08 septiembre 2014

REFLEJO



Sólo el mar no es el mar
cuando te haces presente
en los anaqueles de la memoria...

Yo era un muchacho
que andaba perdido
por los intrincados caminos de la vida
con enormes deseos de ser hombre
y lejos de la meta que me esperaba;
sólo las hormonas
habían oído el despertador
mientras yo seguía obnubilado
en aventuras infantiles
y princesas rescatadas con nocturnidad
bajo el claro de luna.

Apareciste jugueteando en la orilla;
hacías pequeñas ondas concéntricas
con un leve contacto de tu índice
en el amable espejo del agua;
no me atreví a mirarte a la cara,
pero el mar generoso y galante
duplicaba tu figura en su luna azul,
y desde entonces guardo el tesoro
efímero y eficaz de aquel reflejo eternizante.

26 comentarios:

  1. Y es que la memoria nos devuelve el esplendor de los momentos vividos, aquellos que ya han pasado y nos siguen sirviendo de sostén por su belleza o bondad.
    Hermoso y evocador poema, Francisco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isabel, por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. El mar como intermediario, esperanza y reflejo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Cayetano, también como deseo grabado en la memoria.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. No hay duda de que hay instantes cuyo reflejo es imposible de olvidar; quedan tatuados.
    :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Marinel, todos tenemos algunos instantes inolvidables.
      Un beso.

      Eliminar
  4. ¡Menuda mano te echó el mar!, ahora entiendo por queé escribes tanto de ella: puro agradecimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mar me echó esa mano de la que hablas y mira cómo estoy, empapado, chorreando. Jajaja.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Imposible olvidar aquellos momentos de la edad denla primavera. Y cuando más pasa el tiempo más viene a nosotros aquéllo que nos hizo felices.
    Tú y tu amor sí que tienen añoranzas de juventud, en este caso.
    Me encantó. Hay mucha ternura en tus versos.
    Apapachos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, María del Carmen, el tiempo no ayuda al olvido, sino todo lo contrario.
      Gracias por tus amables palabras.
      Apapachos.

      Eliminar
  6. El mar siempre tuvo una brisa especial, para los jóvenes enamorados. Y recordar viejos amores, es como volver a disfrutar del mar primerizo.
    Bello poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierto, Juan L., sólo que en esta ocasión es una impostura, un acto creativo que nada tiene que ver con la realidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. En las cosas del amor siempre llega ese alguien que nos haga poner los pies sobre la tierra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pies sobre la tierra es lo cotidiano, pero lo extraordinario está cerca de las nubes, por eso de vez en cuando hay que volar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. El reflejo en el agua es tan efímero como la vida que sentimos y decimos vivir. Es posible que el agua guarde memoria perenne de todos aquellos que obtuvieron su alter ego en su límpido espejo. Habrá que preguntarle.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, el reflejo es efímero y hasta desfigurado por las ondas de la superficie, pero la marca que queda en la retina del fogonazo...
      Un fuerte abrazo, Carmen.

      Eliminar
  9. Hola Francisco, vaya, tiene un gran aliado y él te llevó hasta tu chica. Menos mal que viste los reflejos y la belleza en ellos y amor se hizo presente.
    Aveces, de la cosa más sencilla, nace algo grandioso. La prueba de ellos son los años de convivencia con tu esposa.
    Bello poema y bonita imagen.
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No a veces, Isa, sino de siempre. De lo pequeño de una semilla, el árbol, la flor, el fruto. Gracias por tu presencia.
      Besos.

      Eliminar
  10. Ha calado bien hondo ese reflejo fugaz, tanto que te ha inspirado una hermosa poesía.

    Ya he regresado de nuevo a la rutina diaria, el mar se quedó atrás y el verano poco a poco se irá, aunque aún vendrá algunos días con altas temperaturas.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso ha sido la foto la que me ha llevado a buscar las palabras. Tu primera entrega ha sido muy buena, es posible que use una de ellas en mi blog, si me lo permites.
      Besos.

      Eliminar
  11. Te encontraste un maravilloso cómplice en esa maravilla azul. me encanta.
    Besos anisados, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mar es un gran cómplice que ayuda a crear mundos fantásticos.
      Besos anisados.

      Eliminar
  12. Que encanto tienen esas ondas tan mágico y cómo tu les das ese protagonismo que tienen en mi .A veces sucede que te "explota"de lleno en los recuerdos y la sensibilidad de una poesía.
    Besos muchos

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito, Tramos, lo que me dices. Me has emocionado. Muchísimas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  13. Hermoso recuerdo, cierto o imaginado. Sabes de las emociones del ser humano y lo reflejas tan bien como el agua quieta. Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La literatura es siempre ficción, pues aun en los casos en los que se quiere contar los hechos tal cual, son pasados por el tamiz de nuestro yo.
      Un beso.

      Eliminar