17 noviembre 2013

TROPEL


En el tropel rompiente de las olas,
una cuadra de potros
de nácar. En el rompiente
de tu sonrisa;
la levadura,
el pan con el que alimento mi sueño
endémico. En la paz
beligerante de la espera,
miedo; miedo a no saciar
la hambruna
de no ser devorado
por la memoria de la carne
en tu boca:
trasiego de viejos ensayos
que va trazando nuevos surcos
para la sementera.

48 comentarios:

  1. Una preciosa comparación. Un tropel de amor casi nada.
    Bss y buen domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Katy. Me hacen feliz tus comentarios.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Unas imágenes llenas de fuerza, de deseo y de esperanza en esa sementera que se adivina.
    ¡Qué bien escribes, compañero!
    Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tracy, ¡cómo me pavoneo con tus palabras!
      Un beso.

      Eliminar
  3. El símil es perfecto...un tropel de caballos sobre la espuma de las olas con la boca que con sus besos te inspira esto tan potente como hermoso.
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sabes de imágenes, Marinel, y te agradezco el comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Hoy estás desbocado Francisco.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como potro salvaje, ¿verdad, Elena? Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Ese tropel enloquecido de caballos , preciosa imagen.
    Te habrás dado cuenta que me gusta poner nombres a mis amigos blogueros, de acuerdo a lo que escriben y cómo lo escriben. Tú eres EL REY DE LAS METAFORAS.
    ..." miedo, miedo a no saciar
    la hambruna
    de no ser devorado ..."
    Me has devorado a mí de sólo leerte , tal es la fuerza que tienen tus versos hoy.
    Hoy tu poema es ese collar de jade que tanto anhelo ...
    ¡¡APAPACHOS !!
    ¡FELIZ DOMINGO !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preferiría ser el rey del mambo, pero ya no estoy para bailes. Jajaja.
      Apapachos.

      Eliminar
  6. Feliz domingo amigo Franciscos, amigos todos de este poético blog. Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ángel. ¡Qué bien me miras!
      Un abrazo

      Eliminar
  7. No hay nada mejor que la metáfora de los caballos para reflejar el ímpetu propio.
    Muy logrado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El símil queda muy bien con los caballos, en cambio y hubiera sido un mulo me habría llamado bestia. Jajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. La vida es un tropel de caballos desbocados que danzan entre las olas y tú lentamente has ido trazando viejos y nuevos surcos para la sementera que se erige implacable, entre las sombras…y una boca que tienta. Me gusta tu forma de decir.
    Besos Francisco y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me ha gustado tu forma de comentar. Gracias, Ceciely.
      Un beso

      Eliminar
  9. Imagen y poema que denotan la fuerza de la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con frecuencia no gozamos las fuerzas que mostramos, pero la literatura no deja de ser impostura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. En el tropel de blogs de la red, la serenidad y sensibilidad del tuyo. Un abrazo Desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por esa comparación en la que tan favorecido salgo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Hola Francisco, veo que sale el poeta con ese tropel de potros de nácar , boca que sonríe y espera sin miedo ser besada.
    Feliz semana.
    Un abrazo
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivimos del amor, por amor y para el amor, Sor Cecilia. Sólo intento dar aquello que he recibido generosamente.
      Un tierno abrazo.

      Eliminar
  12. Desde el tropel de esta agitada vida que se empeña en hacer de la prisa y las barbaridades una espiral para envolvernos a todos, te envío mi silencio y toda la paz que puede salir de mi corazón . Desde la calma y la paz , mi abrazo para TI , Francisco .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu silencio es muy audible para mis sentidos, Charo. Desde el aplomo de mis días.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Hola Francisco, si tu amor tiene el mismo ímpetu que ese tropel de caballos que contenta debe estar tu querido amor, que bonito debe ser que te quieran así, sed muy felices amigo:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudes de que soy imperfecto; pero eso sí, me esfuerzo por hacerlo todo bien.
      Un beso.

      Eliminar
  14. El tropel de caballos de la vida, del amor, del propio corazón.
    Bocas, risas, besos, hambruna, "el pan con el que alimento mi sueño
    endémico"
    Bellos versos, Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ojos. Sé lo que ven mis ojos cuando la niebla, pero no imagino cómo se ve la vida con ojos de niebla. Imagino que muy bella por lo que leo.
      Un beso.

      Eliminar
    2. No sé si has pasado por mi humilde casa, nada que ver con la tuya, allí seguro que ves o intuyes lo que veo...
      http://losojosdelaniebla.blogspot.com.es/

      Abierta está mi casa

      Buenas noches, un beso.

      Pilar

      Eliminar
    3. Ya pasé por tu casa, Pilar, y descubrí la belleza de tus ojos y la injusticia de nominarle como "de nieble"; también he descubierto que tenemos un montón de amigos comunes, lo que ha hecho sentirme muy cómodo.
      Un beso.

      Eliminar
  15. ¡Alégrate! Que una nueva semana comienza en unas horas y es momento de dejar atrás la pereza. Viva cada día al máximo y has que todos los días haya fiesta. ¡Ten un lindo lunes!

    El equipo de acompáñame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te respondo el lunes, como verás, pero parece que adivinabas que hoy para mí se presentaba un día de esos innombrables donde la pereza se alza con el cetro de la misma vida.
      Un fuerte abrazo, Equipo.

      Eliminar
  16. Ese tropel que ha salido de tu corazón está simbolizado por esos caballos en el mar, ¡que bonito el mar!, no hay lugar igual para el amor que el mar.
    Gracías por tus condolencias y por tu visita.
    Un beso para Pepita y para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para algunos, el mar es una constante, no importa que estemos lejos o cerca.
      Un beso doble.

      Eliminar
  17. Que bonita es esa paz no? el sentir la naturaleza en todo su esplendor. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos parte de la naturaleza, por eso, cualquier metáfora del medio natural nos cuadra y nos encuadra.
      Un beso.

      Eliminar
  18. Ese tropel de olas y de potros, que son sonrisa y levadura del pan de los sueños...Esa pasión desbocada, que nos hace rebeldes e inmensos, como la naturaleza, cuando contemplamos el guiño y la alegría del ser amado...Arrolladoras metáforas, que nos elevan más allá de los límites de la realidad y nos hacen tocar la belleza del arte, amigo.
    Mi felicitación y mi abrazo grande por la fuerza y el amor que pones en las letras.
    Feliz semana, Francisco.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y arrollador comentario, como epílogo o punto final de todo lo posible.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Mientras haya alguien que nos regale una sonrisa, se abrirán nievos surcos de esperanza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando vamos al médico los mira las constantes vitales; las espirituales se miden en grados de esperanza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Una sonrisa de caballos de nacar y el miedo a no ser alimento de quien sonríe. Grandes comparaciones nacidas de un amor que inspira versos. Cada vez que respiras seguro que lo haces con rimas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No exactamente. Hubo un tiempo en el que escribía rimas y metros, pero ahora voy como despeinado por los campos líricos, en plena libertad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Jugando a rodios, Don Francisco? Con la que está cayendo y mira tú que sacrificar caballos...
    Rainbow

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea, que ni conciso ni exuberante. Precisamente en ese nivel de mediocridad en el que yo mismo me considero. Pues ha estado usted muy acertado, Sr/a anónimo.
      Se ve que tenía mucho empeño en colocar su comentario y le ha salido doble, así que si no le parece mal borro el segundo por aquello de la estética, ¿le parece? Por cierto, no sé dónde ha visto el holocausto, pero en este altar no se ofrecen sacrificios animales, sólo buenos propósitos.
      Espero seguir viéndole por esta casa y, a ser posible, sin careta de anonimato.
      Un alegre saludo.

      Eliminar
  22. Hola Francisco, tus palabras galopando como esos caballos sobres las olas espumosas.
    Bellas palabras y preciosa la imagen.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isa, por tu alegre comentario. Así he imaginado hoy las olas, como corceles brincando.
      Un beso.

      Eliminar
  23. Ay!! ése ímpetu con la fuerza de un caballo de nácar...! ni pegaso podría hacerte sombras cuando sales al galope entre la espuma del mar.
    Debe ser el amor sereno de una vida compartida, que a veces, desea desbocar recorriendo los pliegues de una piel conocida y quizás al mismo tiempo, desconocida.

    Me gustan tus versos cuando estas sereno, y... cuando andas embravecido!!
    Un abrazo.

    PD
    Tengo el mejor de los maestro,
    estimula mi trabajo, lo empuja.
    Me muestra errores sin corregirme,
    con la seguridad de que un día
    yo misma seré capaz de ver la luz.
    Me alienta a continuar nadando
    entre letras que ambicionan ser ola,
    navegando en un dulce océano
    que no sé en qué malecón arribará...


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso y muy completo comentario, Asun. Me alegro por todo eso que dices.
      Un beso.

      Eliminar