedes, no te la pierdas.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Aunque es una actitud deplorable la de los explotadores, ni por asomo tiene algo que ver el abuso y las situaciones de explotación en el ambito laboral o la de los ricos sobre las capas más humildes en nuestros paises “desarrollados” con las de la esclavitud no sólo en siglos pasados, con el abyecto comportamiento de los negreros, sino en la actualidad, en lugares del mundo en los que la vida de los sometidos se parece más a la esclavitud, a la disposición de otro ser humano como propiedad, sin que la víctima tenga libertad, ni siquiera voluntad para decidir nada sobre sí mismo. Hoy he visto en el telediario una noticía sobre las hijas prisioneras de un rey, su padre, que ilustra bien lo dicho. Qué puede parecerse más a esto que la de la niña que sin voluntad es entregada y sin cultura, sin remuneración, sin derechos de ninguna clase, sólo tiene como obligación la de obedecer a su padre, hermano, esposo…, sin posibilidad de elegir lo que no conoce, de decir: me despido, ya buscaré otro camino.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás, no estoy seguro, a esa otra esclavitud actual no le llegan los palos físicos, los azotes restallantes en sus espaldas, pero esclavitud al fin y al cabo. Creo que todos debemos escandalizarnos y conmovernos con esas imágenes para evitar que esto vuelva a suceder y para evitar los casos actuales con todas nuestras fuerzas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Hola Francisco, sí es muy bonita la película. La vimos y la verdad que da que pensar como podemos ser tan malvados de esclavizar a otros seres humanos como nosotros.
    El músico lo pasa francamente mal, y su familia más. Se vuelve a reencontrar con ellos cuando ya es abuelo,...
    Francamente merece la pena verla, eso sí, tener a mano varios pañuelos porque os vais a inflar a llorar.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la has visto, Isa, no tengo nada más que añadir, es tal cual dices.
      Un beso.

      Eliminar
  21. Una crónica perfecta, aunque aún persisten ciertos modos de esclavitud. Por aquí, los niños en los basurales, en las calles, en talleres clandestinos... En fin muy duro, es por eso que no la vi, no porque no lo sepa, sino porque me hace mal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doblemente gracias por entrar y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Tu crítica me anima a verla, este fin de semana. ¡Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sara, por la confianza que depositas en mí.
      Un beso

      Eliminar