12 enero 2017

BASTÓ TU PRESENCIA



Bastó tu presencia
para comprender
mi escuálida desventaja;
se descuadernó mi ardor guerrero
que se diluía
como sueño infantil
ante el espejismo de una golosina.
A pesar de ello,
me hice oferta en vez de rendición
y todo vino a quedar suspendido
del ala interminable
de tu inmediata respuesta
que zanjaste con un monosílabo
con figura de dardo:
¡No!

24 comentarios:

  1. Eso son calabazas en toda regla. Mejor así que hacerle a uno perder el tiempo con medias tintas.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejó sin palabras, Cayetano. ¡Qué fracaso tan grande!

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Tal como decía mi abuelo: "Es mejor verdad que duela y no mentira que hiera".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sabiduría de tu abuelo le viene a esta situación al pelo, Rafel.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Ese No, suena bastante rotundo y no deja lugar a dudas. Las cosas claras desde el primer momento para no albergar falsas esperanzas.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, pero en aquél momento hubiera preferido un poco de mayor dulzura.

      Besos.

      Eliminar
  4. Aunque resulte duro un no por respuesta, es mejor dejar las cosas claras...


    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, pero efectivamente es muy duro. Muchas gracias, Sneyder.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Nnnaaaa. . . ¿Cómo te va a decir que no? Nunca sabrá lo que se perdió. . . Te abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué dulce eres conmigo, Adriana!

      Un cariñoso abrazo.

      Eliminar
  6. Qué dura no? Eso es que no te conocía bien .
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta locura se me ocurrió al despertar a las 5 de la madrugada y no poder conciliar el sueño; en lugar de levantarme o encender la luz lo escribí en el móvil.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Francisco, ya sabes lo que decía nuestra amiga, que todo lo que damos vuelve...Ese "no" habrá vuelto a su dueño...Asi que la próxima vez se lo pensará mejor, sin duda.
    Mi abrazo y mi ánimo siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Echamos de menos su dulzura, ¿no es cierto? Era una mujer amorosa, muy amiga de sus amigos y muy auténtica. Gracias, María Jesús.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Si es que algunas veces no atienden a razones... Bueno, así no perdiste el tiempo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Felipe. Menosmal que tu Pili es distinta.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Que bien descrito en breves palabras. Aquel no... Pero igual te libraste o el protagonista se libró de algo peor. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Katy. Se libró. Ya sabes que mi caso es muy distinto y de toda la vida.

      Besos.

      Eliminar
  10. Hay muchas maneras de decir no...ya en sí misma, la negativa duele, pero si se dice con delicadeza, el daño se suaviza, creo yo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin dudas las formas cuentan, Marinel, y de eso sabe mucho como delicada poeta.

      Besos.

      Eliminar
  11. Desde que supe del cuento del ruiseñor y la rosa, me dan una pena los ramos cuando los veo.
    Te quedó hermoso, aunque sea una negativa. Creo que en el segundo renglón te sobró el "que" quizá corregiste y se quedó.
    Un beso de anís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conviene dejar en reposo las palabras y volver a leer antes de precipitarse a editarlas. Gracias, Sara.

      Besos anisados.

      Eliminar
  12. Hay algunos nos que duelen, otros sin embargo son necesarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, pero el necesario también le duele a quien lo recibe. ¡Ay de la vanidad y del orgullo!

      Besos.

      Eliminar