17 abril 2016

MIRANDO AL INFINITO



Antes fumaba;
fumaba y me extasiaba
mirando lo inmediato
por entre las vaharadas
espesas;
me parecía vislumbrar
hasta verlas desaparecer:
todo era adyacente.

Ahora no fumo;
no fumo y me complazco
mirando al infinito
por entre las capas
de azules y los cristalinos
hasta descubrir en el arcoíris
sus colores decantados:
todo es infinitud
cuando el aire es respirable.

10 comentarios:

  1. Antes tragábamos el humo del cigarrillo en un aire bastante decente, hoy no fumamos, pero lo que respiramos es puro veneno. Tu lo has dicho mucho más bonito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo digo más bonito y tú sin ambages, como el agua del Avellano.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Desde la Giralda, Tania, como desde las alas de un águila, todo es más suntuoso.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Prefiero vivir sin humo. Buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El humo es algo que antes no nos lo planteábamos. Muchas gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. No hace mucho preguntaba yo a un conocido...
    -¿Fumas?
    - Tabaco, no-. Me respondió.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cayetano y otras hierbas. Ja, ja, ja...

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hay que levantar la vista del suelo, para poder comprobar las grandezas del infinito y mucho mejor si el aire está limpio de humos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal como lo has dicho, amiga. Muchas gracias.

      Besos.

      Eliminar