31 enero 2014

CANCIÓN DEL ATARDECER

Ya ves,
la luz se deprime, muy fatigada,
tras  la estela del viajero
de fuego
cuando su ardoroso ímpetu
se oculta como azorado
y apaga su incendio incontinente.


Hay antiguas rutas comerciales
y nuevas autopistas,
pero el camino de la sabiduría,
el puente al infinito,
es tan viejo como el tiempo
y tan laso como el espacio
en su diagrama eterno.

Mientras la manecilla corta del reloj
pasa dos veces al día
por el mismo punto,
el camino astral
pasa una sola
—con continuas derivas—
anunciando la noche
y haciendo sonar
el contrabajo tenebroso
de los desasosiegos.

Ya ves,
siempre es lo mismo,
cada día un apagón entristecido
de añoranza
con el repetitivo acento de la mismidad,
mientras mil luceros centelleantes
se asoman tras las sombras
a ocupar el vacío.

40 comentarios:

  1. Los atardeceres han vacíado muchos bolígrafos, pero este tuyo, con esas imágenes tan bellas me ha transportado a algunos que los he vivido como inolvidables.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. "Ya ves
    siempre es lo mismo
    cada día un apagón entristecido
    de añoranza " ¡No puede ser más elocuente y más bello.
    Soy una enamorada de tus versos.Hoy , tu poema me regaló un derroche de ternura y una dulce añoranza.
    La imagen vistió de fiesta tus palabras.
    Eres un poeta que enternece y agasajas al lector. Quién no querría leerte ?
    ¡Apapachos !:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus comentarios siempre son desbordantes, cosa que te agradezco por su espontaneidad. Te confieso algo: este poema fue escrito ayer en la sala de espera de la clínica, mientras esperaba pasar al traumatólogo, en medio de un gentío, de ello es testigo Pepita.
      El acto creativo nunca es igual, pero a veces brota como un manantial de manera incontrolada.
      Cuento de que tú siempre quieres leerme.
      Apapachos.

      Eliminar
  3. Todos los días el mismo recorrido, haciéndonos soñar, llenándonos de gozo o de melancolía...todos los días esperado...mas el atardecer de la vida siempre queremos alargarlo...

    Bellos versos, Francisco
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy viviendo el atardecer de la vida y lo que trato es de perpetuar los instantes, las sensaciones.
      Besos.

      Eliminar
  4. Todos los días un apagón pero con distintos tiempos, no como tu poesía que siempre llega con la misma calidad.
    Admiro tu maestría a la hora de contar cualquier momento.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Elena, por tu amable comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Los atardeceres tienen una luz especial, invita a la relajación y al recogimiento. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así sucede, hasta los animales se recogen cuando cae la tarde; luego inventamos la luz eléctrica y le robamos tiempo a la noche, pero no es lo natural y por eso nos inclinamos a ello.
      Besos.

      Eliminar
  6. En cualquier lugar puede surgir un poema, porque ya se lleva dentro. Pudo ser engendrado junto a una cascada, al borde de un acantilado o contemplando al atardecer el vuelo de las garcillas en busca de aposento donde tras la algarabía y disputa por escoger el mejor rincón de una rama, dormir hasta el despuntar del día. Luego nacerá en el momento más imprevisto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así sucede algunas veces; otras, como dijo el maestro, es mejor que la inspiración te pille trabajando. Muchas gracias, Angulu.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. El crepúsculo es un buen momento para la meditación ante el espectáculo de belleza que se abre ante nuestros ojos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Cayetano. Parece como si el exceso de luz no nos permitiera contemplar lo que hay sobre nuestras cabezas. También la noche se presta más a la meditación que el pleno día.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Ese viajero de fuego...dá el toque de salida cada día y comienza la carrera de la vida...Unos van más deprisa y otros más despacio, pero lo cierto es que numerosos pensamientos y sentimientos marcan
    nuestro camino...Y ese viajero de fuego al final del día nos espera...Nos pregunta por el amor y nos envuelve en un abrazo de sueño...Precioso y reflexivo tu poema, Francisco. Seguiremos vislumbrando nuevos crepúsculos y aprendiendo a vislumbrar la "ruta de la sabiduría..."que siempre va unida a la humildad y al amor...sonrío.
    Mi felicitación y mi abrazo grande, poeta y amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el momento reflexivo, el momento de las preguntas, de las dudas... de sentirnos empequeñecidos ante tamaña grandeza. ¡Cómo agradezco tus palabras!
      Besos.

      Eliminar
  9. Me gustan los atardeceres, me parecen bonitos sean como sean, más o menos luminosos no sólo en función de la luz, sino dependiendo de cómo haya ido el día. Muy buenas letras Francisco. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepe, por tu constante presencia en mi blog y tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Pero cada día el sol vuelve a salir.. solo tienes que darte la vuelta para que no te pille de espalda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y nos iremos, Paloma, y seguirá saliendo y ocultándose puntualmente.
      Besos.

      Eliminar
  11. Que bonitos que son los atardeceres mirando el horizonte.
    Un mundo de color.
    Hermoso poema Francisco.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luján, por los hermosos ojos con los que lo has leído.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Puede ser que sean iguales, que todo transcurra con absoluta parsimonia o no, que el reloj del tiempo sea irrefutable, pero no todo el mundo sabe ni describe estos hechos de la misma manera y tú, como siempre, lo haces desde una infinita sensibilidad.
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi niña, ¿te das cuenta de que me has piropeado, Marinel? Y ahora, ¿cómo te lo agradezco?
      Besos.

      Eliminar
  13. Me gustan tus versos, me encanta el atardecer y me dejas una bella frase que entresaco
    "mientras mil luceros centelleantes
    se asoman tras las sombras
    a ocupar el vacío."
    Siempre es igual, pero siempre es nuevo. Solo depende de nuestra mirada.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo misterioso, Katy, que nos resulte nuevo lo que siempre es lo mismo, aunque con distintos matices. Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  14. Hermosos versos! Y los atardeceres son sus aliados.Me gustó este blog.Saludos.!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues has llegado a tu casa, Idolidia, y te agradezco tus palabras.
      Saludos.

      Eliminar
  15. Me dejas asombrado. ¿Cómo es posible que un poema así surja en una sala de espera rodeado del bullicio de la gente? Eres increíble. Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, Felipe, sucede cuando uno lo lleva en la cabeza y él solito hace por salir; otras veces tienes que andar a su búsqueda y no quiere aparecer ni en el más profundo silencio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Siempre tan locuaz y sincero en tus versos. Sigue con tus versos inspirados en momentos ciertos. Besos querido primo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, prima, por tus estímulos.
      Besos.

      Eliminar
  17. ¿Qué tendrá el atardecer que nos inspira tanto? ¿Serán los últimos rayos del sol dorado lamiendo nuestros recuerdos? ¿Será la llegada del impetuoso carro de la oscura y negra noche?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente la añoranza de la luminaria cegadora perdida, Carmen. No sabría explicarlo, sólo que me veo arrastrado.
      Un beso.

      Eliminar
  18. Amigo Francisco: No nos apabulles: leerte sin más es querer seguir la estela del viajero
    de fuego. Por ello yo me emociono. Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mi intención, Ángel, sino la de estimular los sentimientos de quien lee.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Cada día un apagón pero ... son apagones bellos y no tristes , los atardeceres no son tristes , algunos son más hermosos que otros pero son alegres , el Sol se esconde porque ya ha cumplido su misión de alumbrar el día y se esconde alegre porque sabe que volverá por la mañana , se esconde feliz y deja paso a la maravillosa Dama de la noche que es también hermosa aunque a algunas nos guste más o menos que a otras .
    Y bueno, Francisco, ya tengo mi ordenador de nuevo y aquí vuelvo a daros un poco la lata ,jeejejejeje. Perdona mi ausencia de tu Blog pero me costaba mucho comentar desde la Tablet , pero ya estoy de nuevo contigo.
    Un abrazo grande .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se esconde a nuestra vista, pero él va de camino repartiendo luz y calor a otras latitudes. Me alegro enormemente que hayas recuperado tu ordenador, lo cual me beneficia.
      Besos.

      Eliminar
  20. Bello poema sobre la eterna ceremonia que se celebra en el borde del ocaso. He seguido tu consejo y he dibujado un sol que ha iluminado mi gris melancolía. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Emma, pero no tienes por qué seguir al pie de la letra lo que yo te sugiera.
      Un abrazo.

      Eliminar