21 marzo 2013

PUNTOS DE VISTA


Mi amigo bloguero, el granaíno Emilio Manuel, me comenta en mi entrada de ayer: “dices que hay dos maneras de ver el mismo objeto, si esto fuera así, este mundo estaría mucho mejor, el problema es que al existir múltiples modos de ver lo que no hay modo de ponernos de acuerdo con nadie.”

Está claro que son múltiples los puntos de vista sobre un mismo objeto o situación, pero de forma extractada y para el caso al que me refiero sí creo que son dos los puntos de vista: sí, esto me sucede porque es lo que merezco, la postura del egocéntrico desagradecido; o bien la contraria, ¡qué suerte la mía, lo que he recibido sin merecérmelo! Como ejemplo de la diversidad de puntos de vista que las personas podemos percibir de un mismo acontecimiento, copio y pego el chiste que me ha enviado el madrileño José Mª Perea, éste sí amigo antes que bloguero:

Dos mujeres por la calle y una le dice a la otra:
- Que te pasa que estas tan seria? 
 - Pues que he mandado a mi marido a por patatas para hacer  la comida y le ha atropellado un coche y ha muerto.
- ¿Y ahora que vas a hacer? 
- Pues no se...   macarrones.


La vida me ha enseñado, como a todos, que los puntos de vista son infinitos y hasta que el estado de ánimo de la persona influye en el resultado de lo que aprecias. Eso explica que el mismo padecimiento infringe secuelas anímicas distintas en cada persona; mientras una se manifiesta molesta y resignada, otra aguanta estoicamente y una tercera grita de dolor. Y de aquí nos podemos trasladar a ese ejemplo tan manido de la botella medio llena o medio vacía, suficiente o insuficiente.


Sin necesidad de analizarlo en el comportamiento de las personas, para mí es inolvidable el día que hice una visita guiada al Museo de Arte Contemporáneo de Madrid. Tenía el Museo del Prado a mitad de camino entre mi estancia y el trabajo, lo hacía a turno de mañana o tarde y disponía de mucho tiempo libre; entonces el precio de la entrada era casi inapreciable y solía entrar muchos día por la puerta norte, la dedicada a Goya. Acostumbraba recorrer solo varias salas y me salía, pero el tráfico de grupos con sus correspondientes guías era incesante y me pegaba disimuladamente a alguno de ellos. Cuando me quedaba en la misma sala oía en muy corto espacio de tiempo variedades sobre el mismo tema que diría un músico. Pero eso no era nada con la experiencia en el de Arte Contemporáneo.


La escultura es quizás un ejemplo perfecto para aquello a lo que quiero referirme. No sólo  cambio de lo que cada uno percibe, sino que también depende del punto en el que estás situado. Se trata de una representación corpórea a la que puedes rodear, por tanto no es lo mismo observar el retrato ecuestre Felipe IV, pintado por Velázquez, que la posibilidad de rodear la estatua de este mismo rey en la Plaza de Oriente, donde vas viendo perfiles distintos según tengas las ancas en primer plano o los pechos del caballo delante de tu cabeza. Pues en el de Arte Contemporáneo todavía es más perceptible ese cambio cuando encuentras a la puerta la estatua de un caballo patas arriba y dentro cuadros o como queramos llamarles que se pueden atravesar. En suma, que con frecuencia nos vemos en el dilema de optar por una u otra postura, pero que los puntos de vista pueden ser tan variados como la misma rosa de los vientos.

46 comentarios:

  1. Està claro que las cosas son dependiendo de la persona que las mire, eso ocurre cuando vamos a un museo y el mismo cuadro tiene diferente interpretación.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asís es Fus, y no sólo de la persona, sino también en una misma persona de la posición que ocupa.

      Eliminar
  2. Todo depende del color del cristal con que se mira y la gama de colores es casi casi infinita. Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tuyo ha sido muy sucinto, Felipe, pero atinado.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. El chiste, genial, muy gráfico del tema en cuestión.
    Yo creo que la diversidad de enfoques es la gran riqueza de la que podemos disfrutar y aprender.
    A veces escuchamos versiones de un tema que ni por asomo se nos hubieran ocurrido y eso abre un infinito número de lecturas a cerca del tema en sí y del camino recorrido por los participantes hasta llegar a ese punto.
    Interesante reflexión.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me abrió los ojos a este asunto Pirandello. Hace muchos años vi una obra suya, "El gigante de la montaña", cuya tesis es que la obra de teatro no es lo que ha escrito el autor, ni siquiera la representación de la misma con su puesta en escena, atrezzo, música (si la tiene), luces, tramoya... sino la que capta cada uno de los espectadores. Por esa misma razón no es la misma historia la que leemos en un libro que la que hemos visto en el cine. En fin, me parece un tema muy interesante, pero tampoco necesita más desarrollo.

      Un beso

      Eliminar


  4. Hoy han caído perlas de rocío en la ventana de la esperanza,

    Esas perlas son la salud, la paz, el amor y la felicidad

    Y quisiera contigo y mi cariño compartirlas…

    Para disfrutar del fin semana en armonía y con alegría!!

    ❤ ♫ ❤ ♫ ❤ ♫ ❤

    Atte.
    María Del Carmen


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sean muy bien recibidas esas perlas acuáticas, María del Carmen. Espero y deseo que estés muy bien.

      Un beso

      Eliminar
  5. Hola Francisco, así es, cada persona somos un mundo y comprendemos o vemos las cosas de una forma distinta. Afortunadamente, pues si no seríamos clones.
    Y en la variedad está el gusto. Y en el entendimiento y expresiones la riqueza de diferentes enfoques que capta el quien observa o el/la lector/a.

    El chiste a mi parecer que no es muy común, creo que muy pocas personas darían esa respuesta. No sé, al menos eso es lo que a mí me parece. Como es un chiste sonreiremos. :-)
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cada persona ve con aquello que ya cuenta: según sus experiencias, su formación, sus vivencias... Lo del chiste es una gansada por mi parte, pero no deja de ser una forma extraña y sorpresiva de ver.

      Besos

      Eliminar
  6. Pues sí, hay muchos puntos de vista para todo, incluso para el arte como apuntas, y todos son válidos. Y es en el arte abstracto, en el más reciente contemporáneo cuando las divergencias son mayores; es más dificil no ponerse de acuerdo en la maestría de un Velázquez, por ejemplo. Saludos, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Velázquez entra por los sentidos del menos informado; lo novedoso, lo abstracto (algunas veces un camelo) necesita de explicaciones. He querido tomar esos tres ejemplos para que me fuera fácil explicar cómo es bien distinto mirar un plano, un volumen o como en el tercer caso, los niños, entrar dentro. Al margen queda la visión de distintas personas desde el mismo plano y todas diferentes.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Está claro que una obra de arte, sea convencional o vanguardista, emociona o no emociona. Hay cuadros del Prado que no colgaría en el comedor de mi casa, y óleos que no dejan de ser cuatro brochazos que lucirían preciosos en la pared de mi dormitorio.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Elena, pero esa es tu apreciación; en cambio hay gente que mataría por lo que tú no colgarías en tu salón.

      Un beso

      Eliminar
  8. No sé si es una virtud o un defecto del género humano esa enorme variedad existente de perspectivas sobre el mismo asunto.
    Es difícil por ello ponernos de acuerdo en cualquier cosa.
    Me has traido a la memoria el viejo cuento del Conde Lucanor. Ese del padre y el hijo y el burro. La gente critica si va el padre montado y el hijo andando; pero también critican si es el hijo el que monta y el sufrido padre va a pie. Y no digamos si van los dos en el pobre burro, etc. Hay opiniones para todos los gustos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no entramos en polémicas, quiero decir ponernos a las bravas, creo que es enriquecedor esa enorme variedad que mencionas; pero para aceptarlo así hay que estar dispuesto a dejarse convencer por el otro y no ir como nuestros congresistas con el voto decidido antes de que el opositor exponga lo que tiene que decir. En este caso sólo hay dos puntos de vista: el del ejecutivo y el de la oposición.

      En cuanto al cuento de Don Juan Manuel, lo he visto circular en PPS como novedad y sin reconocimiento alguno de autoría.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Creo que uno observa aquello que aprendimos observar, somos selectivos en ello.
    Y nos define.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Das en el clavo, Alicia. Y eso sucede porque vemos con lo que ya hemos aprendido, además de con la mirada.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Está muy bien lo de los puntos de vista porque cada cual tiene su propio cristal. Lo malo es cuando los demás pretenden ponerte sus gafas. Ahí depende de que cosa puede derivar en una batalla o guerra.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me parece mal que pretendan ponerte sus gafas si con ello tratan de hacerte ver lo que ellos aprecian; lo malo es que quieran imponer a toda costa sus criterios.

      Besos

      Eliminar
  11. Como ha dicho Elena, hay veces que un cuadro o una escultura abstracta te pueden decir más que una figurativa, depende de la obra y de tu gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que sí. Como dice el refrán: para gustos, colores.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Hola Francisco ! Muy interesante tu escrito de hoy , me ha parecido interesante e importante , las dos cosas . Yo creo que hay casi tantos puntos de vista diferentes como personas y eso tiene un incoveniente y una ventaja , el inconveniente es que es muy difícil ponerse de acuerdo y la ventaja es que al haber tanta diversidad de puntos de vista nos podemos enriquecer más unos a otros y por supuesto , cada persona somos un mundo y reaccionamos de formas distintas ante una misma situación , com por ejemplo el chiste que nos dejas , ante la muerte de una persona se puede reaccionar de muchas formas distintas , es un ejemplo muy ilustrativo .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo y agradecido por esa importancia que le das. El problema de la diversidad es cuando alguien lo la acepta y trata de imponer la suya. Si no somos permeables, no podemos llegar a entender y aceptar la visión del otro: ahí reside la intolerancia.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Hola, Francisco:

    Cada quien habla de la fiesta y da su opinión dependiendo de como le haya ido en ella, no todo el mundo queda contento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En pocas palabras, Rafael, has resumido todo lo que he querido significar.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. El ejemplo de las dos y de las tres dimensiones en esto que dices me ha parecido un ejemplo muy ilustrativo, Francisco. Ahopra se dice que un montón de basura en medio de un pasillo de una galería de arte es Arte, al igual que lo es un caballo disecado y tumbado en un somier de hierros oxidados. A mí me parece eso, basura, pero vete a saber, si lo dicen los críticos será que lo miran con otras gafas diferentes a las mías. Quizá las mías estén empañadas...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Carmen, no tienes las gafas empañadas. Hay mucho timo en el concepto del arte a partir del siglo XX y no todo lo es. También es ilustrativo el tercer ejemplo, el del caballo tejido de varas y los niños que entran por dentro de él. Como ejemplo de las distintas visiones posibles me ha parecido oportuno, pero como arte... tal vez la artesanía del gitano canastero.

      Besos

      Eliminar
  15. Me alegro que mi comentario te haya servido para hacer esta nueva entrada.
    Para muestra de la multiplicidad de puntos de vista, ayer mismo puede comprobarlo en el taller, tratábamos sobre racismo, te diré que las opiniones eran múltiples en un tema que da pié para ello, pero te aseguro que cuando leemos y comentamos un libros hay múltiples visiones y pareceres.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo normal. Cada persona cuenta con sus vivencia, con lo aprendido en la familia, en la escuela, en la calle, y lo vierte sobre aquello que escucha o ve. Aquí es donde se da la diversidad de opiniones, pero cuando nos plantamos en una encrucijada ya no hay otras visiones que seguir o dar marcha atrás.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Muy bueno el chiste de los macarrones con el que usted ilustra esos puntos de vista. Lamentablemente todos nuestros puntos de vista son un poco miopes. Necesitan sumarse a los de los demás para llegar un poco lejos.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su aportación, Madame, es muy interesante: no es lo que yo veo, es lo que vemos. ¡Bravo, Madame!

      Bisous

      Eliminar
  17. Como dice el refrán, todo depende del cristal con que se mira.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es; la cuestión es que cada uno tenemos una mirada.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Cada persona vé las cosas de difeente color.
    El chiste es muy gracioso, ya lo conocía, me lo contaron el fin de semana pasado, por supuesto...¡En Granada! ja, ja, ja.
    Un abrazo desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto dices es cierto, Rosario, que cada uno tenemos una mirada. Ahora que me recuerdas Graná, hace mucho que no he ido y tengo grandes deseos de volver.

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Como decía mi abuela querido amigo, todo depende del cristal con que se mira. Y como tu bien sabes, los refranes son sabios.
    Miles de besinos de esta amiga con inmenso cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso, que finalmente, después de numerosos comentarios, llegamos a un punto de encuentro: en la diversidad está el gusto.

      Besinos, amiga Ozna.

      Eliminar
  20. Incluso, una misma persona puede ver de un día a otro, las cosas de distinta manera, todo depende del estado emocional en que se encuentre uno, así que imagínate cada persona es un mundo y sus circunstancias, por eso mismo, hay tantos colores, pero no me gustaría que todos viéramos con el mismo color del cristal.

    Interesante esta entrada, amigo Francisco.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre todos le hemos buscado a los puntos de vista cada opción y oportunidad: lugar, posición, conocimientos adquiridos, estado de ánimo... una suma de variables que nos lleva a la diversidad. Gracias, María.

      Besos

      Eliminar
  21. Ahhh y muy bueno el chiste, que por cierto, no lo conocía jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues parece un chiste de Eugenio. Le ha faltado por delante: ¿saben de aquel de diu...?

      Eliminar
  22. Cada persona es un mundo desconocido, con unos sentimientos y una forma de ver las cosas diferente al de los otros. Eso hace que también sus perspectivas sobre lo que ve, oye o dice, sean también distintas.
    Es lo curioso y lo rico de la interacción entre las personas. Hasta que no sumemos todos los puntos de vista, quizás no podamos ver la totalidad de lo que pretendemos analizar.
    Además, tendremos que tener en cuenta que las cosas no se ven de igual modo cuando estás anímicamente estable que cuando pasas por un problema, por pequeño que sea...
    Todo influye, y todo hace que la relación entre las personas, cómo vean las cosas o simplemente cómo las describan, sea diferente.
    Feliz viernes. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la clave, Mª Carmen, la media de la suma de los puntos de vista será aquello que se aproxime más a la verdad. ¿Has descansado bien?

      Besos

      Eliminar
  23. Muy cierto y esa misma reflexión se puede llevar a las personas obervándolas de un perfil de un lado, de otro. Sin pasarnos claro a ver si nos van a llamar mirones. Pero sí, en generalla perspectiva puede cambiar el sentido de las cosas.

    Abrazo Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una observación a la que procuro estar atento: me molestaría mucho que me tomaran por un sátiro mirón. Pero es cierto, Jaal, absolutamente todo puede ser observado de muy distintas maneras.

      Un abrazo

      Eliminar