25 junio 2013

DESFILE NOCTURNO



En mi mesita de noche
anida una luciérnaga
que acompasa mi vigilia
y la endulza a voluntad
—con música y palabras—
iluminando la penumbra
y proyectando sombras.

Me abate el cansancio;
no quiero saber qué hora es,
entorno los ojos
y un desfile de nombres sin voz
pasa ante mí en formación caótica:
detrás de cada nombre, un problema;
detrás de cada problema, un borbotón sangrante;
detrás de cada sangrado, una vida sajada;
detrás de cada sajadura...
el deshilachado de una existencia.

Llevo la mano hacia la luciérnaga
y no me rehúye,
la acaricio y suena la radio:
allí otras voces,
otras historias descosidas
e igualmente sangrantes,
voces anónimas que se muestran
con suspiros lastimeros...

Cuando la madrugada es un páramo,
se hacen audibles sollozos y lamentos,
las voces opacas

que se nos sedimentaron en el alma.

64 comentarios:

  1. Esa luciérnaga que anida en tu mesita de luz se parece a la mía. Cuando era joven , ni me acordaba de la radio, ahora esas voces lejanas me acompañan.
    Toda la noche hablan y suena la música. Los años traen estas cosas. Muletillas que atemperan la soledad. ( hablo por mí ).
    besos del alma.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los años se modifican las costumbres y se duerme durante menos tiempo. Yo no soy muy dormilón (nunca lo fui), pero descanso bien.
      Besos del alma

      Eliminar
  2. Paco, cómo me solidarizo contigo!

    Mi luciérnaga, prima hermana de la tuya, ya me está susurrando como todas las noches.

    Qué hora es? Miro y me parpadea las 00:43
    Me queda un ratito, si es que consigo abandonarme en los brazos de este amante nocturno que me rehuye noche tras noche...!

    Besotes!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo suelo abandonarme de inmediato y suelo despertar acompañando el renacimiento de la luz.
      Besos.

      Eliminar
  3. La mía decía el paso de los minutos en el techo, ahora esta de vacaciones, la hora no me importa y el sonido sale de un pequeño transistor que sin tener pies, ni alas, se mueve por la cama, desaparece a ratos, se baja al suelo... pero no se calla. Una curiosa entrada, te la cambio por un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Y por la mañana tienes que buscarlo antes de tirar de las sábanas para no malherirlo. ¡Qué bueno! Este poema está escrito a pleno día, pero no me negarás que la noche es propicia para este tipo de meditaciones embarulladas.
      Besos

      Eliminar
  4. Hola, Francisco:

    La mía me acompaña desde hace mucho tiempo, ha cambiado de casa conmigo, de ciudad, de cama, de mesita de noche... pero sigue ahí alumbrando, hablándome mientras me voy quedando dormido y, sin consideración, me despierta a la cinco de la mañana. No sabe que la tengo programada...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cantinela de la que hablo es esa que nos acompaña a todos, Rafael, esa que va en nuestro circuito impreso y no consume pilas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Cuando se apague la liciernaga, no dejes de escuchar en sueños esas voces hermosas de niños cercanos que recuerdan que vale la pena esperar la luz del nuevo día.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito, AKE, y qué bonito fue vernos cara a cara y contarnos cosas. El día siempre disipa los pensamientos tortuosos.
      Besos

      Eliminar
  6. La mía también me acompaña, silenciosa porque he hecho que enmudezca. De vez en cuando la miro, no dice nada, otras veces no la veo, pero ella oye mis ronquidos. ¡Y no se queja! Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no es sorda, que lo dudo, también debe escucharme a mi tañer instrumentos de viento cada noche; no tienes la exclusiva, Felipe.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Quería decir:

    La noche está llena de historias tristes para no dormir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y son esas historias tristes que nos hemos llevado a la cama, recopiladas a lo largo del día. Por ahí van los tiros.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. La noche es propicia a las expansiones de todo tipo,y, cómo no, a las dolorosas, a todos esos avatares que acometemos a lo largo y ancho del día,nos dejan poso y se van.
    La noche es un hervidero de pensares que puede culminar al llegar el día en cóctel insufrible.
    He de añadir,que también la noche puede ser mágica,hechizante y bella. Como todo, tiene su yin-yan
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos dejan poso y se van al hervidero de los pensares. Pues sí, eso es todo, Marinel.
      Besos

      Eliminar
  9. Las voces en la noche...Esas voces, que son vida y laten reflejándose en nuestro interior. Son los últimos sonidos antes de dormir, antes de entrar al silencio, al final del día...Y ahí, en ese momento nos entregamos al sueño y al olvido...La vida y la muerte se alternan todos los días,Francisco...Todos somos grito y silencio...
    Mi gratitud por compartir esos últimos instantes del día.
    Mi abrazo grande y feliz martes, amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese desfile de nombres con historias descosidas por la vida, esos jirones que nos gustaría remendar y que no resulta nada fácil. Hay personas cuyas vidas tienen más porcentaje de muerte del habitual, María Jesús, y es entonces cuando nace el grito.
      Besos.

      Eliminar
  10. Si la noche insomne te da para escribir esto, ¡bendita sea!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he dicho más arriba que está escrito en pleno día y más abajo da en la diana Cayetano.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Qué tendrá la noche que hace protagonista a ese aparato que de día se difumina entre las cosas y pasa desapercibido.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, Elena. De día se camufla, pero de noche se hace con todo el protagonismo la luciérnaga como la luna en el firmamento.
      Besos.

      Eliminar
  12. No es la primera vez que nos hablas de esas largas horas de la madrugada, donde la cama se convierte en una jaula en la que quedas atrapado, víctima de las obsesiones, de los problemas y de las zozobras que no te dejan conciliar el sueño.
    Quiero pensar que se trata tan sólo de un recurso literario y no de un problema de insomnio real.
    En todo caso es de agradecer que los relojes despertadores de ahora, tan modernos ellos, no tengan ese tic-tac tan molesto y desquiciante de los antiguos que en la soledad de la noche te iban recordando segundo a segundo tu finitud, marcando el tiempo a golpe de latido como un martillo machacón.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te felicito por tu buena memoria lectora y por esa diana en el recurso literario. No se pude hablar de lo que no se conoce, pero es cierto que, al menos en esta ocasión, lo he usado como recurso, como desfile de la memoria del día, con ocasión de vidas que tienen mucho de qué preocuparse.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. No escuchamos las noticias de ninguna luciérnaga ni de madrugada ni de noche ni nunca. Ya nos basta el día para filosofar, sufrir, intentar paliar, ayudar y solidarizarnos. Me acuesto pensando que mañana será otro día y si se me concede estar puedo hacer muchas cosas. Cansada que no puedo ni pensar.
    Me han dicho que las grandes ideas se manifiestan de noche pero en duermevela. De momento no se ha ocurrido nada genial. Veo que a ti todas, da gusto leerte:-)
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la madrugada más que escuchar es un murmullo que borbotea en la mente, un ruido que se suma al interno y lo amortigua.
      Besos.

      Eliminar
  14. La noche es fuente de inspiración, incluso con respecto a esta luciérnaga.
    Por ahora, yo duermo sin luz.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo suelo llegar a la noche apagado y me siento de nuevo vital al amanecer. Cuando fui estudiante prefería levantarme temprano en lugar de dar cabezadas nocturnas ante los libros. Y así sigo...
      Besos.

      Eliminar
  15. Desde luego esa luciernaga es consoladora para tí.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De alguna forma todos tenemos constancia de la existencia de esa luciérnaga: unos antes y otros después de dormir. En el fondo, surte cuando disponemos de las condiciones suficientes para la meditación, para pasar lista a los acontecimientos del día.
      Besos.

      Eliminar
  16. Qué buena compañera la radio...yo no puedo conciliar el sueño si no la escucho entre sábanas. Besos mil primo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, prima, pero es mejor compañero el sueño profundo.
      Besos.

      Eliminar
  17. Normalmente , en época de gran estrés en el Colegio como son los meses de Mayo y Junio , caigo rendida y no me da tiempo de nada , quiero atrapar algunos pensamientos pero ... se me cierran los ojos de puro cansancio , luego, a veces me despierto y veo que pasó poco tiempo y como no me puedo volver a dormir , me levanto y me pongo a leer o a escribir y unas veces vuelve el sueño hasta que me vuelvo a despertar sin despertador ni nada a las 6,45 puntalmente ( no falla) y otras, enlazo algo más de la media noche con la mañana y ya toca la rutina diaria . A ver si en vacaciones consigo dormir más y mejor.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora sé quién se esconde tras ese avatar de niña traviesa y hasta conozco su voz.
      Besos.

      Eliminar
  18. A MUCHOS LES PASA QUE NO SE DUERMEN SIN LA LUCIÉRNAGA, YO NO PUEDO NECESITO SILENCIO TOTAL Y ASÍ MISMO A VECES SIENTO ATRONAR MIS PENSAMIENTOS.
    BESOS FRANCISCO, TE ESTABA EXTRAÑANDO POR MI REDUCTO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El el silencio, los pensamientos son mucho más audibles, Luján.
      Besos.

      Eliminar
  19. Un abrazo para ti Francisco y otro para tu compañerita luminosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los piropos a ella me suenan más dulces, Cuentera.
      Besos.

      Eliminar
  20. Luciérnaga que trae alegría, la del tiempo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, también malas noticias que nos inquietan más que la tiniebla de la noche.
      Besos.

      Eliminar
  21. jejej hace mucho que la luciernaga acompaña mis noches solo que de ella no salen voces sino sonidos desgarrados, solo llego a veces al pais de los sueños.
    un abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te deseo sueños profundos y reparadores.
      Besos.

      Eliminar
  22. Hola Francisco, pues me alegro que tu luciérnaga te haga más llevaderas las noches de insomnio.
    A mí no me da tiempo a escuchar nada porque caigo en la cama y según caigo me quedo roque. De hecho no tengo esa luciérnaga. Me despierta Antonio llamando al movil :-) si no no despertaría en todo el día.
    Yo intento desconectar de problemas del día y de problemas del mundo, la noche para mi es sagrada porque si no duermo al día siguiente no soy persona. Entiendo que haya personas que con lo que está cayendo en el mundo no pueda dormir con los problemas. Afortunadamente para aliviar un poco las noches la radio entretiene.
    Eres único haciendo bonitos poemas a todos los temas habidos y por haber. Que tus sueños sean relajados y felices
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bendita tú, Isa, que duermes como la niña que eres!
      Besos

      Eliminar
  23. ¡Qué larga e intensa es una noche de vigilia!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Larga e interminable, ¿verdad? Gracias, Antorelo.
      Un abrazo

      Eliminar
  24. A veces, monsieur, es mejor no escuchar a la luciérnaga. Casi nunca trae buenas noticias, y llega a arrebatarnos hasta la esperanza, que es ya casi lo único que nos queda.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vós, Madame, el conocimiento y la sensatez.
      Bisous.

      Eliminar
  25. Respuestas
    1. Muy duro, Zamarat, pero en tu caso debe ser ese angelito de tus brazos quien te desvela.
      Besos a ambas.

      Eliminar
  26. Mira que se pasa mal cuando Morfeo no quiere tendernos sus brazos.
    Se hace eterna la noche y la cabeza acaba como una cafetera: en ebullición.
    Gracias por compartir un trocito de tu día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Belén, por acudir a mi casa que es tuya y es de todos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  27. Hola Francisco, si que es una pena que los problemas y pesares de muchos no dejen que conciliemos el sueño, pero a veces son cosas que nos tocan de muy cerca y empezamos a darle vueltas y no nos dejan dormir, imposible hacerlo muchas veces, al menos tu compañera luciérnaga no se queja solo cuando toca para despertar, espero que esta noche puedas descansar bien:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy en deuda contigo, Pirujilla. No imaginas lo feliz que me respondió Charo.
      Besos.

      Eliminar
  28. Mi querido amigo y admirado poeta, me faltan letras en el abecedario para poder describir la suprema belleza que nos obsequias en versos, emocionando nuestra alma y sentimientos con estos. Solo me resta darte infinitas gracias por concedernos el privilegio de ser testigos de tu sensible y dulce alma de poeta y mandarte miles de besinos con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La brisa de la noche me trajo tus besinos, querida amiga, y me supieron a miel.
      Besinos.

      Eliminar
  29. GRACIAS QUERIDO FRANCISCO POR VENIR AL TÉ DE LOS MARTES, ME SIENTO FELIZ QUE DE ALGUNA MANERA PODAMOS COMPARTIR A LA DISTANCIA ALGO DE LO BELLO DE LA VIDA.
    UN BESO BIEN GRANDE CON TODO MI CARIÑO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nuevo lunes, víspera de nuestro encuentro en tu casa palacio. Estaré puntual.
      Besos.

      Eliminar
  30. Tenía yo un relog muy parecido, que ahora echo de menos, no lo encuentro igual, ahora no se hacen con la hora iluminada y a mi me gustaba, me quedaba mirando en la noche como saltaban los minutos y por mi cabeza pasaban todos los acontecimientos del día, algo así como lo que se transmite en tus atinados versos
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la mente hace cada noche un rebobinado del día, pero sería bueno que al tiempo nos permitiera dormir plácidamente.
      Besos.

      Eliminar
  31. La noche y nuestra mente inquieta: saltos y más saltos de una persona a otra, de un lugar, situación, soledad, compañía....
    Nostalgia y viveza...

    Buena, muy buena entrada que invita a la reflexión.
    Atrapan tus palabras

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tramos Romero. Ojalá te ayude a esa reflexión.
      Abrazos.

      Eliminar
  32. Se me ocurre de que de tanto desfilar te has quedado finalmente dormido. Venga despierta y empieza a publicar. Supongo que ya en tu Marbella. Quien pudiera.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Eres un poco diablillo, Katy, pero encantadora. Ya he despertado y he logrado una conexión temporal. Nos seguimos leyendo.
      Besos.

      Eliminar