01 mayo 2013

MARBELLA EN LA MEMORIA





Anoche, de repente y sin pensarlo, me sentí en Marbella. Hacía un día claro y muy luminoso, con ese azulcelesteinmaculado característico cuando corre apenas una brizna de brisa y el horizonte es una tarjeta postal en la que se transparenta el Atlas, se adivina Ceuta y Gibraltar está casi al alcance de la mano, tan sólo un poco más allá de Estepona. Era la mañana, había llegado una media hora antes de que abriera el conserje y la escalinata desde la Avenida era una provocación para corretear por la playa. Me pesaba la cartera y saqué sus correas de los hombros colocándola en la proa de una jábega varada junto con las sandalias y el bocadillo. Un poco más hacia el levante llegaba la de los Hermanos Haro. Por su lento desplazamiento hasta clavar la quilla en la arena, venía cargada hasta los topes. Me dispuse a coger uno de los varales untados de sebo y me dijo un abuelo: “niño, tú hala solamente”. Eran cuatro marineros y de sus caras tostadas por el sol se descorría una sonrisa de satisfacción. La barca se hace pesadísima cuando deja el contacto con el agua, pero a esta faena siempre acuden muchas manos generosas del hoy por ti y mañana por mí. Ramón era tan mayor que ni siquiera intentó incorporarse para ayudar a sacar la barca del agua y continuó remendando redes, una tarea sin saldo que queda reservada para los viejos marineros que ya quedaron varados en tierra para siempre. Cuando la jábega estuvo a la distancia oportuna del agua, comenzó la tarea de bajar las cajas de sardinas para llevarlas al Saladero de Lima. Eran cuerpos retorcidos de intemperie y humedad salobre, con la entrega de la mercancía en el almacén llegaba el tiempo del reposo hasta reemprender la faena con el nuevo atardecer, cuando las velas blancas son como gaviotas de lona que se alejan con el sol poniente. “Niño, -me gritó el patrón-, ¿quieres un ranchito de pescao?” No tuve tiempo para contestar, había sonado el timbre y ahora tocaba vérmelas con ecuaciones y logaritmos. Recogí la cartera, me calcé las sandalias y subí la escalinata como una exhalación, al tiempo que me sacudía la arena; D. Jaime no dejaba pasar a los impuntuales.

52 comentarios:

  1. Que recuerdos mas hermosos y mas frescos ...besos azules

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La infancia es una constante en la vida y para siempre.

      Besos.

      Eliminar
  2. Qué lindo sería estar en Marbella, aunque fuera solamente en sueños...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo pagarte el pasaje, pero mi casa es tu casa, Rafael.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hay veces que los sueños son el lugar más hermoso donde nos podemos quedar, son el refugio de cualquier sentimiento.
    Me encanto!!!
    Cariños....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, a condición de que no sean pesadillas.

      Besos.

      Eliminar
  4. No podemos remediarlo, en ocasiones nos volvemos nostálgicos y los recuerdos nos llenan el pensamiento. No podemos evitarlo. Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco hago por remediarlo, Felipe.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Qué no daría por conocer tu Marbella ... pero los sueños ... sueños son ...
    Besos de luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás invitada. Cuando en Baires se invierno podemos pasar unos días muy apacibles en Marbella, a condición de que compartas con mis hijos y nietos.

      Besos

      Eliminar
  6. Yo he pasado por Marbella dos veces aunque fue una efimera visita y ya hace tiempo.
    Soñar es gratis y alimentear los buenos recuerdos mejor.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es gratis y muy alentador; permite hacer todo aquello que nos está vedado.

      Abrazos.

      Eliminar
  7. Bellos sueños, bellos recuerdos en dónde se mezclan los deseos y las realidades. Así da gusto soñar. Volver a la infancia siempre es placentero.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es cierto, Katy. No cuenta mucho soñar, es cosa de desear dsepierto y esperar a que aparezca.

      Besos

      Eliminar
  8. Esa Marbella que nos relatas es antigua amada tuya, seguro que ahora ya no existe salvo
    en tu imaginación.
    Qué bonito es volver a revivir las cosas buenas que nos dio la infancia.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Marbella que viví de niño no desaparecerá nunca: allí mi infancia,el instituto, mi primer trabajo, el despertar a la vida...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Recuerdos que nunca se irán, porque están grabados a fuego en la memoria vital de cada persona, en la tuya. Y ese Mediterráneo que tira tanto... Abrazos y buen primero de mayo, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que grabados en la memoria, Paco, vividos y eso acaba siendo indeleble.

      Abrazos.

      Eliminar
  10. Qué preciosidad de recuerdo! Un momento vivido dos veces gracias a este rescate lleno de nostalgia y amor. Qué cerca está a veces el pasado, por más que los años se empeñen en pasar.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué amable sois, Madame, con este humilde admirador vuestro!

      Bisous.

      Eliminar
  11. Hay recuerdos enmarcables, de esos para poner en el salón de la memoria,en el centro justo,porque mirarlos y sentir cosquillas en el estómago, es todo uno.
    Como éste tuyo tan bonito.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este mismo recuerdo se produjo muchas veces. El instituto estaba en la misma playa y ésta era el varadero de las barcas de pesca.

      Besos.

      Eliminar
  12. Uauuuuu, he olido el mar entre el azahar cordobés.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña nada, pero debe ser el aroma salobre de Sanlúcar que sube por el Guadalquivir.

      Besos.

      Eliminar
  13. Un bonito recuerdo con sabor a mar y a otros tiempos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con sabor a esetiempo que en todos es eternos: la infancia.

      Abrazos.

      Eliminar
  14. Me ha encantado , Francisco , como también me gusta mucho Marbella , es una ciudad muy bonita y muy cuidada , tengo muy buenos recuerdos de ella y cuando puedo , algún día de verano voy por allí a darme un paseo . Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este verano habremos de encontrarnos en Ronda o en Marbella; te explicaré cada una de las claves o tua mí si lo hacemos en la serranía.

      Besos.

      Eliminar
  15. Bonitísimo recuerdo pincelado en cada frase y en cada palabra por una pequeña travesía que has narrado maravillosamente. Y me llevo algunas palabras que no conocía en toda su extensión: jábega, hala, varales..y que ahora pasaron a mi cuaderno de apuntes sobre palabras.

    Gracias Francisco, he disfrutado mucho leyéndote.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He puesto la intención en el vocabulario y en llevar cada frase de emotividad. Gracias, Laura.

      Besos.

      Eliminar
  16. Guooo, me encantó tu relato. Hasta aquí llegó el olor a pescado y a mar.
    Felicidades por tu pluma siempre certera y amena.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No olvides, Elena, lo certera es tu lectura. Gracias.

      Besos.

      Eliminar
  17. Que bonito recuerdo, hasta yo me senti con los pies mojados y llenas de arena pero la arena de otra playa, allá en la pequeña isla de mi niñez, gracias por llevarme allí
    un abrazo amigo Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rita. Te eché de menos y me alegra mucho verte por estos pagos.

      Besos.

      Eliminar
  18. Francisco, precioso recuerdo, escrito desde el alma, con sentimientos de lirismo desbordado. Por minutos, me sentido en la playa, y hasta el olor del pescado parecía llenar el aire, y llenar de cosquillas el corazón.

    Un abrazo con aromas de mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentimiento y lirismo. Creo que eres tú quien se ha desbordado en elogios. Muchas gracias.

      Besos.

      Eliminar
  19. Cualquier motivo puede despertar en nosotros el recuerdo alojado durante mucho tiempo en un cajón de la memoria. A veces sólo es un olor o una circunstancia.
    Un abrazo
    P.D. De regreso de tierras andaluzas me encuentro en Béjar con nieve...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso ha sido un querer ausentarme de este vivir diario, a veces un poco martirizante, sobre todo cuando ve uno el noticiario.

      Besos.

      Eliminar
  20. ¡Qué bien has contado ese lejano recuerdo!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te lo parece, Antorelo? Muchas gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  21. ¡Como te acuerdas de Marbella!, me imagino que no tardarás en venir y no tendrás que revivir los recuerdos y sacudirte una arena imaginaria, sino la real, iremos a los Hermanos Haro a comernos un "pescaito", ya verás como este verano lo vas a pasar muy bien por tu tierra y por la mía.
    Llevas razón en lo que me dices en tu comentario, el silencio puede matar el amor que se debe ir construyendo con los años.
    Gracías por lo de poeta.
    Un abrazo, hasta pronto querido amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces digo como Alberto Cortés: ni soy de aquí, ni soy de allá; pero siempre se regresa a la infancia.

      Besos.

      Eliminar
  22. Siempre hay un grato recuerdo de la infancia y la juventud, que nos hace volver la vista atrás y evocar con nostalgia momentos vividos. .
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón: eso eslo que me ha sucedido y así lo he contado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Los recuerdos de nuestra infancia se nos quedaron grabados a fuego.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una forma de buscar refugio, Fus.

      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Francisco he visto ese día azul-celeste-inmaculado y el horizonte como una tarjeta postal...A lo lejos, llegaban los hermanos Haro con la barca hasta los topes,mientras Ramón,imperturbable remendaba las redes...Y ese niño,saboreando cada instante de agua y sal,para escapar después al cole...Con el alma llena de sueños y mar...
    Mi felicitación por estos recuerdos de Marbella,que son un tesoro,amigo.
    Mi abrazo grande y feliz jueves,Francisco.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El verdadero tesoro, aquello de lo que no pueden desahuciarnos es de nuestras vivencia, de nuestra memoria, aunque como en todo texto escrito, esté trufada de cierto aire creativo.Gracias, María Jesús.

      Besos.

      Eliminar
  25. Me encantan tus recuerdos .. no los pierdas nunca.. es una de las cosas que siempre vuelve a ponernos esa dulce sonrisa ..

    Mis abrazos siempre desde dónde ya sabes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando las personas se hacen muy mayores, pasan por el riesgo de olvidarlo todo y eso debe ser horrible.

      Besos.

      Eliminar
  26. Muy bonita la historia de ese niño que se escapo un momento para visitar el mar y a los marineros qeu trabajaban en las faenas del día.
    Seguro que disfrutaste mientras veías el espectáculo de la mar.
    Bella historia y preciosa obra de arte. Es bueno recordar las cosas hermosas de la niñez.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
  27. Gracias, Isa, por mirar tan bien todo lo que hago, no soy yo, es tu mirada la que hace el milagro.

    Besos.

    ResponderEliminar