12 enero 2019

POÉTICA AL MINUTO




Seguir el impulso,
prestar oído a una corazonada
y darle oportunidad de ser.
Soflamar con toques personales,
─prescindiendo de alharacas─
sin olvidar el son,
el toque de rímel
que resalte la luz,
en contrapunto con las descoloridas sombras;
marcar los acentos
hasta lograr que ligue la salsa.
Sólo esto y poco más:
lo vivido, con mixturas de lo soñado.

12 comentarios:

  1. Como dicen los franceses: ¡CHAPEAU!

    ResponderEliminar
  2. Ahí está al quid de la cuestión, en hacer "que ligue la salsa".
    Por lo demás, es dejarse llevar por esa voz interior que algunos llaman inspiración y otros "córtex cerebral".
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy tengo la "córtex cerebral" congelada. Este frío me tiene enfermo, Cayetano.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Método conciso pero práctico. ¡Genial! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Seguir el impulso, prestar oído a una corazonada que esparce el Amor al manso viento. Contrapunto emocional, sin más.

    Mi abrazo y admiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las corazonadas son estratos de inspiración y de información previa asimilada, Merche.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hay que hacer siempre caso a las corazonadas, no suelen fallar.Bellos versos.Saludos

    ResponderEliminar
  6. Y es que lo vivido y lo soñado son una misma cosa, Francisco. Sómos mezcla de realidades y sueños.
    Mi abrazo y mi ánimo para seguir escribiendo.

    ResponderEliminar