16 marzo 2011

LOS CUATRO JINETES DEL APOCALIPSIS


Primero se agitó la tierra
y retembló la vida;
después brincó una gran ola
y el agua derribó lo que aún se sustentaba;
más tarde el fuego fatuo e infame
inflamó y fisionó la super energía;
ahora es el aire el que cabalga
a la grupa de los cuatro jinetes,
cargado de ponzoña, para diezmar
con su guadaña gaseosa
a los alejados del epicentro.

15 comentarios:

  1. Tal cual, amigo, tal cual! Lamentablemente!

    No hay palabras paratodo esto!

    Y por si no tuviéramos bastante,aún seguimos inventando guerras y demás modos de aniquilarnos!

    No, no tenemos perdón, y va ser que realmente nos merecemos todo lo que nos está pasando...

    Tengo una pena, y un nudo,que ya no sé dónde tiene su epicentro...!

    ResponderEliminar
  2. Es evidente qué tragedia actual le ha inspirado a usted esos versos. Así se presentan las cosas, en efecto. Sus hermosas palabras envuelven hoy mucha muerte y mayores amenazas aun.

    Feliz dia

    bisous

    ResponderEliminar
  3. No hace falta comentario alguno, eso está escrito y parece que se sigue el guión a rajatabla. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Bello poema para describir un situación tan triste. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Eres capaz de hacer versos de cualquier situación. ¡Y mira que esta es desastrosa...!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué horror! Ni de la mente de Blasco Ibáñez podría haber surgido un ejemplo semejante. Esperemos que Japón pueda recuperarse de semejante Apocalipsis.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Por desgracia, así está la situación.

    ResponderEliminar
  8. Pues aún así los esbirros sectarios de Onda Cero defienden a capa y espada las centrales nucleares.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Impresionante, espero que realmente las cosas no sean de apocalipsis, ni para nosotros ni para nuestros hijos.

    Duro el poema, pero verdadero,me gusta.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Algo aún más incontrolable y perturbador que un terremoto, el aire. Imprescindible, necesario y en constante movimiento, que ahora se ha vuelvo venenoso.

    Este año parece destinado a quedar en los libros de historia como uno negro.

    Saludos, compañero.

    ResponderEliminar
  11. Me alegra que todos seamos sensibles al dolor ajeno. Cuando pensé en escribir sobre este tema tenía en mi mente los cuatro elementos: tierra, agua, fuego y aire. Esos son los materiales usados, pero posiblemente sean los cuatro jinetes quienes se hayan hecho protagonistas,
    ¡Ojalá que no lleguen a serlo y que todo se resuelva cuanto antes!

    ResponderEliminar
  12. Muy acertada tu visión, me temo que vienon malos vientos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Una manera especial de describir lo sucedido en Japón.
    Recibe un saludo de lo + cordial.

    ResponderEliminar
  14. Destruir para construir todo de nuevo.
    Solidaridad.
    Resurgimiento a la luz.



    Gracias.

    ResponderEliminar
  15. Querido Francisco, no hemos sido capaz de comprender que solo tenemos un Mundo, que cuidarlo nos ayudaría, que vivir tranquilos sin mezquindad ni odios era la vía, amar lo que nos regalo Dios con todo su amor...pero que va hicimos todo lo contrario =( un abrazo

    ResponderEliminar