30 enero 2010

MADRUGADAS DE RADIO

Llantos y gritos desgajados, a lomos
de hercianas cabalgaduras que se desbocan
de soledad: llamadas incendiadas de socorro
en el confesionario laico o diván noctámbulo
a la espera de ungüento de comprensión,
desgañitados de abandono;
lágrimas ácidas de desamor, de desamparo,
de confinamientos y olvidos,
acicalados de distancias oblicuas
que orillan vecindades de naufragios.

La llaga de mi físico se ha enquistado de insomnio,
y en la silente opacidad de la vigilia, se mece
una cuna con sábanas de angustias
y embozos lastimeros que imploran compasión.
Yo busco la postura con la que reconciliarme,
al tiempo que enjugo lágrimas ajenas
que desembocan en impotencia:
mixturas de quebrantos,
de amores truncados en brazos tibios
como caricias falsamente soñadas
que nunca tuvieron rúbrica.

Se ha disipado el lagrimal de mi cuerpo lastimado;
ahora vivo en la patria de un dolor ajeno
y entono una jaculatoria aromada de conmiseración
-en acción de gracias-
por la liviandad de mi cruz gloriosa,
ante el superlativo de tanto sufrimiento.

2 comentarios:

  1. Tremendamente conmovedor, eriza la piel. Tiene demasiada fuerza que logra la empatía aun del más indiferente. Me encanto!
    Nuevo abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hace muy feliz tus comentarios, Sara, por ello te quedo muy agradecido.
      Un beso.

      Eliminar