15 abril 2015

PASTEL



Con el carboncillo de mis dedos
fui delineando tu contorno,
memorizado a fuego en la bella huella
de tu estampa en mi llaga.
Un rayo travieso da luz a la umbría
y un resplandor bullicioso
da calidez a tu esbelta figura,
que se enraíza en tierra
poderosa, serena y hermosa,
hasta mimetizarte en el paisaje.
En mi corazón fuego y en el tuyo
tiempo de templada templanza:
mis manos inquietas emborronan
caricias soñadas
que se pierden en la tela como manchas
que van tomando sentido del sentimiento.
Los árboles perfilan perspectivas
que te hacen de encuadre
y tiñen el aire con hojas que en su caída
visten la escena, al paso que yo inmortalizo
en este otoño mío tu primavera,
como ensartándome a ti
o queriendo inmortalizar la eternidad
de este fugitivo instante.

14 comentarios:

  1. Bellisima imagen otoñal..y mucho mes bello el relato..siempre es un verdadero placer leer a un poeta enamorado..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Mirella, por tu encantadora gentileza.
      Un beso

      Eliminar
  2. El otoño es más grato si el corazón del poeta se contagia de un poco de primavera, al fin y al cabo ambas estaciones no participan ni del frío del invierno ni del calor sofocante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poeta siempre está sometido a los contagios ambientales.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Mudando estaciones entre los dedos, ensartándolas como finas agujas en el encaje del sentir, así leo y entiendo yo tu precioso poema.
    Besos, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú siempre entiendes e interpretas muy bien, Marienel. Gracias por tu opinión.
      Besos.

      Eliminar
  4. Qué divinura españolito ! qué otoño tan lindo ! Si no estuviera tan desanimada te diría muchas más cosas pero las llevo en mi corazón, como me llevo tus versos.
    Apapachos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría darte ánimos más que escribir un buen poema, correntina.
      Apapachos

      Eliminar
  5. Lo has inmortalizado y has convertido el instante en eternidad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eternizar los instante es lo que hacen los pintores y artistas en general. Mil gracias.
      Besos.

      Eliminar
  6. Compruebo que las musas permanecen siempre a tu lado para inspirarte, sin descanso, tan bellos versos.
    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las musas suelen ser bastante acomodaticias, Chela, por eso hay que forzarlas constantemente a trabajar, por si suena la flauta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Francisco. Tener en el otoño una bella primavera es seguramente un seguro de felicidad. Saludos para todos desde mi Gran Canaria, en primavera. Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángel. Así es, lograr lo que se busca, aunque no sea la estación adecuada, puede producir un cambio climático.
      Un abrazo.

      Eliminar