06 noviembre 2014

JACO



No lo he soñado, no;
fui un potro juguetón que bebía vientos
y mascaba músicas en el abrevadero
de mis días de trigales verdes,
cuando los caminos
eran praderas de amapolas y alhelíes
que soñaba alumbramientos,
eran días de trotes, días de galopes
a lomos de la aventura de iluminar
nuevos sabores, nuevos sudores,
nuevas carreras frenéticas
que modelan el busto de alabastro
en el que columpiar los días
con la cadencia y creencias
de que son ilimitados y lasos,
eran días sin pronósticos.
sin proyectos, pero proyectados
hacia el otoño que habito ahora,
─jaco limitado─
con las mataduras de los sedimentos
que se colmatan inadvertidos
al tiempo que el molto vivace de ayer
se hace cadencioso y reflexivo
andate moderato y pianísimo cansino.

26 comentarios:

  1. Me volví caballo contigo en este poema que me parece bellísimo. Troté libre y casi salvaje y, al final, también mi paso se hizo cansino.
    Somos criaturas vivas, por tanto finitas, y vamos acusando el paso del tiempo, aunque no nos guste.
    Un abrazo solidario, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel, por tan bello acompañamiento.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Hola Francisco, la descripción que has echo del potro es mas o menos nuestra vida, que empezamos que nos comemos el mundo y con el paso de la vida nos volvemos como el, en ese Otoño y con las matauras que nos ha ido deparando el tiempo, y también con ese paso cansino, pero que aun siendo así que sea por mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que he intentado, si te lo ha parecido es que no he desparramado mucho.
      Besos.

      Eliminar
  3. "Y si una potra alazana
    caballo viejo se encuentra,
    el pecho se le desgrana
    y no le hace caso a falseta
    y no le obedece al freno
    ni lo paran falsas riendas."
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había pensado en la cumbia de Simón Díaz,, pero te agradezco su recuerdo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. No en vano soy caballo en el horóscopo chino. Me volví Jaco mientras te leía. Claro que después tuve que volver a la realidad. Ahora, Jaco está limitado. pero mientras tenga un lugar donde cobijarse y manos que lo acaricien seguirá siendo feliz
    ¡Qué bien lo has dibujado ! ¡MARAVILLOSO !
    Apapachos. .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu opinión de tanta calidez, María del Carmen.
      Apapachos.

      Eliminar
  5. Unavpoesía muy bella te felicito, Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amapola Azzul por tus estímulos.
      Un beso

      Eliminar
  6. Cada época tiene su particular trote y todos son bellos o al menos a mí me lo parecen.
    Y de "cansino", nada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí también es bello, es de muy agradecer poder llegar a este cansancio y poder contarlo.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Francisco, ese potro retozón y lleno de vida sigue vivo en tu espíritu...Que corre por trigales verdes de la literatura, libre e ilusionado...Nos lo demuestras cada día con tus poemas, incansablemente...Y es una gozada sentir la fortaleza, el coraje y la belleza de ese trote, que sobrevuela sus límites físicos, amigo...Mi felicitación y mi abrazo grande por tus buenos posts.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy buena comentando y lo sabes, pero la amistad se sobrepasa. Infinitas gracias, Mª Jesús.
      Besos.

      Eliminar
  8. Pues amigo Francisco, tendremos que seguir con las mataduras y aguantar cuantas más nos vengan. Querrá ello decir que estamos vivos, que no es poco. Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángel, por tu cercanía. Es cierto que llevamos algunas mataduras, pero también lo hemos bailado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. LOS DÍAS DE TROTES LOS HEMOS TENIDO TODOS, LUEGO LLEGA LA CALMA Y ES TAMBIÉN UN PLACENTERO GOCE.
    TE DEJO UN BESO FRANCISCO.

    PD CUANDO NO PUEDES DEJAR MENSAJE ES PORQUE TODAVÍA NO RESPONDÍ LOS ANTERIORES. VOY LENTA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luján, por tu presencia mayúscula.
      Besos.

      Eliminar
  10. Era otro tiempo, y otra edad donde la juventud nos hacía galopar y, como suele decirse, "comernos el mundo a bocaos". Pero hay que seguir manteniendo vivo ese corazón activo que nos llevaba con ese galope. Muy buen escrito Francisco. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.
    @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada tiempo es el apropiado para adaptar nuestro paso. Uno nunca se ve mayor, pero el tiempo no pasa en balde; mientras pueda, quiero vivir esta jovialidad de la razón.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Hice un comentario que ahora no veo. ¿Se habrá escapado con el jaco? Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco entiendo mucho de la magia de la Red, pero es cierto que suceden cosas extrañas y desaparecidos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Ya no irás al trotre pero "juguetón" si que sigues siendo.

    Buen simil con la vida.

    Como ya sabes estoy un poco alejada de los blogs ultimante, hoy ando por aqui y entro a leerte. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juguetón y a veces travieso. Pues sí es cierto, Chelo. A eso le llamo jovialidad, pero no estoy seguro del nombre.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Hola Francisco, Bellos versos.
    Ea, que los años no pasan en balde. Lo más importante es que aunque cansino, lo vayas contando sobre todo porque lo vives. Muy bonito ese trotar y relincho del potro según va pasando la vida.
    Saludos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente no pasan en balde, pero lo que se pierde en garbo al caminar se gana en sabiduría experimental.
      Besos.

      Eliminar