21 noviembre 2014

AMBICIÓN



La soledad,
en su ambición
por ocuparlo todo,
no deja resquicio
para la reflexión
ni para la imprecación;
entonces se hace
progresión geométrica
y nos anega el alma
sin salvación posible.

28 comentarios:

  1. Todo en su justa medida, la soledad cuando es deseada, ayuda a reflexionar, pero lo peor, cuando es impuesta por la vida, es cuando se convierte en una tortura.

    Me encantó tu poema, amigo Francisco.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María, tu opinión me interesa mucho.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Sí que te puedo hablar de la SOLEDAD.. La has bordado con hilos de oro.
    La soledad es muy dolorosa , como todas las cosas , con el tiempo aprendemos a convivir con ella. Yo adoro los momentos de soledad que necesito para leer un libro, escuchar música, escribir ... pero odio esa soledad de los fines de semana cuando las visitas son espaciadas. y el silencio ocupa todos los espacios..

    Precioso poema, en pocos versos : un mundo.
    Llevas la poesía en tus genes. ¡eres maravilloso !
    Apapachos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, María del Carmen. La soledad es para mí eso que dices: buscada en momentos y temida en otros. Soy maravilloso, dices; si además me acompañara la belleza física, sería un hombre diez.
      Apapachos.

      Eliminar
  3. Ay, Francisco, esta poesía toca hasta la última fibra en cuento al conetenido , en cuanto a como la haces llegar es suave pero directa no hay giross ni engaños.
    Hay que lograr que esa soledad se aparte de quien la sufre, hay que intentarlo...y al menos cuandoo estamos con alguien que sabemos que la sufre darle lo mejor de nosotros mismos.

    Hay personas con la suficiente calidad humana, como para percibir y escribir sobre ella, haciendonos participes a los demas y dando un vaiven a nuestra alma ¡gracias¡


    Beos enormes,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás sea vanagloria mía, pero ¿sabes, Tramos, que me has hecho feliz?
      Un beso.

      Eliminar
    2. Yo estoy segura que te la puedes permitir, doy fe que conmigo lo has hecho y eso querido amigo no se olvida, ni lo permitiría tengo mucho que agradecerte.
      ¡QUE SE SEPA¡ TE SOBRA AMOR A RAUDALES.

      Besos admirado Hombre,

      tRamos

      Eliminar
    3. No me atrevo a decir nada más, Tramos, para que no me saques los colores.
      Un beso grande.

      Eliminar
  4. Francisco, tu poema es una llamada de atención...A veces un disgusto o una tristeza nos abocan a la soledad...Y esa soledad es destructiva, acaba con la voluntad, la esperanza y la dignidad...Debemos estar alerta y no dejarla acomodarse en el interior...Cuidado con esa soledad, que no es creativa, ni reflexiva, ni enriquecedora para el espíritu...Somos dueños de nuestros pensamientos y debemos elegir los mejores para seguir adelante...Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu claridad, profundidad y buen hacer.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario lo explica todo. Lo que me atrae de la poesía es que puede decir mucho en muy pocas palabras.
      Besos.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. La poesía se crea en soledad, pero para hacer una gran convocatoria. Ese es su fin.

      Eliminar
  6. Soledad más depresión es todo lo que manifiestas, hay otra soledad deseada que genera otras situaciones.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que intenté manifestar es el riesgo al que puede arrastrarnos.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Y como nos dejó en sus rimas Gustavo Adolfo Becquer:
    ¡Dios mío, qué solos
    se quedan los muertos!
    Saludos a todos, Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando un poeta da en el clavo de esa forma tan rotunda, es como que la NBA retire un número de camiseta: ese verso no se puede volver a usar
      Un abrazo, Ángel

      Eliminar
  8. Es entonces cuando llega el momento de levantar la cabeza, mirar al sol y con un buen guiño comenzar a sonreír. Un fuerte abrazo y buen fin de semana Francisco. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepe, por tu bonito comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Es maravilloso Francisco. Sencillamente maravilloso! Ahí te mando el abrazo desde Buenos Aires1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te correspondo desde Granada, donde me he trasladado para asistir al III Encuentro de Poetas Andaluces de Ahora. Que mi voz llegue a ti y te abrace.
      Besos.

      Eliminar
  10. Me ha gustado muchísimo este poema.
    Has contado y cantado muy bien la invasión de la soledad...
    Muchos besos y abrazos.
    ;)

    ResponderEliminar
  11. Hermosa descripción de la soledad; de la soledad que duele. Me gusta mucho el comentario de tramos, sobre todo cuando dice " cuando estamos con alguien que sabemos que la sufre darle lo mejor de nosotros mismos.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Katiuska, tu opinión me interesa mucho.
      Un beso.

      Eliminar
  12. " La soledad... la soledad... la soledad... mi soledad"
    Ya sabes... las sevillanas de Alba Molina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que buscar la soledad deseada y desintoxicante, pero huir de la impuesta. Un cotilleo: la madre de Alba, Lole, vive muy cerca de mí, casi todos los días me la encuentro.
      Besos.

      Eliminar
  13. La soledad es necesaria cuando es voluntaria.
    Llego algo tarde. Es lo que tiene pasar el día entero fuera de casa. Asuntos de "negocios editoriales" con amigos y conocidos.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se trata de una duplicidad: fue publicado hace un año.

      Un abrazo

      Eliminar