12 marzo 2017

LA DUDA



La espiga tumbada por el granizo de la duda ya no podrá
nunca mecerse en la euforia de la vida.
IBSEN


La duda,
principio que vislumbra
y abrillanta lo oscuro,
─senda de la certeza─
es el salvoconducto
que guía por la arteria
de la elucubración
hasta el pensamiento;
una hipótesis
entre las seguridades y el caos,
entre las sensaciones
y la hipótesis.
No. Tú no,
No eres tú mi duda,
sino la certeza
que lleva a reconciliar
pensamiento,
existencia y esencia.

18 comentarios:

  1. Entre dudas y certezas andamos enfrascados en esto que llamamos vida.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien está muy seguro, es posible que esté muy errado o herrado. ¿No lo crees, Cayetano?

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Si dudas en el amor vamos mal, ahora bien, dudar de todo lo demás es positivo, te evita llegar a ser un déspota y un tirano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde mi punto de vista, Emilio, no hay excepciones. También es bueno reafirmarse en el amor mediante la duda; sobre todo dudar si yo estoy amando como debo.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Si Tú, Amor, tras la duda te escondieras, mi ardiente convicción te encontraría.

    💋🌹

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bello, Merche! Que la duda te lleve siempre a la certeza y a la felicidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Desconfío de las personas que no dudan, pues suelen esconder interiores intransigentes. La duda nos hace humanos, nos enfrenta a enfocar los hechos y a las personas desde distintas perspectivas, nos enseña que las verdades categóricas no existen.
    Así que me gustado mucho tu poema, Paco. Un poema inteligente que hace un guiño cortés y enamorado al final.
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intransigentes y poco humildes, Isabel. Muchísimas gracias por tu opinión y por expresarla aquí de manera fehaciente.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Ser certeza para alguien, enmedio de todo, es tan grandioso como ser milagro. Y encontrar a alguien así, una gran fortuna.
    Un abrazo de anís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, Sara, sólo hay una certeza: el resto son moldeables y por tanto dúctiles a las que hay que ir acoplándose día a día.

      Un abrazo anisado.

      Eliminar
  6. Tener la certeza en lo más importante de la vida, ya es mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que sí, pero a esa certeza se llega a través del camino de la vida, no nos instalan en ella.

      Besos.

      Eliminar
  7. "Entre las seguridades y el caos...entre las sensaciones y la hipótesis..." De la mano de la humildad, la duda avanza en el camino hacia la luz, adquiriendo confianza y consistencia...
    Mi abrazo y mi cariño, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo ninguna duda de que tú eres un regalo que endulza mi vida. Quizá no sea "la verdad", pero me encanta cómo me lees, María Jesús. Gracias desde el corazón.

      Besos.

      Eliminar
  8. Qué mágico tener la certeza de que no se tiene duda alguna sobre ese amor tan arraigado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mágico es contar contigo como lectora, Marinel.

      Un beso.

      Eliminar
  9. Amigo Francisco, tardo en pasar pero no estás en el olvido.
    Es una maravillosa seguridad no sentir dudas y tener esa inmensa serenidad y certeza en el interior del alma.

    Voy despacio, pero poco a poco iré pasando y saludando.
    GRACIAS, por tenerme en tu recuerdo.

    Desde mi ausencia te leo y te doy un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un inmenso abrazo color "ámbar". Gracias por la certeza de que estás ahí.

      Eliminar