31 agosto 2014

ICONO



Un sueño mitológico,
una diosa con trenzas de sol
y talle de luna menguante,
una valquiria escandinava
arribada no sabemos
por qué insomne corriente;
blonda, espigada
como centeno en mayo
y la mirada de horizonte
azur, firme y serena;
tez de porcelana
y labios delineados
que modulaban decires
ininteligibles.
Ella era un regalo visual,
su mirada un espejo azul
donde refrendar
mi estado hipnótico.
No era una sirena, era sí,
una diosa de sol subacuático
cuando salía del agua
y sus vestidos eran vitrina
de sus generosas bondades.
Creí interpretar sus gestos
y hasta deletreé
cada una de sus sonrisas
dándole textura gramatical
en traducción instantánea.
Era un icono arrastrado a la orilla,
una perla entre un millón
de millones de conchas marinas.

4 comentarios:

  1. Es difícil hacer un comentario sobre tus post. Uno se va quedando sin palabras. Cada entrada es más linda que la otra . A mí me pasa que como soy muy perceptiva puedo seguir cada uno de tus versos como si viera pasar una película. Tiene que ver con la maestría con que escribes . Permites que el lector viva lo que vas diciendo. Es un gozo leerte. Y tienes una característica : los versos finales siempre son una gema preciosa.
    Esta diosa sirena bien puede ser un sueño. Es perfecta. Un poema mágico.
    "¿Quieres darme la mano ?
    veremos tu sirena azul
    bailar sobre las aguas ".
    Apapachos.

    ResponderEliminar
  2. Así es, creo que la poesía es así, me ha gustado mucho, Fco. Enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Mejor valquiria que sirena, que esta devora a los incautos navegantes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Que todos tus sueños sean tan hermosos como los que tan bien describes.
    Bss y feliz semana

    ResponderEliminar