18 marzo 2013

SALTO A LA FAMA


Una crisis nunca se presenta aislada, sino que lleva aparejada una serie de circunstancias que la hacen tomar ese carácter mayúsculo y generalizado  tan próximo al caos. Es verdad que ahora estamos llamando crisis a algo que empezó por unos desmanes financieros que arrastraron a la economía; pero también es cierto que esos desmanes se han concatenado entre si hasta fabricar el tsunami que nos asfixia.

En la cadena de acontecimientos hasta llegar al presente, como si de un alud se tratara, se ha ido cebando la bola y ya no sólo ha llevado al paro a seis millones de personas, sino que se ha resquebrajado el edificio del bienestar social que habíamos construido, cuyas consecuencias, en su integridad, están todavía por ver. Como se ha frenado el consumo, dado que la austeridad ha heredado al despilfarro, cada día son más los pequeños comercios que se ven forzados a cerrar sus puertas. Como la clase media está sufriendo los embates de tener que vivir de forma radicalmente distinta a como lo hacía, ha despedido a la persona que le limpiaba la casa o le ha reducido las horas a la mitad en el mejor de los casos; luego más paro todavía, menos ingresos para los últimos y más desesperación.


La masa gris, esos a los que les ha pillado bien preparados, ha hecho las maletas y abre fronteras lejos de este país porque cerca ya es suficiente con sobrepasar el 50% de jóvenes en paro. Y sigue el eslabonado de estos engarces de causa efecto, al tiempo que recibe el mensaje del autoempleo ante la falta de iniciativa empresarial, de ideas del gobierno y el encierro que sufre el dinero en las arcas de los bancos para que éstos se retroalimenten. ¿Por qué gatera escapar de esta calamidad? ¡Salto a la fama!

Los jóvenes de hace unos años querían ser albañiles, escayolistas, fontaneros, y un porcentaje altísimo optaban por una licenciatura universitaria con la que opositar y vivir decorosamente bien. Pero todos esos caminos ya están cegados por el fenecimiento de la construcción y la subida escandalosa de las tasas académicas; de forma que nuestros jóvenes, después de muchas horas de visionado televisivo, han caído en la cuenta que lo que importa es hacerse famoso entrando a formar parte de esa pestilente masa amorfa que ve en la parrilla de la televisión, como tabla de salvación, después de haber intentado ser Cristiano o Messi sin alcanzarlo y pasar frío vestido de corto. Salto a la fama, aunque el salto sea una difamación continuada de los unos contra los otros en programas como Sálvame, Gran Hermano y lindezas semejantes. El problema es que la crisis también ha llegado al famoseo y están cubriendo las plazas de esa masa aspirante a serlo; y esos famosillos se van a una isla, sobreviven en la naturaleza como si constituyeran una tribu de aborígenes, itinera de plató en plató contando bostezos, o salta a la piscina olímpica con el marchamo de su popularidad mal concebida y arrastrada.


43 comentarios:

  1. Creo nos tenemos que hacer una piña todos, para junto salir, si no es asi la cosa esta fea. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Necesitamos mentes imaginativas y bolsillos menos ambiciosos.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Por suerte, la mayoría de nuestros jóvenes aún se plantean estudiar o aprender un oficio y organizarse una vida todo lo normal que la situación les deja. La pena es tener tanta gente bien formada que no encuentra un hueco en nuestro país para desarrollar sus capacidades.
    Prefiero pensar que esto es un ciclo y que tarde o temprano veremos los frutos de esta juventud.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para hablar de lo que más cerca tengo: mi hijo mayor es ingeniero técnico agrícola y trabaja de lo que puede para su casa y sus dos hijos; el pequeño (no tanto) estudió teleco y está trabajando en Moscú. Dos amigos del colegio del pequeño están uno en Viena y el otro en Stanford; pero todos fueron formados en la universidad de Sevilla. ¡Lamentable! Claro que peor suerte corren aquellos que ni están preparados, ¿adónde van?

      Un beso

      Eliminar
  3. Toda Cenicienta que se precie sueña con ser princesa algún día.
    Puro cuento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soñar no cuesta, pero ¿cómo se puede emitir tanta basura por televisión? Están incitando a la gente a reproducir esos modelos.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Estamos en medio de una ola que se lo lleva todo por delante, donde los sueños y las aspiraciones no tiene su lugar, donde las futuras generaciones que hay por detrás suben sin aspiraciones, por que no ven futuro para su realidad, donde los que están en la miad de su vida ven que todo se les quiebra que están sin trabajo, y con una familia que mantener, donde nada se hace por solucionar y donde se los asfixia cada vez más. Esto esta llegando a su cima y o se hace algo para evitar más dolor o acabara con algo mucho peor. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor es que no se trata de una ola, sino de un tsunami que nos va a tragar a todos.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. La cultura del pelotazo, de enriquecerse sin hacer nada ha calado en nuestra juventud. Ahora es difícil desprenderse de ello, más en épocas de vacas flacas. Atinada reflexión. Saludos, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ahora no se puede seguir cebando al cerdo del pelotazo, sino mostrar a la gente otros caminos como el del esfuerzo, el sacrificio, que los modelos que nos muestres no sean esa panda de vividores del cuento. Vamos a dejarlo así, Paco.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Uy, se me había ido el santo al cielo con la banda sonora de "Lo imposible". A ver, por dónde íbamos, ah, sí, sobre lo de hacerse famoso; estoy pensando en presentarme al casting de Gran Hermano para el año que viene. ¿Tú crees que daré juego?

    Un abrazo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no podría soportar verte entre esa bazofia. Nunca he visto el programa, pero sí algunos recortes que colocan dentro de otros programas buscando clientela. Tú, Elena, eres una dama.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. ¿Hacerse famoso?, con la cantidad de parados que hay en la farándula, ni famoso puede llegar uno a hacerse.

    Ya ni a viejo se va a poder llegar para cobrar una pensión, en base al decreto ley anunciado el viernes, haced cuentas y veréis la edad que se va a necesitar llegar para poderse jubilar si es que se puede. Hasta eso nos van a quitar.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la farándula les viene bien porque algo trincan, pero ¿qué ejemplo están dando a la sociedad? ¿Qué modelo de sociedad estamos buscando?

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Lo más triste de esta crisis es que hemos perdido una generación de jóvenes, que dejaron los estudios para ganar en el andamio lo que no está escrito y ahora se encuentran sin trabajo, sin formación y quizá con una familia ya creada. Eso sí que es una generación perdida, pues será difícil que puedan recuperar esos años que tendrían que haber pasado en las aulas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Pero encima, con un contrato de seis meses iban al banco para comprarse un coche y el banco les daba un préstamo. Algunos han tenido que devolver el coche medio pagado y otros buscar apoyo en la familia. ¿Qué vejez les espera?

      Eliminar
  9. Si este “salto a la fama” tan efímera es la meta de la juventud apaga y vámonos; y es muy lamentable, porque a esta generación mejor preparada que nunca, solo les dejan el camino a ninguna parte, por el que se perderá sin remedio una de nuestras mejores inversiones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo grave, José, es que nos hemos acostumbrado a tener de todo tipo de comodidades y tecnologías, a vivir muy bien, y bajar de estatus es muy dificultoso. Los jóvenes de hoy están más preparados que nunca, es cierto, pero les ofrecen (al que lo consigue) contratos basura. Hasta ahora, veníamos viviendo mejor que la generación anterior, pero nuestros hijos no van a tener una pensión como la que nosotros tenemos que les alcance a vivir con cierta dignidad. ¿De dónde van a sacar para pagar un plan de jubilación y ahora no sacan para vivir?

      Eliminar
    2. Para mi queda demostrado que la crisis por desgracias no solo es económica sino de valores. Los jóvenes la mayoría quieren dinero fácil y famoseo. Es la ley del menor esfuerzo. Nadie les ha enseñado "que el pan se gana con el sudor de la frente"
      Claro que eso no se enseña, lo aprendo uno cuando todo escasea y lo mínimo adquiere un gran valor.
      Ojalá la crisis al menos sirva para volver a la cordura.
      Yo no se si a nosotros nos alcanzará la pensión. A veces la veo en globo.
      Bss

      Eliminar
    3. A nosotros nos enseñaron el Mínimo común múltiplo y el máximo común divisor, pero luego aprendimos que sólo el esfuerzo nos lleva hacia adelante. En cuanto a la pensión... espero que me alcance para seguir pagando el seguro de "los muertos" y "c'est fini".

      La crisis va a servir, eso no me cabe dudas, como sirve el incendio de un monte para que se regenere; el problema es que acaba con el presente y todo queda emplazado para el futuro. Antes se ocupaba de eso las guerras, pero aquí en Europa, y ojalá que siga, ya hace muchos años de la última.

      Besos

      Eliminar
  10. Lo peor, monsieur, es que es un salto a la mala fama, y a medio plazo pasa factura. Parece entonces, que la alternativa que ansían esos jóvenes es la de convertirse en juguetes rotos.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apuntáis muy bien, Madame, ese sentido negativo en lugar del soñado.

      Bisous

      Eliminar
  11. No me hables de tele y famoseo porque dan sudores. No aguanto ambas cosas. En cuanto mi madre me habla de la prensa rosa, me zambullo en mis libros con mayores ardores. ¡Vivan las letras y abajo la tele y el famoseo!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, Carmen, cuando se está convencido hay que ser radical.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. AH... BUENO FRANCISCO... JIJIII ACÁ EN ARGENTINA ES LO MISMO. YO ESTOY CANSADA DE TANTA PANTALLA MEDIÁTICA, DE TANTO ESCANDALO Y DE GENTE SIN TALENTO. UN HORROR!!!
    BESOS

    PD MAÑANA HABRÁ UN TECITO MEDIO POBRE JIJII, PORQUE LA MAQUINA DE FOTOS SACO UNA Y NO QUISO SABER MAS NADA, PERO YA ME ARREGLARÉ. UN BESITO, ESPERO QUE ME ACOMPAÑES.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Luján, lo que circúla por la tele no deja de ser una pandemia. Y por supuesto que ya me preparo para tomar el té con vos.

      Besos

      Eliminar
  13. generalmente, la fama es muy efímera. Muy acertadas tus reflexiones, Francisco.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Antorelo, eres muy amable.

      Un abrazo

      Eliminar


  14. He estado ausente unos cuantos días y el motivo es visible en los blogs…

    El paso de los días se van sucediendo y las heridas abiertas van al encuentro de los medios para ser cicatrizadas, más nunca olvidadas.

    Intento que todo vuelva a la normalidad, pero no puedo ocultar que dentro de mí algo se ha roto dejando un enorme vacío.

    Pero como soy por instinto optimista reanudo las visitas a este tu maravilloso espacio de luz, donde me has tendido las manos continuamente, brindándome el cariño y la mesura de las palabras, que yo siempre he valorado y apreciado, más allá del tiempo y los sentimientos…

    ¡¡Y ante todo, te doy las gracias en gran medida por ayudarme a continuar el camino!!

    Un beso con dulzura

    Y un abrazo con ternura.

    Atte.
    María Del Carmen


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te eché de menos y me complace que estés de vuelta. Espero que todo este para ti sano y salvo, ese es mi deseo.

      Besos

      Eliminar
  15. Todo es cíclico. Son las altas y las bajas. Por supuesto son cincunstancias muy tristes y difíciles de sobrellevar. Dios quiera que las cosas se acomoden.y todo sea para mejor.

    ¡MUCHA LUZ !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy de la creencia de que todo cuanto acontece es para mejor, siempre que acabemos con los especuladores, los hipócritas, los vividores, los acomodados, los que se quieren acomodar... Necesitamos darle la vuelta al calcetín de esta sociedad.

      Besos

      Eliminar
  16. Muchas gracias Francisco, por participar siempre en mis post, y yo, encantada de ver como es tu pueblo. Por cierto, que le digas a tu amigo, que cada viernes, publico una foto en mi blog, cuando quiera, esta invitado a prestarme una suya y por supuesto, yo encantada de tenerle por mi casita, la silla de ruedas no es impedimento para nada... Cuando tuve que conformarme con ver la montaña desde la ladera, comencé a adorar la ladera y el ver la cima desde abajo, pero te aseguro que son iguales de bonitas ambas. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho la respuesta, sobre todo por lo que afecta José Antonio, a quien le paso tu invitación.

      Eliminar
  17. Salto al fondo del barranco. Yo me sorprendo mucho. Vi la película "Enron, los tipos que estafaron América" al poco de su estreno en el año 2005. Habla de cosas que ocurrieron en 2001, del desbarrancamiento de una de las mayores empresas eléctricas de EEUU. Ahí está dicho TODO lo que vino después. Hablamos de algo que se sabía como para hacer una película en el año 2001. ¿Qué ocurrió para que quienes debían hacer algo no lo hicieran? Si no la has visto, creo que es una película que merece la pena ver para indignarse a tope.

    Un abrazo Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la segunda película que me recomiendan en el último cuarto de hora. Lo haré. Gracias por ello y por tu lectura.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Por cierto Francisco que es tan cierto lo que dices en el post, hace ya un tiempo un amigo me dijo que sus alumnos le decían para que estudiar, si lo que tengo que hacer es ser famoso, el caso es que personajes públicos sin estudios y que se ganan la vida metiéndose en las vidas de los demás, ganan más que prestigiosos abogados, maestros, médicos... Y es una pena que se llegue a pensar así. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente no me invento nada. Ya había oído algo similar, además de la sensación de nausea que me produce.

      Besos

      Eliminar
  19. Yo me sigo preguntando porque continúan incentivando esta televisión basura... ¿Realmente esto es lo que queremos...?
    Leyendo tu post de hoy, Francisco he recordado una gran cita de Groucho Marx.
    "Yo encuentro la televisión bastante educativa. Cuando alguien la enciende en casa, me marcho a otra habitación y leo un buen libro."

    Así que, sencillamente apago la tele, me acomodo en mi sofá y disfruto de un buen libro... ;)

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  20. Con demasiada frecuencia se nos olvida el significado de "off". No solo ocupa el lugar principal de la casa, sino en el rector de nuestras vidas. Tu actitud es un buen ejemplo.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Con demasiada frecuencia se nos olvida el significado de "off". No solo ocupa el lugar principal de la casa, sino en el rector de nuestras vidas. Tu actitud es un buen ejemplo.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Hola Francisco, es una pena que los jóvenes van a tener una vida de adultos muy mala. Les va a suceder como a estos jubilados que tienen que trabajar para poder terminar el mes.
    http://www.lasexta.com/videos-online/programas/salvados/noticias/jubilados-alemanes-obligados-trabajar_2013031000093.html

    La vida va a estar muy difícil para todos los jóvenes que no tengan estudios, pues el trabajo va a andar escaso para ellos. Ya anda escaso para los que tienen carrera cuanto más para los que no tengan ningún tipo de preparación.

    El vídeo no me gusta, todo el mundo tiene derecho a ser famoso si eso es lo que quiere. Incluso las gorditas. Quien haya manipulado ese vídeo, no tiene sus valores bien definidos, pues sólo ve a las personas por su imagen.

    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, y los jóvenes con estudios se tendrán que ir en gran número fuera de España. Esto es una calamidad.

      Besos

      Eliminar