10 enero 2018

COMO SI FUERA UNA MADRASTRA



Como si fuera una madrastra. Parece
como que la vida de algunos humanos
caminase torpemente,
con funambulescos traspiés
hacia las fauces de un lúgubre acantilado,
hacia la destrucción del semejante.
Desprecio a la vida. Muerte.
Desprecio al bien supremo de la vida.
Amontonamos cadáveres
bajo las aguas del Mare Nostrum
como frontera incuestionable de lo nuestro
a salvo de la hambruna de ellos;
como basura que se esconde bajo la alfombra,
a hurtadillas de miradas inoportunas.
¡Vaya con las vallas!
Como si fuera una madrasta, Europa,
mira hacia la caja de un mercado común
donde sólo interesan los consumidores,
los que tienen poder de compra
para alimentar la maquinaria de un consumo sin fin
que cada día necesita más compradores
y menos mano productivas.
Un pan cicatero que todos queremos deglutir y nadie compartir.
Un dios menor que divide y clasifica por el bolsillo,
que tiende la mano a los poderosos
y vuelve la espalda a quien se hunde en el abismo.
Un día tendrán que drenar el mar
para que la hambruna africana
no pase en seco sobre las aguas el Éxodo del Hambre.
No es una barrera natural ni tampoco ideológica,
sino del coma yo caliente y que reviente la gente.

10 comentarios:

  1. Peor que la de la Cenicienta. Y además no es un cuento.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es cuento, Cayetano, sino hechos irrefutables a los que los Estados se muestran sordos y mudos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Si contáramos los muertos del Mediterráneo desde el principio de la historia no tendríamos números para contarlos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda alguna, Emilio. Pero no es el pasado lo que podemos cambiar sino desde hoy en adelante.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Se puede decir mas alto pero no más claro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Chelo. Podrías decir mucho más, pero lo has dicho todo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. No se puede comprender, ni asimilar jamás. Para donde miremos, el egoísmo y la soberbia están a tope. Muros, vallas, mares, rios par impedir el paso a los desposeídos y desterrados.
    Fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy he leído las últimas declaraciones de Donald Trump y me han parecido incendiarias contra el ser humano. En otras zonas del mundo crece el nacionalismo, y todo esto no es otra cosa que un mirarse el ombligo y no preocuparse por nada de lo que sucede a nuestro alrededor. Gracias por tu comentario, Sara.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Como una familia disfuncional.

    Sí, necesito un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como una no familia, como enemigos acérrimos, Mirella.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar