"

No he sabido colgar aquí mi libro "Memoria del mar", en pdf, pero si es de tu interés, comunícamelo al mi correo y te lo entregaré gratuitamente con mucho gusto: fespadav@gmail.com

29 abril 2013

EQUILIBRIO


Una mala pisada en la acera me ha llevado a recordar aquella vieja y tal vez primera lección de física que habla del equilibrio de los cuerpos. Por fortuna no llegué a caer, y como soy de los que piensan que nada es por azar o visto de otra forma, todo es aprovechable; hoy me propongo hacer memoria de aquel primer curso de bachillerato, a mis 10 tiernos añitos, donde me explicaron que el equilibrio de un cuerpo es el encuentro de diversas fuerzas que se compensan destruyéndose o anulándose mutuamente.

Digamos que socialmente el equilibrio estable es una meta, una ilusión, pero que como todo cuerpo en movimiento, esa estabilidad vuelve a ser la resultante de otro equilibrio más complejo que el del reposo; por tanto, más que una realidad es una entelequia, una aspiración que se consigue mediante ese ponderación de fuerzas que últimamente hemos perdido y nos lleva tan de cabeza.

El segundo de los casos de aquella lección básica hablaba del equilibrio inestable. Yo entiendo por tal ese cierto pendular que le lleva a uno hacia arriba y hacia abajo y que socialmente está decantando a la sociedad hacia los dos extremos: los poderosos lo son cada vez más y los que se mantenían en el fiel de la balanza de la clase media están defenestrándose hacia el pozo de la precariedad y la exclusión social sin remisión.


Por último me referiré al equilibrio indiferente, que no es otro que aquel por quien nadie se preocupa si comió, si bebió o si tiene dónde reclinar la cabeza para descansar. 6.200.700 personal en busca de un trabajo que no encuentran, con nombres y apellidos; 1.800.000 familias sin ningún tipo de ingresos por tener a todos sus miembros en paro y haber agotado las ayudas programadas; mientras, los congresistas preocupados por cumplir los mandatos de la Unión Europea y el cumplimiento del déficit, se ratifican en lo bien que lo hacen y el logro de otros dos años para alcanzar la meta del equilibrio presupuestario. ¿Ha hecho alguien cálculos cuántas criaturas se defenestrarán en tanto la macroeconomía se recupera y se sigue pensando cómo y cuándo proyectar esos beneficios declarados en este primer trimestre por la banca española, de forma que puedan convertirse en puestos de trabajo?

Yo estuve a punto de perder el equilibrio, pero quien realmente está desequilibrado es ese potencial humano que está cayendo día a día por debajo del umbral de la pobreza. El señor presidente no explica nada, pero hay acólitos que son capaces de explicar lo inexplicable y dar razón de la sinrazón en el equilibrio estable de su escaño.

34 comentarios:

  1. Amén!
    No lo podías haber dicho mejor!
    Y además tan gráfico y ejemplificado...
    Mis vértigos y mareos, también vendrán de ahí...?

    Besos y aplausos!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Edurne. Tus vértigos deben ser de estirar el cuello tratando de ver el Foro desde el Txoko.

      Besos.

      Eliminar
  2. El equilibrio podemos y debemos encontrarlo en nuestro interior. No esperemos que los innombrables(es que ya no quiero ni nombrarlos) nos lo acerquen. Ellos están desequilibrados con el resto del pueblo y no desean jamás estar en nuestro nivel. Si algún día alguien descubriera una fuerza estabilizadora de personas y clases sociales y sentimientos... estaríamos en el paraíso. No hablo mucho de política pero la situación que estamos padeciendo es extrema ya en algunos casos.
    Besos, Francisco y esperemos que todo retorne a su equilibrio natural.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, en nosotros, pero siempre que no nos pongan la zancadilla.

      Besos.

      Eliminar
  3. Una buena diferenciación de los equilibrios. Creo que hoy todo es inestable y la mayoría andamos haciendo funambulismo, sobre la cuerda floja y podemos caer en cualquier momento en tantos precipicios.
    Caer ya no depende solo de nosotros sino de ese nuevo orden mundial que se nos avecina y contempla como nos devoramos unos a otros.
    Bss y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he empezado a ensayar sobre una raya pintada en el suelo, así la caída es más liviana.

      Besos.

      Eliminar
  4. O lo que es lo mismo, para ser político hay que ser un desequilibrado.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez lo he sugerido, pero tú lo has dicho.

      Besos.

      Eliminar
  5. Alguién dijo alguna vez eso de ¿Para qué demonios sirve el equilibrio?? Yo opino que estuvieron a punto de desequilibrarte en ese curso, Francisco, jajaja. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no creo, Paco, para mí fue el comienzo del equilibrio personal: estaba por primera vez fuera del hogar y tenía que asumir, más o menos, mis propias riendas.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Te estás aproximando a los grandes hombres, te recuerdo los desequilibrios del Rey, de Fidel Castro o del nuevo Papa, el desequilibrio está de moda.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas sobre las que uno no puede hacer nada, van más allá de lo posible. Mientras tanto tratemos de imponerle equilibrio a nuestro interior.

      ¡BUEN INICIO DE SEMANA !!
      Besos equilibrados :)

      Eliminar
    2. Hay cosas, Emilio, en las que no me gustaría parecerme; tan sólo me agradaría ser tan sencillo como el Papa Francisco pide a los católicos que seamos y de lo que está dando muestras.

      En verdad, la caída no se ha producido, sólo es un recurso retórico para dar pie a hablar del equilibrio.

      Un abrazo.

      Eliminar
    3. ¡Hola, María del Carmen!

      Tú debes "Añadir un comentario", el que "Responde" es el titular del blog, así te sale diferenciado y no enlazado al de la persona que te precede.

      Es cierta la importancia de nuestro equilibrio, pero si nos andan empujando no es fácil mantenerlo.

      Besos equilibrados.

      Eliminar
  7. Menos mal que no te pasó nada.
    Espero que estando a tu lado se me contagie un poco del equilibrio que tú transmitas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que ser más disimulada, Chelo, que se te nota mucho el cariño.

      Besos.

      Eliminar
  8. Precario el equilibrio que tenemos que mantener muchos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer me ha dicho una amiga, secretaria en un instituto durante 22 años, ha sido despedida. No era funcionaria, y así el resto de sus compañeros. ¡Menudo tijeretazo! ¿Quién puede asir guardar el equilibrio?

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Francisco,también yo tropecé caminando...Pero,yo caí, de momento no me hice daño...Ahora trato de recuperar el líquido sinovial de la articulación...Nos dejas una acertada síntesis del equilibrio social,que conlleva muchos otros problemas y circunstancias personales...Realmente es difícil lograr un equilibrio interior si la crisis económica afecta a la familia...Cuando profundizamos en tantas y tantas personas,que sufren en estos momentos,nos damos cuenta,que la vida nos está llamando a gritos para salir a la calle y ayudarlos y emprender el reto de seguir tropezando,aunque caigamos...Pero,entre todos conseguiremos levantarnos...!!
    Mi gratitud por tus buenos posts.
    Mi abrazo inmenso y feliz semana,Francisco.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento, María Jesús ese pequeño percance y espero te recuperes de inmediato de sus efectos. El agradecido soy yo por la lectura atenta que de mí haces. Sin lectores, nada de esto habría.

      Besos.

      Eliminar
  10. Ya me notaba yo poco equilibrio también últimamente. Y claro, al parecer no soy yo, sino que todo está desequilibrado, y nosotros bastante tenemos con no caernos. Cuidado con esas malas pisadas, monsieur. Ya tenemos bastante con las que dan los políticos.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellos, Madame, no dan pisadas, sino pisotones. No preocuparos, vos sois el símbolo de la estabilidad, Dame de la historia bien contada.

      Bisous.

      Eliminar
  11. Vivimos un momento tan surrealista que da miedo.
    Menos mal que tu equilibrio, o la falta de él, no llegó a mayores.

    Besos, desequilibrados también a veces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde mi inestabilidad física y firmeza conceptual, mi agradecimiento, Añil.

      Besos.

      Eliminar
  12. Ainsss Francisco, mirá que pensé que lio de entrada con tanto equilibrio jejeje, pero si, quien esta desequilibrado, es el país, que muere de hambre. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues los del puente de mando insisten en decirnos que va bien, que este es el rumbo.

      Besos.

      Eliminar
  13. Querido y admirado amigo andamos por una cuerda floja sin tener ni idea de funambulistas y además sin red bajo nuestros pies . Miles de besinos de esta amiga que te desea con inmenso cariño feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me alegra la tarde mi asturianina muchas gracias. Que sí, que esto es un circo.

      Besinos.

      Eliminar
  14. No se puede expresar mejor la situación en las que nuestro País está envuelta y me pregunto ... bueno, ¡ me pregunto tantas cosas que nadie responde ! es triste, muy triste que cada día nos levantemos con la cifra del paro aumentando , el nº de desahucios aumentando , el nº de personas que no tienen nada aumentando ...mientras otras personas tienen no se cuantos guardaespaldas , no se cuantos cargos de confianza, no se cuantas pagas , no se cuantas casas
    ... esto no es equilibrio , es desequilibrio total y absoluto .
    Alaaaa y tu diciéndome que tenga cuidadoooo y das una mala pisada en la acera ¡ ya te valeeeee Francisco! jaajajaja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no has entendido nada, Charo: tenemos que estar contentos y agradecidos porque cada privilegiado que emplea para sí varios guardaespaldas está dando varios puestos de trabajo, que a su vez cobran y consumen; los cargos de confianza son a su vez empleadores medios que precisan sirvientas, jardinero, entrenador personal... más puestos de trabajo. ¡No entiendes nada y encima te ríes de mí!

      Besos.

      Eliminar
  15. Cuidadin, cuidadin... que no estamos para caídas. Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  16. Hola Francisco, menos mal que solo diste un traspiés y pudiste equilibrar tu cuerpo para que no fuera a tierra.
    Muy buena la foto. Si señor eso es estar en plena forma mental y física.
    Qué pena que el gobierno no saque por arte de magia una barita mágica y equilibre todo lo desequilibrado en España y a los españoles.
    Saludos y beos

    ResponderEliminar