25 octubre 2012

SUEÑOS

El sueño de Jacob-José de Ribera 
A mi  amiga Elena, con quien sueño encontrarme en el Callejón de la Prisa


Cuando el sueño termina, quisiéramos seguir por el deleitoso camino de lo soñado y no por la pedregosa realidad de la vida.

En las pesadillas, la interrupción abrupta siempre nos libra del desenlace en las garras enemigas.

En la corta duración de un sueño, podrían caber los numerosos capítulos de una vida longeva.

Soñar es algo así como positivar el negativo que suelen traer los días; cambiar grises por tonos cálidos y pestilencias por aromas.

Al despertar de un sueño, parece como si se prolongara ese mundo idílico unos instantes con cierta dulzura; luego te calzas la misma zapatillas de ayer y repites los pasos cansinos que ya venías caminando.

Lo agrio de todo sueño dulce es el despertar; lo bueno de las pesadillas, que se desvanecen al saltar de la cama.

En sueños, los ronquidos cercanos son violines que atacan un allegro molto vivace.

Los sueños son los caminos inexplorados de la esperanza; cuando dejamos de soñar ya estamos muertos, aunque aún tengamos vida latente.

En los ensueños nos vengamos de las negativas recibidas a lo largo del día y reconquistamos el territorio perdido.

Aunque el pobre que se duerma sin cenar y sueñe con un opíparo banquete, por la mañana seguirá insatisfecho y con hambre.

Sin ensueños no es posible idealizar las utopías, y sin utopías habitaríamos en la planicie del eterno fracaso sin tantear las posibilidades.

Soñar es escalar la sima de lo inalcanzable y coronarla con éxito; despertar es el resbalón que nos devuelve al punto de partida.

32 comentarios:

  1. Y soñar nos da vida, porque nos ayuda a proyectar otras realidades y a iniciar su ejecución.

    Un sueño es aquello que nos moviliza hacia delante, con la creencia de que salvaremos todos los obstáculos.

    Una pesadilla nos hace entrar en "recesión", parar nuestros pasos, encoger el corazón y evitar respirar...

    A veces, los sueños nos devuelven al punto de inflexión, pero solo ara que tomemos impulso y comencemos de nuevo la escalada, más hábiles, más sabios, pero con la misma ilusión.

    Soñar, nos liberaliza de los cotidiano...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es maravilloso encontrarme con las personas que me leen y comentan, porque ellos, como es el caso, completan aquello que sugiero.
      Besos

      Eliminar
  2. Hola Francisco...es hermoso soñar, aunque a veces también nos asalten las pesadillas. Como quiera que sea, el sueño es una necesidad fisiológica que desintoxica al cerebro de las emociones reales. Soñar es lindo, pero despertar es una bendición, aunque nuestra despensa esté vacía. Es un placer leerte, recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero que hago cada día es dar gracias por el nuevo despertar, por el regalo de otro nuevo día.
      Gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. ES BELLO SOÑAR, CUANDO NOS DESPERTAMOS SUELE OCURRIR QUE PARECE QUE NO SABEMOS Y FUE CIERTO O NO... DICEN QUE LOS SUEÑOS SON DESEOS INCONCLUSOS...
    UN BESITO FRANCISCO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces los sueños son deseos muy deseados, pero otras no sabemos dónde se hunden las raíces de esas elucubraciones.
      Besos, Luján.

      Eliminar
  4. Con lo que cae, lo mejor es quedarse soñando, cuando despertemos más tarde caeremos en el decaimiento.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. La realidad es como para echarla al contenedor de la basura, así que soñemos.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Que toda la vida es sueño...y los sueños, sueños son.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por bien que uno quiera decir las cosas, siempre hay alguien que lo ha dicho antes y mejor. Ese monólogo de Calderón es de lo mejor del arte dramático.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Es preferible soñar despierto, porque así manejamos el sueño y no él a nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Cuando soñamos despiertos manejamos los hilos y los dirigimos a la meta que nos interesa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Soñar es eso, vivir sin vivir o vivir dormido; lo has expresado muy bien todo lo que es el sueño, o lo que debiera ser. Y aún caben muchas más interpretaciones. Un abrazo, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, maestro. Un sí tuyo es para mí una buena calificación.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. ¡¡Guauuuu!! qué sorpresa Francisco, muchísimas gracias por esta dedicatoria.

    Qué hermoso soñar...
    Soñar dormido, soñar despierto, tener sueños inalcanzables...
    Aunque lo malo de conseguir un sueño es el propio fin de éste.
    Benditos sueños que mantienen viva la llama de la ilusión, de la vida.

    Un sincero y cariñoso abrazo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperaba tu comentario y tu aprobación. Creo que te prometí un poema, pero al escribir esto pensé que te iba muy bien y sería de tu agrado.
      Besos

      Eliminar


  9. Te dejo este manojo de letras en el umbral de la esperanza,
    para que te saluden con la voz del trovador
    acompañando tus anhelos, que vuelan hacia las estrellas
    en busca de quimeras…

    ¡¡Un feliz fin de semana
    Alimentando satisfacciones!!

    Atte.
    María Del Carmen




    ResponderEliminar
  10. Un encuentro que deseo pronto se haga realidad ya que hace tiempo que te oigo decir las ganas que tienes de conocer a Elena. Un encuentro en tre dos personas amigas que escriben de maravilla y saben expresar como nadie sus sentimientos a través de las letras.

    Un fuerte y calido abrazo para ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Yo trabajé durante unos meses en el centro de Córdoba y siempre imagino a Elena por una de esas calles empedradas y recoletas. Un día, cuando me sienta con ánimos viajeros me planto en Córdoba y le doy la sorpresa.
      Un beso y un abrazo a Luismi.

      Eliminar
  11. Es que cuando tienes un sueño alegre, placentero todo color de rosas en que todo sale a pedir de boca, entonces... entonces sí que es bello despertar de nuevo a las contradicciones diarias. Es que si te quedas en el sueño pasas a mejor vida y yo por lo menos no quiero hacerlo todavía, prefiero vivir la que tengo en este momento. Así que mi mejor sueño es despertar cada mañana. Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo. No hay mejor sueño que despertar y poder contarlo.
      Un abrazo mejanero.

      Eliminar
  12. El sueño nos libra del mundo que nos rodea, nos hace sumergirnos en otro mundo, en un mundo creado por nuestra mente de manera aleatoria, a veces malo o a veces bueno. Cuando soñamos con algo maravilloso el regresar a la realidad monótona de la vida cotidiana supone un choque tremendo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Carmen, es una válvula de escape, una salida de emergencia de la cotidianidad.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Paco, espero que muy pronto se haga realidad ese sueño y conviertas en real el abrazo.
    ¿Qué sería de nosotros sin los sueños?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin el contrapeso de los sueños todo sería lastre inútil, tienes razón.
      Un abrazo compartido con Javier.

      Eliminar
  14. Los sueños son las cosas que tenemos en nuestro subconsciente, las cosas que no manifestamos o que no alcanzamos, las que en nuestros sueños hacemos realidad, ya sea en buenos sueños o en pesadillas, de los buenos sueños no nos queremos despertar, de las pesadillas luchamos por despertarnos, a veces no podemos hacerlo y nos levantamos extenuados.
    Como dices en tu entrada, soñar es escalar la sima de lo inalcanzable y coronarla con exito, un sueño del que querríamos despertar.
    Gracías por tu visita y por tu comentario, dices que el amor es atemporal y que el otoño, con su melancolía, es un acicate para el acercamiento, creo que llevas razón.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También sueño con otro encuentro contigo en Marbella, querida amiga. Íbamos a haber ido el pasado jueves y echar unos días, pero la lluvia nos deshizo el plan. Te llamaré cuando este de nuevo por ahí. Gracias por tu comentario y un abrazo compartido.

      Eliminar
  15. Me ha gustado tu entrada francisco, pues siempre he tenido curiosidad con el tema de los sueños. Dicen que todos tienen relación con algo que nos ha pasado por la cabeza, con algo que hayamos presenciado aunque no nos hayamos dado cuenta. Como bien dice Demófila, son cosas que tenemos en el subconsciente. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Pepe. A veces tiene algo o mucho que ver con lo que hemos visto, leído, vivido, y no siempre nos hemos percatado que aquello lo asimilábamos como algo importante; lo que sucede es que luego la fantasía transfigura la realidad y a veces la hace irreconocible.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Hola Paco, muy bueno lo de los sueños.
    Por lo menos podemos disfrutar en sueños de algo que despiertos es imposible lógralo. Al menos soñando, sabemos lo que se siente cuando se logra algo que se quiere y no se puede tener. Aunque al despertar veamos que tan solo fue un sueño, pero lo tuvimos y disfrutamos. Otras veces los sueños no quieres que se cumplan porque son muy desagradables.
    Buena entrada.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces me sueño cerca del Tajo, sobre la ladera de un monte que ahora ha debido perder algo de su belleza por el fuego y degustando sus manjares y a su gente. Gracias, Isa, por tu cercanía.
      Besos

      Eliminar