22 febrero 2014

INSTANTES PREVIOS

Flotar como una nube licua
al compas de la música,;
esa es la tarea,
la obsesión del escorzo imposible
y la voluta que aporte
en el  déboulés,
el halo mágico
que subraya el pianísimo de la cuerda
y el ronco carraspeo del oboe.

Sueña en el Bolshói,
en las notas severas del piano
al gesto casi inapreciable
de la batuta
y el esfuerzo le parece nimio
imaginando la recompensa;
Ludmila ha nacido para bailar,
así se lo ha cincelado en su pecho
y en su mente.

Imagen de Daniel Picart

Ya está vestida y maquillada,
el pelo recogido
para que nada reste esplendor
ni distraiga la mente
de los espectadores;
se ha echado al suelo
y calza y ciñe sus zapatillas
sobre sus pies cansados y doloridos.

Sueña en el Bolshói,
en el foso repleto de profesores
y el concertino dando la nota de afinación;
pero de momento,
tendrá que contentarse
con música enlatada,
un viejo espejo donde
ver reflejados sus gestos,
sus errores
y las correcciones
de la decrépita Nadejda,
mientras le repite una y mil veces
sus veladas radiantes de éxitos
con voz de diosa apagada.

38 comentarios:

  1. Lo has bordado Francisco. Pero a pesar de todo ese sacrificio que hacen estas niñas y que a veces duerme en el fracaso yo admiro a estos cisnes humanos que son la delicadeza y la finura en sus movimientos, hasta en sus gestos.Verlas bailar es un gozo.
    Como todas las profesiones tiene sus pro y sus contra. Muchas dejan de vivir la vida real y convierten en su vida la danza. Me gustaría que la mayoría de ellas llegara a la fama, surgieran, pasen a ser primeras bailarinas pero sabemos que no es así. Se juegan un montón de cosas, acomodos, situación económica, y lo más fuerte, voluntad para no morir en el intento. Igualmente las admiro. Son un sueño blanco que se desliza delicadamente entre tules y balerinas. ¡APAPACHOS !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Partiendo de la estampa de esta joven que se ata las zapatillas, y con el recuerdo en la mente del frontal monumental del Bolshói en mi viaje a Moscú, he intentado desgranar la vida e ilusión de tantas jóvenes que ponen su empeño y esfuerzos en ser dulces cisnes y la mayor parte de ellas quedan en el camino. Por otro lado, esa figura de la mayor que se dedica a la enseñanza murmurando sus éxitos del pasado que tal vez no fueron tales.
      Apapachos.

      Eliminar
  2. Muy buen poema y excelentemente expresado Francisco. En el comentario anterior hablan sobre el sacrificio de esas niñas, comentario con el cuál estoy totalmente de acuerdo. Al final de tu poema, también reflejas la añoranza de quien vivió un tiempo mejor, y por el paso del tiempo alimenta su ego de viejos recuerdos de algo que... ¿quizás no consiguió? Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pepe, por acercarte y comentar.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Es precioso tu cantar, tiene augurio de éxito, las niñas quieren ser cisnes.
    No les duelen las uñas sangrantes, ni la mandíbula de forzar la expresión, no les duele la raíz del pelo al dejarlo libre de redecillas y presión, no sienten que se rompa la piel dejando estrías de por vida.
    Y no son los sueños solamente los que tienen ese poder, es la afición.
    “Las grandes bailarinas no son geniales por su técnica, son geniales por su pasión” Martha Graham.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ester, por tu comentario y en especial por la cita de Martha Graham que tan atinada es.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Francisco, hace años cuando estuve en Salamanca, viví tres años con mi cuñada, una bailarina nata, pude ver su esfuerzo, su constancia, su entrega...Ahora está en Estados Unidos como profesora e intérprete de inglés. La vida da muchas vueltas, los sueños y la ilusión son importantes, pulen la voluntad y el espíritu...Lo cierto es que el esfuerzo es necesario para todo, indudablemente...Te dejo mi felicitación por tu homenaje merecido a estas niñas, que lo has bordado con pasión y cariño. También te dejo mi abrazo inmenso desde el pueblo...Hoy tenemos un buen día de sol, gracias a Dios...
    Feliz fin de semana, Francisco.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta criba de la que hablas no es exclusiva de la danza, ¿cuántos niños que juegan al toro llegan a ser figuras del toreo? ¿Cuántos niños se machacan en las canchas de tenis para que salga un Nadal? Pero sin duda la vida es sacrificio y es esfuerzo y quien ha practicado el esfuerzo en bajar unas décimas en los 100 m mariposa, tras muchas horas de piscina, quien llega a ser concertista de cualquier instrumento ¡cómo sabe de esfuerzos!
      Gracias por tu comentario, María Jesus, muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Has clavado la vida de las bailarinas de balet, muy sacrificada y a veces no llegan a nada, cuando llegan son felices y parecen cisnes volando por el escenario, casi no se les ve los píes, luego viven de los recuerdos, como dices en tu poesía, me ha encantado tu entrada.
    Besos, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos esfuerzos, esos sacrificios tal vez no les sirva a quien no llega a ser contratada como bailarina para triunfar en la escena, pero sí para fraguar su propia vida. La vida es esfuerzo y es superación y los elegidos no lo han tenido fácil, sino que se han juntado su voluntad con las características innatas y el sacrificio.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Cuan sufrida la vida de una bailarina y sin embargo qué poco o nada puede vivir sin ella si lleva dentro la danza.
    Es fascinante ver esas piernas sobre las puntas tan dolorosas y que parezcan delicados cisnes.
    Mi peque, si alguna vez viéndola extenuada entre la danza y el cole, le sugiero que abandone, me mira de reojo diciéndome que no puede dejar su vida...
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No le prives a tu hija de ese esfuerzo que será la gran educación de la vida. Un porcentaje mínimo llega a alcanzar la gloria, pero estoy convencido de que ninguna sale derrotada, sino con armas invencibles para afrontar la rigidez de la vida. Anímala, es lo mejor que puedes hacer por ella.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Talento, disciplina y sacrificio. Tres ingredientes básicos que no pueden faltar en las que aspiran a danzar como los ángeles entre las nubes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he comentado antes y tú resume, hace falta esos tres elementos y un cuarto llamado suerte; pero ya es una suerte que una joven sepa disciplinarse en el sacrificio, algo que le servirá para el resto de su vida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. La vida da a cada uno, la fuerza para ser lo que quiera ser.
    Así que a no tirar la toalla... a seguir trabajando para conseguir los sueños.
    Emotivo poema alguien dijo,. que los logros y la fama cuestan , sangre , sudor y lágrimas.

    Besos y versos...
    Versos y besos.
    MA.
    El blog de MA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los sueños, la persistencia y el esfuerzo no son garantías de éxito, pero sin esas armas la derrota es previa. La danza, en mi opinión, como también el deporte disciplinado, es una escuela maravillosa para la vida.
      Un beso versificado.

      Eliminar
  9. Como todas las aspirante sueñan con la fama, con llegar alto y es una vida de sacrificio cuando se quiere llegar alto.
    Mis nietas estudian ballet y natación sincronizada, pero en plan light. Espero que no se dediquen a este bello arte pero sacrificado, como bien lo cuentas, escribes y describes.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me estoy repitiendo mucho y no creo oportuno hacerlo de nuevo. Le deseo a tus nietas que esos ejercicios le sirvan para saber afrontar la dureza de la vida.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Para llegar hay que luchar, perseverar y más artes de voluntad, luego tenemos una opción imposible de olvidar: aprender de poetas-escritores como tú.

    No te das cuentas de lo innato que lo tienes, que eres el profesor perfecto y esto último lo añado por saber también reforzar a los alumnos como yo que se te acercan y tu con paciencia me acoges. Gracias

    Besos muchos ♥♥

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero no me digas estas cosas en público, "Romero aromático"! ¿No ves que me ruborizas? ¿No ves cómo tengo motivos para quererte?
      Un beso.

      Eliminar
  11. jajaja, me suenan esos instantes previos, de pequeña, actuaba, y bueno, esos instantes previos son tal y como lo has reflejados, nervios, sentimiento, pasión todo unido para pensar en lo que vendrá. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te prometo, Tamara, que nunca intenté ponerme unas mallas; pero ver a esas criaturas tan tiernas, tan ilusionadas, tan flexibles, tan obcecadas en conseguir un pequeño plus cada día... Tenemos ojos para ver y mente para pensar y comprender. Tratando de valorar lo que hace el otro, aprendemos mucho.
      Un beso

      Eliminar
  12. Nada que merezca la pena en esta vida se logra sin esfuerzo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de simple y así de cierto, tal y como lo has dicho.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola Francisco, si desde luego es únicamente la fotografía que nos muestras la imagen que ha desatado tus versos, y no tienes ninguna relación con el ballet....he de decir que ¡bravo por ti y por saber captar la esencia de esos instantes previos!

    un besazo y gracias por el deleite que me supone leerte, muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo relación alguna con el ballet, Laura, y ni siquiera he tenido hijas que soñaran en tutús. Pero ¿cómo puede extrañarte tú que todo parta de una estampa, cuando escribes constantemente al dictado de una frase dada que además es cabecera?
      Cuando nos hacemos mayores nos ponemos más torpes, pero acumulamos más conocimientos, no todos experimentados. Gracias por tu comentario.
      Un abrazo; no, mejor un beso.

      Eliminar
  14. De niña yo también soñaba en el bolshoi. Fue mi primera vocación, pero yo no había nacido para bailar. Lástima ):

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos sueños, Madame, esos esfuerzos truncados le han reconducido hacia la historia con brillantes, que no es mala cosa.
      Bisous.

      Eliminar
  15. Tu poesía es una canto a la ligereza de los pies de esas niñas- mujer que ya retratara, intentando encerrar su magia, los pinceles de Degas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen, por este comentario tuyo que me transporta a los pinceles mágicos del francés.
      Un beso.

      Eliminar


  16. Hoy la alegría me ha despertado con;
    una sonrisa en los ojos,
    un beso en los labios,
    y los brazos extendidos,
    para compartir contigo,
    un abrazo de luz y armonía...

    ¡¡Feliz domingo salpicado,
    por el rocío y aromas de la mañana!!


    Atte.
    María Del Carmen



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz domingo, María del Carmen, feliz día del Señor.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Pues qué decir de esta joven bailarina que tenía que soportar las viejas glorias de su profesora, sería para darle más constancia en ese arte, pero qué tostón...
    Gracias por el poema, yo nunca quise ser bailarina, pobre de mí, ya soñaba en ser enfermera y también tuve el tostón de una vieja monitora !jaja!.
    Un abrazo muy grande
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Sor Cecilia, por sus sinceras palabras al desvelarnos ese tostón que todos hemos padecido de alguna forma a lo largo del camino.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Todo esfuerzo tiene su recompensa, nada se consigue de la noche a la mañana y los grandes logros requieren de grandes sacrificios.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Rafael, aunque el resultado de ese esfuerzo termine siendo anotado en el haber de algo bien distinto al origen como en este caso es la disciplina.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Parece como si hubieras pasado por esos instantes de lo bien que los describes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tracy, es un halago por tu parte.
      Un beso.

      Eliminar