29 marzo 2017

CANCIÓN A UNA ROSA CORRENTINA



A Rossana Bellé

Mientras Sevilla ahorma primavera
y nos deshojamos
las prendas de abrigo,
en Corrientes baja el Paraná
con un punto remontado
de tristeza otoñal
que se ensimisma
y contorsiona
por la Costanera lánguidamente.

Un barco de bandera albiceleste
busca el Atlántico
por las dársenas de Tablada
y caracolea los arrozales
con aires de fiesta;
en la marinería
salpimienta el “chamamé”
con dulce nostalgia correntina.

En mi voz una ola dormida
se ensortija y palpita
adioses entrecortados
como latidos arrítmicos
que quieren ser memoria
de una voz que quedó afónica
y se revistió de arcilla y sal,
de miel enlutada bajo precinto.

En mis manos,
la agitación de los adioses
que sueñan bienvenidas
y abrazos aplazados
que se ensartan al vacío.

14 comentarios:

  1. La nostalgia, el recuerdo y la distancia se tiñen de colorido como mandan los cánones estéticos y líricos del otoño y la primavera.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cayetano. Siempre me atrajo ese contraste norte/sur, como me atraen las buenas amistades.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Francisco, en tu poema se une la primavera y el otoño, Sevilla y Corrientes...Esa ola, sigue siendo sonrisa y voz entrañable, sigue leyendo nuestros poemas con su magia y capacidad de asombro...Ella te habría dicho: "Una divinura, españolito. Muero de amor por tus letras..."Allá donde esté le envío mi cariño y mi gratitud eterna.
    Mi abrazo para Rosanna y toda la familia y por supuesto para ti, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella sigue estando presente en ambas geografías y también en las personas que me dejó como herencia; pero Rossana es un ser muy especial, una persona extraordinaria, María Jesús.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Dos estaciones bastantes distante entre sí, como distantes son las dos tierras que mencionas en tu poema. Sin embargo, creo que las dos estaciones tienen un punto en común y es los grandes constrastes en los cambios de tiempo...tanto en otoño como en primavera suelo coger algún que otro catarro....actualmente me estoy reponiendo de una bronquitis.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, dos momentos que son coincidentes en que una es entrada y la otra salida del invierno; también dos tierras hermanadas por una misma lengua y por la voluntad de las personas en mantener una relación de amistad más allá de lo corriente.

      Besos.

      Eliminar
  4. Yo también la recuerdo mucho.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De alguna forma le estamos hurtando a Rossana su momento por la fuerte personalidad y el cariño que le seguimos teniendo a María del Carmen Nazer.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. En elíptico y ecléctico viaje, atravieso tiempo, dimensión y espacio hacia su cosmo(a)gónico aplazado abrazo.
    En hiperestésica y cósmica sensación, atómicos mis sentidos en el vórtice de su lumínica y magnética atracción, coloniza mi corpórea galaxia orbitando mi erógena constelación.
    En cuántica aproximación su subyugante universo probable, mi metafísico astronómico amor.

    🌹

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el sesudo empeño, Merche.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Todos aprendemos día a día y unos de otros; basta con estar despiertos y tomarse cierto interés.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Le agradecemos a Rossana haberte inspirado en este bello poema; una vez más admiramos tu pluma única. Y ahí va, como siempre, el abrazo transoceánico desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rossana, a su vez, es una bellísima herencia que me dejó su suegra, la encantadora y eterna amiga María Del Carmen Nazer. Muchas gracias por tus palabras, Adriana.

      Un abrazo.

      Eliminar