29 agosto 2014

ATARDECE



El murmullo del agua,
el aroma salobre
que penetra los sentidos,
son anticipos del disfrute del mar,
apenas una muestra gentil
del ágape que se aproxima.

El sol ya está tocado
de debilidad hacia el poniente
y la bruma es un tul
que todo lo arropa
hasta envolverlo en nebulosa
que desdibuja la línea
del consabido azul del horizonte:
cielo y mar
una misma amalgama,
un todo confuso
que sin ser tiniebla
ya es día que agoniza.

La arena templada
y la brisa acaricia;
el día se despide con añoranza
y los últimos bañistas
ya sueñan un nuevo amanecer
que se hace caracola
en las mentes juguetonas
y los oídos audaces.

El sol declina hasta
entregar su vida,
arrullado por el rumor del mar
y el ronroneo de su muerte,
de la que nacerá un nuevo día.

14 comentarios:

  1. Una divinura. Cuando quieres juegas con las metáforas . Es lo que más admiro de tus letras. "... y la bruma es un tul que todo lo arropa "... no puede ser más bella.
    La imágen es preciosa y presumo que habrá sido tomada "en vivo y en directo" a la hora del atardecer.
    Te dejo un regalito :

    "La primavera muere
    Lágrimas de pájaros
    Lágrimas los ojos
    de los peces."
    Basho.
    Apapachos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María del Carmen, por tan espléndido comentario y por el estrambote.
      Apapachos.

      Eliminar
  2. El amanecer es como la promesa de un día que se renueva, aunque al principio sea tímidamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así cada día. No hay final, sino una continuidad infinita siempre igual, siempre diferente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Amanecer y atardecer son las dos caras de una misma moneda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, en una se levanta la luz y en la otra se acuesta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Precioso poema lleno de nostalgia atardecida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Emma. Me sabe a piropo en lugar de crítica.
      Besos.

      Eliminar
  5. La última estrofa resume todo el poema, esas preciosas personificaciones nos dan idea de la infinta generosidad del cielo y el mar, que juntos emprenden un ritual de muerte...Un bello y emocionado ritual de entrega y amor para seguir dando vida más tarde...MI felicitación por tu profundidad consciente y constante, Francisco.
    Mi abrazo y feliz fin de semana con los tuyos.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me gustas cuando callas, porque estás como ausente, María Jesús. Gracias por tan bello comentario.
      Besos.

      Eliminar
  6. Un poema sugerente que trasmite unas enormes ganas de fundirse con el mar.
    Mi mente debe de ser muy juguetona porque me ha entusiasmado imaginar al amanecer como una caracola, ¡precioso! ¿Se oirán en ellas las voces del próximo día? ;)

    Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que se oirá. En el poder de tu mente está el pentagrama de todas las caracolas y la de todos los mares.
      Un beso.

      Eliminar
  7. lleva usted un mes de agosto "tituleando" que parece que estuviera dándole un homenaje encubierto al centenario del
    Mantecón

    (Pareciéramelo a mi)
    pero al contrario que al maestro, a usted el atardecer "le pone a repartir apapachos".
    Le voy a decir, que prefiero al maestro, aunque sea mentira, porque si no, se enfurruña conmigo, y a mi no me reparte, ....
    ...ni me dirige las letras..
    ¡malaje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muy bien, Anarkasis, cada uno hace con su gusto lo que le caiga en gana. No sé si se trata de una broma o de un intento de provocación, pero te advierto que si es lo segundo has dado en hueso, no me doy por enterado.
      ¡Simpática!

      Eliminar