07 diciembre 2015

BÚSQUEDA



¿Dónde está tu Dios?
(Sal 41, 4)

Nombrar es crear,
pero ¿cómo podré crear
a quien me ha creado
a su imagen y apetencia?
Voceo tu nombre y no te poseo,
pero también son lentos
los partos de los montes
y tampoco cae el trueno
liberando de la esclavitud
con solo apetecerlo:
espero y me lleno de esperanza.

Soy un juguete menor
que se subyuga al capricho
de los ídolos. Tú, principio;
molécula etérea que estás en el río
y estás en el mar sin horizonte;
en las perlas translúcidas de rocío,
en las lágrimas que caen de mis ojos
y en la respuesta odorífera de la flor;
en los melosos estambres
que atrapan vidas menores,
cuya viscosidad simula el paraíso
vociferado en silencio;
estás en las ramas, en el tronco,
en las hojas, en los montes,
en el eco que se columpia
de cordillera a cordillera
hasta derramarse en el valle
dolido de embriaguez,
como campana que broncea al aire
la llamada a Vísperas.

Tú eres presencia viva
de esta muerte que languidece
como tallo verde
que segado se agosta para siempre.
Todos me preguntan…   
en mis labios, tu nombre;
y en mi corazón,
la terquedad por encontrarte.

28 comentarios:

  1. Una preciosura Francisco. Tus versos me han emocionado. Son un canto de alabanza.
    "Nuestro corazón no halla sosiego hasta que descansa en Tí ". San Agustín.
    Cuánta verdad ! cuando me visita el desasosiego siempre recuerdo este pensamiento .Cuando leo o sé de alguien que duda sobre la existencia de Dios me resulta nuy difícil entenderlo porque TODO lo que nos rodea tiene su nombre.¿Cómo dudar ?
    Discúlpame el rumbo de mis comentarios siempre terminan en lo que siente mi corazón.Debiera ser más técnica.
    Apapachos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos días previos a la Navidad ando un poco falto de tiempo, pero no puedo dejarte sin respuesta cuando vos guardás para mí tanto cariño. Gracias infinitas por ser y estar, por formar parte de mi vida familiar a tan enorme distancia. Me inquietan tus temores, me conforta saber de tu serenidad de espíritu.

      Apapachos.

      Eliminar
  2. Paso por aquí, Francisco, aprovechando que tengo un ratito. Siempre es un placer leerte.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Zamarat, sé el valor de tu tiempo y valoro mucho que me dediques unos minutos.

      Besos.

      Eliminar
  3. Bello y sincero poema.
    La naturaleza es un buen motivo inspirador para que cada uno encuentre aquello que busca.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valoro de forma extraordinaria tu comentario, Cayetano. Sé que respiramos de forma diversa y esto que haces le da mucho más valor a lo que dices.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Asi es Francisco. La naturaleza entera nos habla de su Creador, pero no lo oímos, ni escuchamos su canto de amor y alabanza...El hombre no valora la magia de cada día, el paso ordenado de las estaciones, la belleza de cada paisaje...Todo es un regalo continuo, que nos va dejando su eco, su voz y su trino...Ahora diciembre es un clamor de silencios, de susurros y de silencios, que gritan por todas partes...Nos van dejando su nombre en los caminos, en las calles y en las esquinas...Ojalá seamos capaces de pronunciar su nombre y de acercarnos a él...
    Mi felicitación y mi abrazo por tu belleza mística y literaria.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Jesús por tu afinidad. Es maravilloso cómo lees entre mis renglones sin que nada quede oculto. Te admiro y te quiero.

      Besos.

      Eliminar
  5. Cada vez que contemplo un amanecer, me detengo a observar el ir y venir de las olas del mar o me maravillo con la belleza de un bosque, estoy contemplando a su creador, estoy contemplando a Dios.
    Escribes bonito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una suerte ver al Creador en su obra; son muchas las personas que carecen de esa apreciación, sin que ellos puedan hacer nada por remediarlo. Gracias por tu apreciación.

      Besos

      Eliminar
  6. Es tu poema muy profundo e inspirador, como lo es tu esencia tan llena de luz. Cada una de las palabras que has plasmado en él encaminan a nuestro Padre.
    Un abrazo muy anisado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una suerte, Sara, tener estos lectores que me ponderan lo poco que soy y hago. Dios te bendiga.

      Besos anisados.

      Eliminar
  7. Preguntas que nos hacemos cuando todo va mal. Cuando va bien pues no nos acordamos. En el fondo siempre surge aquello de "Si yo fuera dios, haría esto o aquello" Un dios a nuestra medida.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El refranero, que tan sabio es, dice que sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena; quiero decir que no te falta razón, Katy. Creo que es un riesgo altísimo querer ser dios de uno mismo, porque además de imposible nos lleva a un enfrentamiento insoluble.

      Besos.

      Eliminar
  8. Preciosos versos al Creador, la Fuente de la Vida. Como bien dices, Él está en todas partes. Tu pintura lo describe.No hacen falta las palabras. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias poeta, por ratificar mis palabras. Gracias, Juan.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. No podemos ver físicamente a Dios pero hay otra manera de ver que es a través de su obra. Él se halla en la más humilde flor, en los astros y en toda la Naturaleza. La Creación es la suprema expresión del Amor de Dios.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la visión que he querido tener, la misma que tú sueles plasmar en tus magníficas fotografías.

      Besos.

      Eliminar
  10. Gracias Francisco por pasarte por mi blog.
    Un buen poema el tuyo, Dios nos encuentra siempre, ainque no nos diga nada, nos llama por nuestro nombre, hasta que levantamos la cabeza y nos damos cuenta que vive dentro de nosotros.
    Feliz Navidad
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sor Celicia. Estoy escribiendo un libro de poemas, todavía sin título, cuyo denominador común es la base en citas bíblicas. Ciertamente tengo la evidencia de que es Él quien conduce mi historia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. La naturaleza es inspiradora, ya bien sea al contemplar el horizonte frente al mar, las altas cordilleras nevadas o el paisaje que se abre ante nuestro pies en un mirador. Nos asaltan en tales momentos pensamientos trascendentes que la impresión nos invoca, a los cuales, empero, ni la belleza es capaz de aclarar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Carmen, aunque uno no se lo proponga, ante la ingente obra de lo creado, uno no tiene más remedio que trascender y cuestionarse.

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Lleno de gran verdad como la Biblia nos dice en el salmo 19.Eres estupendo plasmando las palabras en los poemas.Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias infinitas, Katiuska, por ese piropo tan bello que me dedicas, y sobre todo por leerme.

      Besos.

      Eliminar
  13. En la Naturaleza encontramos todas las respuestas.
    Me alegro de ver tu inquebrantable fe y tu búsqueda constante, cuando ya tienes lo que buscas.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tracy, por tu comentario donde demuestras tu seguimiento y el alto conocimiento que tienes de mí.

      Besos.

      Eliminar
  14. Me ha gustado esa búsqueda que eriza la piel, sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te quedo muy agradecido por el comentario, Nanda.

      Un abrazo.

      Eliminar