30 octubre 2012

EL PUCHERO



Al destapar la olla,
la niebla se apoderó de mí
como de un poseso
las figuraciones,
empañándome las gafas
y cegándome la visión;
de sus adentros,
el murmullo hirviente
y el puchero reclamando
su porción de hierbabuena;
desde el salón una voz me grita:
“¿Qué estás olisqueando?
¡No metas las narices!”
Demasiado tarde:
El aroma ya no abandonaría
mis sentidos, ni el gusto
dejaría de paladear lo virtual,
hasta que no estuvo servido en la mesa;
entonces la realidad superó
a las expectativas
y quedé ahíto.

26 comentarios:

  1. Al destapar la olla, esos aromas han llegado hasta aquí.
    Solo queda ahora soñar en que un día lo virtual se vuelva real y un cocido tan bueno podamos pronto probar.
    Buen apetito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No neguemos el poder de las tecnologías; tal vez un día podamos oler los manjares al leer las recetas de cocina. Muchas gracias.
      Abrazos

      Eliminar
  2. Qué rico un caldito en estos días de lluvia.

    Feliz jornada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hace frío, pero sí humedad; en estos días un caldito es muy oportuno.
      Abrazos

      Eliminar
  3. El aroma de un buen puchero merece la mejor poesía del mundo, tu se lo has dado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He hecho sólo un juego con algo que pasó hace dos días en mi casa y que luego disfrutamos.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. No creí que resistieras la tentación de probarlo antes de que llegara a la mesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy muy respetuoso, amiga Leodegundia; pero eso sí: mi mujer me sacó un vasito de caldo con su hojita de hierbabuena como aperitivo, al igual que hacía mi madre y la suya.
      Abrazos

      Eliminar
  5. Nada como un buen puchero y si la sopa lleva hierbabuena... insuperable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo se te nota, Cayetano, el origen sureño.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Esos pucheros tan ricos, que además de necesarios tienen ese matiz familiar a la hora de la comida, reunidos en la mesa.
    Con estos incipientes fríos dan ganas de comer pucherito... día sí y día no!!!! Bon appétit chéri!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta la visión familiar que aportas, prima. Un bocadillo, una pizza, un filete puede ser individual, pero un puchero es siempre familiar. Cuando el nido se queda vacía quedan los tappers para que siga conservando ese carácter familiar que apuntas.
      Besos

      Eliminar
  7. Ni que me hubieses espiado ayer. Planté una olla de cocido que no se la saltaba un galgo. A la hora de comer disfruté como un chiquillo con juguete nuevo.
    Para hoy, con estas lluvias, nos tomaremos un caldito para la cena.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos mucho en común, Elena, sólo que nosotros nos adelantamos a ti en 24 horas.
      Besos

      Eliminar
  8. A estas horas es lo que se me apetece.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. A la hora que comento es la más adecuada para ello, pero... tengo que esperar al próximo, que en este tiempo suele ser semanal.
      Un abarzo

      Eliminar
  9. Hola, Francisco:

    Dicen que la curiosidad mata al gato, pero en esta caso valió la pena, se nota a leguas por lo expresivo de tu poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafael, por tu visita y tu sutileza.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Un post muy culinario. Eso de meter las narices es muy normal. ¿Quien no ha olisqueado alguna vez y husmeado entre los pucheros?
    Simpática rima.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Katy, y eso es precisamente lo que me pasa a mí, que meto la nariz esperando probar el caldo.

      Eliminar
  11. Unos buenos garbanzos me imagino yo borboteando dentro de la olla. Ahora, cuando el frío del otoño preludia el del invierno, apetece un caldo calentito.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uuummm! No pueden faltar los garbanzos, Carmen. Te confieso algo. Le leí el poema a mi mujer antes de subirlo al blog y, después de reírse, me animó a que lo hiciera, aunque yo no lo tenía seguro.
      Besos

      Eliminar
  12. Que bien debe oler ese puchero y dependiendo de la hora la boca se hace agua, a mi los pucheros al fuego no solo me huelen a buen manjar, también a familia, a barullo de conversaciones, no se que es mejor..
    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Rita, el puchero es comida familiar y muy nutritiva: proteínas, verduras, legumbres... una delicia.
      Besos

      Eliminar
  13. Hola Francisco...eres muy versátil y me has sorprendido con este bonito poema, de verdad que sí. Te dejo un fuerte abrazo con mucho cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco bien mis limitaciones, pero procuro ser variado y abordar diversidad de temas y estilos. Gracias por tu amabilidad.
      Besos

      Eliminar