13 julio 2013

CHAPOTEO MARÍTIMO

Paseo por la orilla,
—los pies descalzos—
un columpio de agua
de continuas embestidas
me ofrece la copa espumosa
de sal yodada,
iniciática del baile
con el que celebrar
el húmedo encuentro.

Fotografía de José Antonio Tamayo

Llega acariciando
y se retira como escarbando el suelo
en cada una de sus unidades y partículas:
masaje y vértigo
una misma mixtura
con la que me embriago.

Ladra un perro;
a lo lejos, un vigía de mis pasos
desde algún lugar acusa mi presencia,
pero los rayos nacientes
son un tul que nubla
la panorámica media
con tornasoles bruñidos.

No estoy sólo más que en apariencia;
sé que no estoy solo,
pero el columpio de agua
—con su música de balancín—
y la coda ondulada de mis pensamientos
arrean al centauro que galopa en mi pecho
por los festones líquidos
de encajes furtivos
y van dejando en pos huellas breves
que al poco barre el borrador
de un nuevo empellón de agua marina.

35 comentarios:

  1. Y volvemos a la atraccion del mar, curiosamente yo escribí algo hoy (en mi otro blog) también relativo al mar que tiene un gran poder sobre mi, siempre que voy a él ahuyenta mi intraquilidad y mi estres, para mi ha sido siempre la cura de muchas preocupaciones
    Feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Rita, coincidir contigo en la placidez del mar, fuente agitada de vida, para mí en estos momentos de placer, dicha y relax.
      Besos.

      Eliminar
  2. Cuando leo tus poesías a la mar, se me hace más largo el tiempo que me queda para estar junto a ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mi intención sembrar en ti la inquietud ni en nadie la envidia o la añoranza, sino aplicar al monstruo marino una mirada amable con su puntito de sal. Que en tus cercanas vacaciones saborees la dicha diaria.
      Besos

      Eliminar
  3. ¡Convídame un poquito de tu mar !! Nosotros no lo tenemos.

    me encantó tu poema. ! Es precioso, como todo lo que escribes.

    ¡APAPACHOS !!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú el agua dulce correntina con vocación a mar en su fluir; yo agua salobre que abre los brazos mirando al sur, esperando el dulzor de tus moléculas en el abrazo.
      ¡Ven a mi fiesta, apapuchémonos!

      Eliminar
  4. El mar siempre ha sido cómplice de la inquietud humana pero tu poesía nos muestra la calma que puede traernos cundo sabemos como mirar.
    Muy bueno!!!
    Cariños....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la mar la contradición del origen de la vida y el símbolo de lo tortuoso y la muerte. Yo, desde la orilla, le aplico la mirada amable al igual que hago con tu comentarios.
      Besos cómplices.

      Eliminar
  5. Hola Francisco, el mar que tanta furia nos ofrece algunas veces, como es capaz de cuando vamos paseando por su orilla y empapándonos de el, como es capaz de serenarnos de esa manera tan bonita verdad?, me encanta pasear descalza por su orilla y sentir el vaivén de las olas en mis piernas:), bonito poema que nos dejas amigo, cuídate.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tu comentario se te ha deslizado una palabra amorosa que tanto te agradezco, Piru: cuídate tú también.
      Besos.

      Eliminar
  6. Me gusta el mar, me gusta lejos de la playa, me gustan sus abrazos, su sabor, su color, su mirada, creo que el mar mira.
    Me han gustado tus versos. Como siempre.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta ahora me apoyé en la memoria; hoy estuve por primera vez este verano en la playa y he podido confirmar que aún tengo buena memoria. Gracias siempre, Ester.
      Besos

      Eliminar
  7. Ahora te conozco, Ester; a mí me gustas tú, tu verbo, tu sonrisa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Leer tu poema ahora mismo, con el calor que hace, me ha supuesto casi como meterme en el mar.
    Es un poema muy sereno, transmite paz, así como la gran admiración hacia el mar (quién no lo contempla y se maravilla).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dicho que eres selectiva y me regalas con tu visita y opinión. Muchas gracias, Isabel.
      Besos.

      Eliminar
  9. Suertudo.

    Un abrazo y continua dándote remojones en el agua por los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ánimo, Emilio, donde comen dos, comen tras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. El mar y tú en paz y armonía,
    sin bravura marina.
    Bello poema,es un canto de versos,
    al mar salado de nuestra vida.
    El mar que nos cobija en sus aguas,
    el mar que nos da vida.


    Un abrazo fraterno de MA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario versificado, MA.
      Besos

      Eliminar
  11. Dejé un comentario anoche, pero veo que no está. Se lo habrá llevado el mar que como dices borra lo bueno y lo malo.
    Disfruta y buen finde.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos son los misterios de la Red que son incomprensibles.
      Besos

      Eliminar
  12. Soy de tierra adentro, quizá por ello, cada año, guardo unos días para empaparme de mar.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De tierra adentro, pero con alta sensibilidad para intelectualizar la mar entera.
      Besos.

      Eliminar
  13. Estos días He estado en un remojo continuo, pero ¡en Cáceres! Allí me tomé un para de cervecicas con tu prima. De vuelta en casa retomo mi actividad por breve tiempo. Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya comentario que me ha salido. Las cervezas eran un par.

      Eliminar
  14. ¿Tan dormida estoy que no veo el comentario que te dejé ayer? jo, pues sí que estoy dormida porque no le veo, Francisco.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. ¿Puedes mirar por favor si voló a otro lugar equivocado? quedó enganchado como spam, seguro que ahí quedó atrapado, a mí me pasa con algunos comentarios vuestros que no lo son.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No encontré nada, María. Tampoco soy muy perito en informática, así que no he sabido encontralo.
      Besos.

      Eliminar
  16. Lo manifestado por la profesora Lucía Prieto Borrego, “para mí la recuperación del patrimonio histórico de Marbella es una militancia", personalmente quitaría lo de Marbella y pondría España, estamos en unos momentos que el patrimonio histórico también se lo quieren llevar al huerto, no me extrañaría que en sus mentes tengan como vender la Alhambra por apartamentos, si no recuerdo mal aquel constructor llamado "El pocero" ya lo propuso.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco el comentario, Emilio, pero te ha salido en la entrada del día de ayer. ¡Cuántos milagros! El de María se ha perdido y el tuyo se ha cambiado de lugar.
      Un abrazo.

      Eliminar

  17. "...Llega acariciando
    y se retira como escarbando el suelo.."

    seductora muy seductora,

    Besos muchos ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tramos. Para mí la poesía es sugerencia, insinuación, seducción.
      Besos.

      Eliminar
  18. Al compás del chapoteo, cercano y tangible, nos vas dejando una reflexión...No estás solo, no. Dentro de nosotros llevamos la esencia de esa Providencia, que nos acompaña, nos impulsa y nos guía...Precioso poema, que nos invita a disfrutar del agua, de la naturaleza y sentir cerca la presencia espiritual, que nos llena y nos engrandece.
    Mi gratitud y mi abrazo inmenso por tu buen hacer, poeta y compañero de letras.
    Feliz domingo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enséñame, María Jesús, enséñame a leer, a escardar el sentido último entre los surcos que trazan las letras.
      Besos.

      Eliminar
  19. Oh, el mar! Ese gran hacedor de ensueños y desgracias, de letra maravillosas y también trágicas. Tu inspiración siempre está en los detalles. Besos.

    ResponderEliminar