05 marzo 2015

ÁBREME



Ábreme el cuenco de tu mano,
recoge sobre sí las ramas de tus dedos
como tejiendo los torzales de mimbres,
para que pueda posar en el cesto
la lumbre de mis besos o suspiros
y que se hagan candil de mis silencios.

Ábreme el pretil de tu boca,
el pozo grana o charco traslúcido
en el que sofocar mi desierto;
deja que me oville a tu esfinge
tallando tu talle en el taller
silente de tu hálito en mi aliento.

Ábreme;
llamo para incendiarme
en la llama de tu tronco,
para vivir este otoño incierto
al abrigo del echarpe encorchetado
de tus brazos que abrasan…

Ábreme; quiero perderme encontrándote.

36 comentarios:

  1. Hola Paco, un deleite leer y repasar tu poema, es sublime.
    Un gran abrazo de anís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Sara. Tus palabras llegan siempre anisadas de afecto.
      Besos.

      Eliminar
  2. Has tardado unos días en abrir las hojas de tu blog, lo hacia de menos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo Emilio. Ha sido un tiempo físicamente difícil, del que aún no he salido, pero que tengo que hacer por remontar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¿Quien no te abriría con esas palabras?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tracy, muchas gracias. En todo caso, ya sabes que sólo llamo a una puerta.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Un precioso poema,mi querido Francisco.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Sor Cecilia, y feliz cuaresma.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¡Ay! Paco, qué pena. No ser yo mujer para corresponderte...
    Un abrazo desde Gran Canaria (hoy, con sol) para todos. Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es imprescindible ser mujer para tal, Ángel, pero ambos somos vetustos en nuestro usos y costumbres.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Apasionado y preciosísimo poema. ¡Te encantan las aliteraciones!

    Paso a darte las gracias por tus palabras hacia mi poema en el blog de Mª Carmen

    Un fuerte abrazo con muchas Bendiciones :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Volarela, gracias infinitas. Suelo huir de las rimas, pero es cierto que me gusta el sonido de las aliteraciones y los juegos vocálicos si los consiguiera.
      Atesoro ese abrazo y te recojo en el mío.

      Eliminar
  7. ¡Guauuu !! qué divinura ! has vuelto con más ímpetu.si es que se puede.Como siempre tus versos son impecables y de una belleza sin igual.Por supuesto, se va a mi cuaderno de los tesoros.Lo leí en mi celular temprano , pero no me es fácil responder desde el .
    Como ya no nos falta más nada , cayó un satélite no sé dónde, y estuvimos sin sistema, sin teléfono, sin nada, hasta este momento en que volvimos a la normalidad.
    "Abreme el cuenco de tu mano"... ¿quién no le abriría las manos a este ser luminoso que tengo la dicha de conocer ?...
    Apapachos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María del Carmen. Cuando te llevas algo mío a tu cuaderno, lo recibo como el más grande piropo.
      Apapachos.

      Eliminar
  8. Con esas palabras el amor tiene que abrir sus puertas, seguro. Precioso Francisco. Un fuerte abrazo. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pepe, por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hoy hemos coincidido ablando de perderse...
    Y nada como hacerlo en el tiempo del amor, al cobijo de sus manos.
    Precioso poema.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí es un honor coincidir contigo, no imitarte, pero ir de tu mano.
      Besos.

      Eliminar
  10. Quien no abriría sus manos para estrechar las tuyas ante tan hermosoas palabras!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mil gracias por leerme de forma tan favorable.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Se tiene que amar o haber amado mucho para parir estas letras.
    Estoy seguro que ese registro de palabras nunca se ha escrito en uno de esos wasap de las narices.
    Además, de escribirse, al trasto se le fundirían los circuitos.

    Recibe mi siempre, aunque a veces esporádico abrazo, querido Francisco..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José Luis, por esas palabras tuyas que tanto me enardecen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Perderse en el ser amado. Muy de don Vicente, el paisano. También me recuerda a don Luis, cuando decía eso de "libertad no conozco, sino la de estar preso en alguien". Como se ve la vena -y la veta- andaluza.
    Un abrazo, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay dudas, tú bien lo sabes, que somos producto de nuestros estudios, de nuestras lecturas, de la cultura con la que nos hemos contaminado. A mucha distancia, pero la Generación del 27, la del 36 y la de los 50, han dejado huella en mí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Esos imperativos(Abreme...) van marcando el poema, conllevan un deseo y una necesidad imperiosa de la persona amada...Vas tejiendo, entrelazando y tallando cada estrofa con apasionadas y expresivas metáforas, que se elevan como llamas líricas en el fuego literario, donde nos convocas a todos...Un poema que va in crescendo en emoción hasta el encuentro final, donde se resume la necesidad y el latido del poeta: "Abreme, quiero perderme encontrándote"
    Mi felicitación y mi abrazo por la entrega y lirismo, que has puesto en el poema.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien analizas cada una de mis emociones! Gracias, María Jesús por el esfuerzo, casi un análisis por el que mereces nota. Ya me tienes ganado, así que no hace falta que hagas muchos esfuerzos.
      Besos.

      Eliminar
  14. Hola Francisco, bello poema de mandatos racionales. Seguro que tienes todas las puestas abiertas y deseosas de que llames en ellas. Bellos poemas y buen final como colofón: Ábreme; quiero perderme encontrándote. ¡¡Qué bonito!!
    Saludos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, Isa, dile algo así a Antonio; aunque tú no necesitas muchas indicaciones para que beba en tu mano. Muchas gracias.
      Besos

      Eliminar
  15. Bello poema, con grata sorpresa por mi parte al encontrarme en tu rincón, que con tu permiso me quedo. No creo que nadie se niegue a abrir.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Musa; tampoco le niego la entrada a nadie que quiera entrar y quedarse. Te quedo muy agradecido.
      Besos.

      Eliminar
  16. Difícil es, amigo, caer en los brazos del poema amoroso sin caer en la creación repipi, dulzona, enamoradiza, almibarada y empalagoso. Tú no tropiezas con ninguno de esos obstáculos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso sí que es un halago para el oído, Carmen! Me alegra que lo leas así.
      Un abrazo y un beso.

      Eliminar
  17. Intenso poema Francisco.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Francisco: sos impresionante. . . ! Derretida te abrazo desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar