19 enero 2016

POR LA PUEBLA

Fotografía de María del Pilar Ferrari Díaz



Por la Puebla;
por la Puebla se desangra
el Guadalquivir manso,
con adioses afónicos
y transcurrir agónico,
para enseñorearse por los arrozales
de Isla Mínima
y hacerse marismeño.
El sol pelea por asomarse
por entre la pretoriana melancolía
y se desmadeja rendido
en un leve resplandor.
El tiempo parece interrumpido,
el agua embalsada,
pero discurre dulce
y almibarado
─con el cayado de su instinto─
hasta ensalinarse en Sanlúcar.

18 comentarios:

  1. Metáfora del tiempo que discurre manso hacia su desembocadura serena.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cayetano, por tu leal presencia y constancia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Aunque no he visitado mucho esa maravillosa zona, la foto y el poema me la ha hecho recrear en la imaginación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es un gran elogio, Emilio, muchas gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Qué maravilla de descripción, Dios mío, qué maravilla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Dios mío, qué agradecido; qué agradecido, Dios mío!

      Besos.

      Eliminar
  4. Solo conozco el Guadalquivir en su versión sevillana, pero leyéndote dan ganas de salir corriendo a verlo. ¡Precioso!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Julia. La Puebla del Río es una población sevillana que está aguas abajo, pero cerca de la ciudad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Supongo que debe ser un lugar bellísimo. Tus versos lo dicen.
    ¡PRECIOSO !
    Apapachos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta mañana, mi amiga María del Pilar ha publicado esta foto en su muro y he tomado la foto prestada. Aquí es invierno y amaneció como sin querer desprenderse de las sábanas grises. Se trata del río Guadalquivir camino de la mar. Muchas gracias.

      Apapachos.

      Eliminar
  6. Debe ser muy bonito el paseo por el río desde Sevilla hasta Sanlúcar, en cierta visita a Sevilla aproveché la ocasión para dar un paseo en barco por sus aguas desde el embarcadero cercano a la Torre del Oro. Precioso el poema que has compuesto y también la fotografía.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es realmente bonito ese paseo. Gracias por tu comentario, y cuando vuelvas a Sevilla, no dejes de decírmelo y compartir conmigo.

      Besos.

      Eliminar
  7. Tu poema inspira tranquilidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es esa tranquilidad con la que los ríos desembocan para dejar de ser y desintegrarse en el mar y hacerse masa salada, agitada y azul, como cierta Amapola.

      Besos.

      Eliminar
  8. ¡Qué bonito! La foto es pura poesía y en tu poema se pueden escuchar las aguas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco el río a su paso por La Puebla y es mi vecino un poco aguas arriba, pero las letras han nacido contemplando la foto. Muchas gracias, Musa.

      Un beso.

      Eliminar
  9. Me ha gustado la ensoñación de estos versos...un coctel de metáforas que embriagan los sentidos...en particular me llevo este para pensar un rato..
    El sol pelea por asomarse
    por entre la pretoriana melancolía
    y se desmadeja rendido
    en un leve resplandor....

    Asi deberían ser siempre los amaneceres...besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Diva, por destacar estos versos; pero sobre todo por entrar a leer.

      Besos.

      Eliminar