27 julio 2013

PASEANTE

Me gusta pasear las calles cuando hay gente y cuando están desiertas. Suelo llevar la cámara conmigo, un compacto que se pierde en la palma de la mano y lo hace todo de forma automática, sin enfoques, sin otro artilugio que el automatismo y la pericia de ver con los ojos aquello que quisiera captar con la cámara.


Me gusta pasear por lo nuevo, por lo desconocido, descubriendo esa urbe que se levanta sobre las viejas huertas, sobre los campos en barbecho y los higuerales improductivos. Es julio y busco la sombra. De repente, tanto por el paisaje conocido como por el novedoso, me doy cuenta que mi mente no está en el hoy sino en ese ayer remoto de la infancia cuando los nombres eran otros y la fisonomía era menos reluciente. Me gusta descubrir los vestigios de lo antiguo entre la mucha remodelación urbanística de los años del fulgor económico y reconocer en los descendientes a los moradores de aquel otro tiempo.


Hay un Marbella del lujo, del brillo, de la lujuria, pero hay otro Marbella entrañable y no soñado, sino veraz y con una larga tradición e historia que entronca con la mía, con mis vivencias de niño y adolescente. Esa historia que se me enreda a cada paso cuando doblar una esquina es revivir nombres, vivencias  y recuerdos.

36 comentarios:

  1. Guauuu, pasado y presente de la mano, que hermoso, y a la vez, que diferente. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Observando el pasado desde el presente, algo de lo que no es fácil escapar.
      Besos.

      Eliminar
  2. Aunque ahora las calles se vean diferentes por culpa del modernismo, en nuestras mentes perduran las de antes, las que vemos con ojos infantiles.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perduran, Rafael, aquellas sobre las que uno ha crecido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me ha encantado descubrir ese contraste entre las dos Marbellas...y volver a tu infancia donde todo era menos novedoso y chocante, pero más auténtico y genuino...Ese niño/a que fuímos siempre va con nosotros recordando y viviendo...Una gozada.
    Mi felicitación y mi abrazo siempre,Francisco.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, María Jesús.
      Besos.

      Eliminar
  4. Me encantó ! El ser humano siempre quiere y necesita volver a sus orígenes.Tu texto me hizo sentir "saudade" por el pueblito que me vio nacer . Te entiendo .Me pasó hace algunos años visitar mi colegio de monjas con un matrimonio amigo , fui con tanta ilusión y me encontré con casi NADA de lo que había amado. Todo cambia. cuando recuerdo esa experiencia , lamento haber ido.
    GIREMOS !! como dice Maite. Mi reino por una cámara como la tuya que haga todo sola y me salve de mi torpeza.Claro que como no tengo reino, no tendré cámara.
    ¡APAPACHOS !! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me satisface haberte llevado esa sensación, pues el regreso a los orígenes siempre es muy agradable.
      Apapachos.

      Eliminar
  5. No podemos evitar comparar, las ciudades evolucionan como nosotros, y lo hacen unas mejor que otras, la Marbella antigua que conozco es por fotos, la nueva si que la he visto personalmente y prefiero aquella, solo que ya es imposible, es como retornar a la juventud, solo se hace con el recuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las imágenes en blanco y negro hablan de nostalgia para todos en general, para quienes lo hemos vivido, revivir el pasado.

      Eliminar
  6. Tienes suerte al estar en un sitio donde puedes pasear en verano, pues yo por esta época tengo que alimentar mi galería de Flickr con las fotos hechas en invierno o en primavera, ya que ahora es imposible con el calor ir a ninguna parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, en Sevilla, por ejemplo, hay que esperar a la noche.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Los recuerdos de la infancia se clavan en nuestra memoria y nos hacen ver el presente -que ya existía en la niñez- con una perspectiva muy diferente a la del visitante que se encuentra con ello por primera vez.
    Es como cuando nos encontramos con gente que conocimos de muy jóvenes. Los vemos de otra manera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Francisco... te conozco de B.M. pero no conocia tu blog... me hice seguidora tuya.
    Te visitaré cuando pueda, y comentaré tus entradas.

    Yo no conozco Marbella, pero en Cataluña, ocurre lo mismo. Me gusta visitar la parte antigua y como bien dices se disfruta mas cuando no hay tanta gente paseando por sus calles.
    Un abrazo
    Leonor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un feliz encuentro, Leonor. Gracias por llegar hasta aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. De vez en cuando es un ejercicio sano para la mente y el alma pasear sin rumbo por las calles de una ciudad y aspirar las sombras de su pasado, recopilarlas en la mente y reconstruir los colores de un tiempo que se fue. Y este ejercicio es aun más grato cuando se trata de la ciudad de la infancia, por supuesto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. A pesar de que ese edificio esta remozado, conserva lo esencial la estructura y, ocupa el mismo lugar en el espacio, algo importante para reafirmar recuerdos y refréscalos, en otros casos el progreso, se llevan por delante los elementos físicos, pero no nuestros recuerdos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esas calles, en esos edificios, los encuentros, las amistades, los compañeros de instituto...
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Está claro que existe una Marbella del lujo, pero también un pueblo que trabaja ajeno al oropel.

    Me encanta ver imágenes del pasado comparándolas con las del presente.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existe un Marbella entrañable de gente trabajadora, emprendedora, sencilla, humilde...
      Besos.

      Eliminar
  12. Si a alguien le gusta lo antigua es a mi, y me gusta conservado tal cual, sin mucha reconstrucción ni restauración, porque hasta esto hay que hacerlo con cuidado para no estropearlo. Yo conocí Marbella cuando aún no había empezado el boom turístico, luego también estuve varias veces, pero me no he encontrado las imágenes que tengo en la retina en toda la costa del Sol.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Katy, pero lo que sucede en este caso es que todo o prácticamente todo está transformado.
      Besos.

      Eliminar
  13. Casi siempre nuestras sensaciones más profundas son aquellas que acompañan nuestros recuerdos y que no siempre coinciden con lo que nos venden los folletos publicitarios.
    Te comprendo porque a mí me ha ocurrido igual en algunos lugares muy entrañables para mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Tracy, las que tienen que ver con nuestra etapa de crecimiento físico e intelectual.
      Besos.

      Eliminar
  14. QUE LINDO QUE LO PASAS FRANCISCO, DAN GANAS DE IRSE PARA ALLÁ EH?.
    PRECIOSAS Y ENTRAÑABLES REFLEXIONES.
    UN BESO GRANDE QUERIDO AMIGO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo para ti, Luján, no todo es pasarlo bien, pero procuro contar lo plácido y no los inconvenientes, algo que no es achacable a la ciudad sino a mí mismo.
      Besos.

      Eliminar
  15. Yo también prefiero la Marbella de siempre al relumbrón de las nuevas urbanizaciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la del relumbrón le falta el pulso humano, pero lo cierto es que es todo un espectáculo incluso arquitectónico.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Me gusta pasear de tu mano, que me hace ver a través de tus ojos,

    Gracias,

    Besos fuertes ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo encantado de que te cojas a mí e ir explicándote cada rincón, cada paisaje.
      Besos.

      Eliminar
  17. ´Vestigios del pasado sembrados en tus palabras y en tus imagenes para devolvernos rincones entrañables. Me dejaré guiar por tus letras aún no conociendo Marbella.

    Y si alguna vez llego hasta allí prometo avisarte.
    Un beso Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estaría encantado de ser tu cicerone, pasear sus calle y de paso contarte mi juventud localizándola en los espacios.
      Besos.

      Eliminar
  18. Hola Francisco, los tiempos cambias y las ciudades también. Lo único que no cambia son las vivencias que están ahí en una apartado de nuestro corazón. Estas perduran en el tiempo tanto las vivencias malas como las buenas. Seguro que tu adolescencia por el Marbella antiguo son experiencias inolvidables de un chiquillo corriendo por los trigales.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Isa. No precisamente por los trigales que estaban más alejados de la ciudad, pero las huertas y los sembrados estaban a las puertas donde hoy son hoteles y urbanizaciones, también los sembrados de cañas de azúcar.
      Besos.

      Eliminar