22 septiembre 2014

OTOÑO



Un despertar perezoso,
el sol bajo el tisú gris
y lagrimeante
de este comienzo otoñal
y Vivaldi con una música
para cada estación,
ahora sonando lastimera.

Ha llegado el otoño:
los árboles se despeinan,
los escolares cargan sus mochilas
y los barrenderos se quejan
del trabajo extra;
algo acaba y algo comienza
en cada otoño:
la vida es un sempiterno
no siempre descifrable
y poco comprensible.

Acá, ya digo, entramos en otoño
y vos, Lucía Pannucci, cantás
juguetonamente la primavera:
rarezas de los hemisferios.



42 comentarios:

  1. Ya llegó y hasta parece bonito con las palabras y la música que le dedicas.
    (Se nota que no me gusta ¿a que sí?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene su belleza y todos los tránsitos son necesarios.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Si, en otoño algo acaba y algo comienza...pues te deseo que este nueva estación, se te presente llena de bonitas ilusiones y sueños. Que la nostalgia otoñal que desprende tus letras se para nuevas inspiraciones en tus versos...
    Abrazos desde mi mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángeles. Para alguien que disfruta engarzando letras, pedirle inspiración es un gran deseo. En mi caso es recíproco.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Gracias Francisco por la menciòn, por la magia de Las cuatro estaciones,por tu calido blog,Te cuento que se me borro todo lo que habia escrito,pero feliz de recibir diariamente la palabra del evangelio que tan bien me hace comenzar el dia Te sigo y Dios conserve tu inspiraciòn y conocimientos.Lucìa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La inspiración me vino del cántico tuyo a la primavera. En el fondo, me cuesta entender la pereza de la tierra al girar, estos seis meses de retraso entre acá y allá. Es un placer comunicarme con vos.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Para mí es la estación más bonita del año. Debe ser por ese componente nostálgico, esa tibieza en el caer de las hojas, esa metáfora del tiempo que pasa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene muchos alicientes: refresca la quemazón del sol veraniego, riega el sequedal que dejó atrás el verano, se inicia la crecida del pasto en el campo y vuelve la vida, y esa metáfora de la que hablas y que quisiéramos congelar para que no nos llegue nunca el último día.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Una preciosura. Yo amo el Otoño y de hecho es especial para mí pues el me trajo a la vida.
    Ahora nosotros festejamos la primavera. Pero todo pasa como un soplo. Las estaciones de Vivaldi claro que son maravillosa pero cada vez que subo al coche de Gustavo sí o sí las tengo que escuchar.
    Apapachos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María del Carmen, al menos puedes decir que tu hijo tiene buen gusto musical.
      Apapachos.

      Eliminar
  6. El eje de La tierra esté torcido probablemente, y yo también.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Azzul. Primero nos dijeron que la tierra no era plana, que es lo obvio desde donde miramos, pero luego resulta que el globo terráqueo está en un eje que no es vertical. Es verdad, está torcido. Quizás sea ese el desfase.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Me encanta el otoño, con sus días cambiantes, con todos los colores policromados que presentan los campos, con el efímero verdor que renace después de un caluroso verano. Y tú poema pinta el mejor de los otoños al ritmo de Vivaldi.

    Felicidades por tu poema y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dice el refranero: para gustos, colores. Voy a encontrar comentarios de todo tipo: los amantes, los que odian el otoño y los indiferentes. Muchas gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Ha llegado el otoño:
    los árboles se despeinan,
    los escolares cargan sus mochilas
    y los barrenderos se quejan
    del trabajo extra;

    Dicho y hecho y solo falta añadir que a Katy no le gusta nada despeinarse y prescindir del calor del verano:-(
    Si, el otoño y el invierno ofrecen fotos de postal. Todo muy bucólico. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ejemplo más de la controversia, Katy, como respondía al comentario anterior. He de confesar que para mis dolencias de huesos no es la mejor de las estaciones; en cambio me gusta, o tal vez lo que me gusta es aprovechar todo lo que me queda por delante. Y es que me siento en el otoño, de mi vida.
      Besos.

      Eliminar
  9. Aunque por aquí no tenemos otoño, a mi me fascinan esos colores ocres decorando los bosques que veo en imágenes lejanas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me hago a la idea de vivir todo el año casi como una única estación. Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Francisco, sí llega el otoño y con ello los árboles como tú bien dices quedarán desnudos. Los suelos se llenaran de hojas multicolor y al pisarlas los niños, sonaran con música de sonajero.
    Una estación más que a fuerza de pasar varios otoños por esta estación, me he ido haciendo amiga de esta estación algo tristona porque el sol se va antes a dormir y la oscuridad invade más pronto la noche. Buen otoño.
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si nosotros echamos de menos al sol, porque se oculta antes y aparece algo después, ¿te imaginas los países nórdicos? Gracias, Isa, por tu presencia y tu reflexión.
      Besos.

      Eliminar
  11. El otoño inspira a los poetas. Te dejo un haiku.

    viento de otoño
    el césped del parque
    se ha llenado de hojas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josefa, lo tomaré como préstamo.
      Un beso

      Eliminar
  12. El otoño es la estación nostálgica por excelencia, por eso me gusta, porque permite echar la vista atrás y contemplar el camino recorrido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Emma, por llegar a este humilde lugar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Me encantan las imágenes que has creado con tus versos: esos árboles despeinados, ese sol bajo tisú gris...
    Yo, que adoro el verano, me siento bien en tu otoño.
    Besos, poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Belén, si las has visto y disfrutado quiere decir que he estado atinado.
      Un beso.

      Eliminar
  14. ¿Ya es otoño?... pues me arreglo moño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero para eso no hace falta que te vayas a Logroño.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Exquisito, directo y auténtico capto tu estilo poético. Se siente hablar con un amigo que observa las cosas con una mirada aguda, precisa y delicadamente lírica a un tiempo.

    "algo acaba y algo comienza
    en cada otoño".
    Estos versos me entusiasman, porque has puesto palabra a lo que yo siento al venir el final de septiembre, después del largo y bullicioso verano. Me encanta ver escrito lo que yo no sabía descifrar. ¡Gracias!
    La música de Vivaldi es excelsa y le va de maravilla al poema.
    Un gusto pasear por tu refrescante espacio.
    Un abrazo grande :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué gran estímulo! Acabas de subirme la adrenalina o tal vez la bilirrubina; lo cierto es que es mucho el favor que me haces con tu comentario. Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Llega el otoño y con él la melancolía de los árboles transmutándose en miles de colores, en un proceso de muerte que bien parece de gloria. Los bosques se llenan de ocres, amarillos, rojos, y las hojas alfombran nuestros pasos. La luz se hace tenue y tristona. El cielo llora. ¿Puede haber algo más bello?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bonito lo has dicho, Carmen, creo que superas al poema! Todo mi cariño y agradecimiento.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Cuando llega el Otoño me aletargo. Soy como el oso que prepara su cueva para guarecerse del frío invierno, pero yo adelanto la hibernación. Prefiero refugiarme en mi cubil informático y de vez en cuando asomarme al mundo para comprobar si todo sigue igual.
    Aunque a veces me sobresalto, como hoy. Los titulares de prensa indican que los seres humanos continuamos matándonos como perros rabiosos.
    Menos mal que de vez en cuando mis lecturas otoñales se dirigen a páginas como esta, en la cual se da la bienvenida al Otoño con un poema y música de Vivaldi.
    Así mi Otoño e Invierno serán más soportables.

    Recibe mi fraternal abrazo, querido Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni te aletargas ni hay quien te silencie, la hibernación no es tu esencia, sino la actividad incesante. Gracias por tu comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. Un bonito colorido, una buena música y un excelente poema. ¿Qué más se puede pedir? Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Felipe gracias por tu expresividad.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  19. Me encanta Vivaldi.
    El mundo es así de mágico...lo que aquí comienza medio entristecido aunque firmemente, en otros hemisferios, nace espléndido, alegre a borbotones de colorido y felicidad.
    Volverá de nuevo ese estallido, pero ahora tenemos otro que también hemos de valorar,¿no crees?
    Todo tiene su ángel.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es el contraste del globo tierra: el sur pobre y primaveral; el norte rico venido a menos y en otoño.
      Besos.

      Eliminar
  20. Arroparse, ensimismarse, dejarse llevar por la quietud, leer un libro en la serenidad de estos instantes otoñales...
    Un poema precioso y el acompañamiento no puede ser mejor: Vivaldi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Merche, por sumarte positivamente a esta brisa otoñal y tan favorable.
      Un beso.

      Eliminar
  21. "...La vida es un sempiterno no siempre descifrable. . ." Cada momento tiene su propio encanto, su luz, sus perfumes. Gracias por el bello poema y por Vivaldi! Desde Buenos Aires, hoy el abrazo es de Primavera recién nacida.

    ResponderEliminar
  22. Sin dudas, Vivaldi me ha echado una mano muy importante . Gracias por tus palabras.
    Un beso

    ResponderEliminar