03 diciembre 2013

SOL TENUE

Sol tenue;
habilidad o suerte,
he encontrado un espacio
en un banco al sol
—piedra helada—;
entre tiritones, leo
a Esther Ramón
e incendia mi espíritu
de emoción, salpicada
con sangre de Reses.


Mi nieto salta y brinca
en toboganes gélidos
y yo guardo la ropa
que le sobra:
con el tiempo, la sangre
bombea a velocidades
bien distintas
e inversamente proporcional
a los años.

Bajo un árbol desnudo,
el sol se ha filtrado
por entre el ramaje
y es lámpara que ilumina
esta fría mañana,
mientras tejo
lecturas y desvelos.

45 comentarios:

  1. no me gusta el frío pero no tuve más remedio que sentirlo en mi piel, tus versos me llevaron a eso. He visto a tu nietito saltando, corriendo, brincando.Siempre digo que la abuelitud es un estado de gracia. No existe otro lazo que se sienta con tanta intensidad..
    No sé como explicarlo , como voraz lectora siempre encuentro algo que tiene que ver con lo que pienso. Andaba buscando el por qué de estos sentimientos que no se parecen a ningún otro y leí que tiene que ver con la unión del inicio de la vida y el final.
    lo pensé y creo que sí , es eso. Y el final no quiere decir la muerte sino el ocaso de la vida., el atardecer...
    ¡APAPACHOS ! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La "abuelitud", ¡qué palabra tan bella! Estas licencias, este saltar el muro del diccionario es una bella forma de crear, un verdadero estado de gracia.
      Es cierto cuanto dices, María del Carmen, la vida del bebé se asemeja a la del anciano. Mi mi nieto ni yo estamos en esa misma situación, pero sí en su periferia y no deja de ser un encuentro amado en el que las dependencias les van dejando a ellos y nos caen encima como losas a nosotros.
      Apapachos.

      Eliminar
  2. Nada puede impedir esos hermosos momentos que pasas con un nieto, ni el frío.
    Muy tierno!!
    Cariños.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ternura está especialmente en la predisposición, en ese acercamiento que nos complementa.
      Un beso.

      Eliminar
  3. uyyyy ue diferiencia, pero los años son asi. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viene a ser una especie de vasos comunicantes que los iguala el amor, la pertenencia del uno al otro.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Amigo Francisco, no seas humilde, por tus venas bombea la sangre en forma de poesía, una forma de la que no pueden presumir muchos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Emilio, pero a menor número de grados que a los de nuestros nietos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Gélida mañana; pero estás de suerte. En Sevilla, el invierno son dos meses. No veas en la meseta castellana la que está cayendo. Aquí se inventaron lo de las castañeras para que la gente pudiera calentarse las manos. ¡Brrrr!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor no quejarse mucho... En Moscú estamos hoy a -9 ºC... ;)

      Y en Oimyakon -39 ºC...

      http://globaldiscussion.net/topic/253-oimiakonla-zona-habitada-m%C3%A1s-fr%C3%ADa-del-planeta/

      Así que siempre hay quien está peor. ;)

      Eliminar
    2. Todos los valores son relativos, como apunta mi hijo Carlos. Cuando el venga en Navidad, si Dios quiere, le parecerá que llega al trópico.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Paco, has plasmado con mucha calidez la fría mañana sevillana...he sentido el amor de ése abuelo por su nieto, por la naturaleza decadente del otoño casi invierno y sobretodo, el amor a la VIDA.
    Ay amigo mío! para cuándo una recopilación de estas maravillas?? quiero tenerlas en la cabecera de mi cama, como tengo a Neruda y también a Benedetti...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Madre mía, tú también, Asun! Parecen como órdenes militares del alto mando chelero o de su influencia. Todo llegará, querida amiga.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Un abrazo y bendiciones, como siempre un delirio de emoción al leerte, gracias,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Montse, te he extrañado mucho.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Mientras los niños juegan, los demás vigilan y se entretienen como pueden ,verdad, primo? A buscar ese sol que tanto apetece en invierno. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no aguanto mucho de pie, pero el banco estaba tan frío que se hacía insoportable; a él en cambio le sobraba la ropa. ¡Qué bonita es la infancia!
      Un beso

      Eliminar
  9. Mientras ellos acalorados sudan por fuera, nosotros, helados, sudamos por dentro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una pincelada más de cómo se aprecia la vida cuando estamos con los nietos.
      Besos

      Eliminar
  10. De ahí que la madre ponga al niño una rebeca cuando ella tiene frío.
    Tu nieto tiene suerte de tenerte a ti para sostenerle el abrigo mientras tejes en tu mente los hilos de un poema.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente eso es lo que pasó, que a él le sobraba todo y yo con todo tenía insuficiente; y entre tiritones y lecturas, surgió esta letrilla.
      Un beso,

      Eliminar
  11. Se adivina en tus letras la felicidad de ver crecer a un nieto, de saber que sin abrigo no tiene frío, que está protegido por tu mirada. Dos personas felices. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ester, por tu definición tan bonita.
      Besos.

      Eliminar
  12. Son momentos propicios al vagar del pensamiento mientras se observa, se siente, se lee...
    Y el sol intentando iluminar esos instantes, pugnando contra el frío.
    Te ha quedado bonito y entrañable.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marinel, no es algo extraordinario, pero sí entrañable.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Hola Francisco, lo que a los jóvenes les sobra nos falta a nosotros verdad amigo?, esas calorías que no hace mucho nos sobraban ahora las buscamos al calorcito del sol, pero lo bueno es que las sigamos buscando y mas en compañía en tu caso de los nietos, precioso como siempre querido amigo:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los años se escapan las calorías por las rendijas de los años, pero afortunadamente no así la ilusión de vivir.
      Un beso

      Eliminar
  14. Hola Francisco. Mando para ti y para todos los que estén pasando frío el calorcito de mi isla: el calor de las playas al sol y el menor calor de la cumbres en las que a veces nieva. Pero sobre todo les mando a todos el calor de los grancanarios de bien que somos la inmensa mayoría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy generoso, Ángel, y se te agradece ese gesto del que nos llega tu intencionalidad.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Hola Francisco, te imagino sentado en el banco frío, arrebujadito en tu abrigo bajo las ramas de ese árbol por donde penetran esos rallos de sol cansado, que ya calientan poco. Viendo como tu nieto baja por el tobogán mientras tú le robas unas palabras al libro que tienes entre tus manos.
    Sabia nueva corre por las venas de los más jóvenes. Aceite puro para el candil que ha de brillar como brillan las estrellas nuevas del firmamento. Mientras unas estrellas nos vamos apagando poco a poco, ellos tienen que alumbrar la tierra y el firmamento.
    Disfruta de tu nieto en el parque, y abrígate mucho.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué poético te ha salido el comentario, Isa, precioso y muy ajustado a la verdad!
      Un beso

      Eliminar
  16. Ummmmmmmmmmm, perdón, rayos que me equivoqué :-)
    Más besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes muchos más aciertos que errores y errar es de humanos.
      Otro beso bien merecido.

      Eliminar
  17. Da gusto pasear en estos días por el sol, por las tardes doy garndes paseos aprovechando estos deliciosos rayos de sol....tiempo tendremos de hir de él cuando llegue el verano!

    Besos

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasear abrigados es muy agradable, pero sentarse en un banco de piedra... ¡Breee!
      Un beso.

      Eliminar
  18. Momentos de alegría al lado de tu nieto, disfrutando del sol y de una agradable lectura. Podría decirse que esta en una perfecta definición de la felicidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Rafael, uno de esos momentos dulces que nutren el alma.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Preciosa poesía, y preciosa estampa la que describes acerca de tu nieto y tu en compañía del sol y los toboganes. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Katiuska, por tu delicada apreciación.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Un agradable paseo bajo el sol aunque el frío se note en la brisa, pero el entorno se caldea desde las emociones.

    Un placer leerte, Francisco, en este día festivo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente las emociones nos sobreponen a las contrariedades de la vida, que no son pocas. Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  21. Entre la piedra helada de la realidad y ese libro que incendia tu espíritu...Esta tu nieto, que mueve la vida y la manivela de tu ánimo y tu ilusión...Mi gratitud por compartir y mi abrazo grande, poeta y amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Jesús, por tu cercana calidez en los comentarios.
      Un beso.

      Eliminar
  22. Seguro que has pasado una mañana estupenda, aunque hayas acabado rendido. Ten cuidado con la cistitis, lo digo por lo del banco de piedra helada. Eso es cuidar a un niño y no como sucede con algunos padres (y madres) que lo hacen con el mando a distancia. Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Por eso estuve la mayor parte del tiempo de pie, aunque no es mi mejor estado de equilibrio.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar