04 julio 2012

LAS MÉDULAS


A veces me pregunto, ¿qué hará con el tiempo la naturaleza con nuestros desvaríos y desmanes ecológicos? ¿Tal vez reconvierta el plástico en algo noble como ha terminado haciendo, con mucha paciencia, convirtiendo el carbono en diamantes o los materiales fósiles en petróleo? Me surge esta pregunta a la vista de una bella panorámica de Las Médulas; de alguna forma recuperada y atractiva, desde el punto de vista paisajístico, con el apropiamiento que del lugar devastado por la explotación minera que ha llevado a cabo la naturaleza poblándola de robles, encinas, escobas, carqueixas y carrascas.


Las Médulas son un entorno paisajístico formado en la zona de una vieja explotación aurífera minera en la comarca de El Bierzo, provincia de León. Está considerada la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el Imperio romano. Un territorio absolutamente erosionado, cuyas formas caprichosas, revestida hoy en gran parte de vegetación, le da una impronta muy peculiar. Estas formas caprichosas no son otra cosa que la erosión causada por el medio utilizado para la extracción del oro de las entrañas de la tierra, Ruina montium, a la que se sometía a fuerte corrientes de agua que iba devastando el paisaje y dejando al descubierto el preciado metal.

Esto sucedió entre los siglos I a.C. y III d.C. Pero, ¿cómo sería ese paisaje hoy —me pregunto—si la mano del hombre no hubiera desviado cauces caudalosos, si no se hubiera empleado la energía potencial del agua para deshacer y filtrar aquellas montañas arcillosas? Una pregunta de difícil respuesta, ya que no conocemos el antes. Lo que sí conocemos es que detrás de cada mina abandonada no queda sino escombreras y destrucción, salvo en este caso de Las Médulas en la que la naturaleza ha puesto de su parte y ha reciclado con las especies arbóreas autóctonas lo que estaba perdido.

13 comentarios:

  1. Yo las he podido recorrer acompañado de un amigo que las conoce bien, al margen de las rutas turísticas. He podido pasear por los canales del agua, y atravesar los montes de un valle a otro. Son una maravilla

    ResponderEliminar
  2. La naturaleza tiene un ritmo más lento que no coincide con el hombre cuyo fin parece que es la destrucción de su entorno natural.

    Es un paisaje por el que estaría encantado caminar en una de esas rutas que suelo hacer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Siempre se ha dicho que la naturaleza es sabia y yo lo creo a pie juntillas.
    El hombre o ser humano,como se nos quiera llamar,tenemos una innata predisposición al abandono,a la desidia y al destrozo,aunque no siempre,para suerte de todos en general.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Las conozco, he estado un par de veces en ellas, y la primera ocasión fue impactante!
    Una verdadera maravilla.

    Me recuerda al pasiaje de la Capadocia Turca.
    Estos efectos de la erosión, ya sea natural o humana, producen un conjunto paisajístico... extraordinario!

    Un besote!

    Y espero que sigas mejorando!
    ;)

    ResponderEliminar
  5. Estoy segura de que la Naturaleza siempre tiende a sobrevivir, aunque para ello se tenga que "cargar" alguna especie por el camino.

    las Médulas no las conozco, pero por la imagen se ven impresionantes.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
  6. No las conozco,aunque me resulta familiar.Mi abuelo
    José,recuerdo que me hablaba de ellas.Era nativo de
    esa comarca.Un amante de la naturaleza. A pesar de el
    destrozo,me parece una maravilla.Me ha hecho ilusión verlas.Gracias Francisco.

    ResponderEliminar
  7. en este caso espec{ifico estás hablando de minas auríferas, pero yo pensaba que la minería en general tiene incidencia absoluta en nuestro modo de vida. La extracción de minerales de las entrañas de la tierra o aún a cielo abierto, no tengo dudas, es necesaria. Y me dirán que es devastador el modo en que el hombre usa y abusa de esos recursos, es cierto, ese es el problema a solucionar.
    Y aqui viene el eterno dilema donde está metido el dinero y las corporaciones y los grandes capitales, todo eso sumado nos lleva de nuevo a la devastación
    Desconozco, por supuesto, la manera correcta de actuar, solo espero que alguna vez prive el sentido común y empecemos a utilizar lo absolutamente necesario y nada más

    besos

    ResponderEliminar
  8. Ojalá que nuestros desmanes sean equilibrados de nuevo por obra y gracia de la Madre Naturaleza. Se dice que la Naturaleza siempre vuelve a su sitio y es cierto, a juzgar por el ejemplo de Las Médulas. Cuentan que es un paraje maravilloso, lleno de encanto y de misterio. ¿Acababarán siendo las centrales atómicas un lugar poblado de árboles, matorrales y flores?
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Deben ser muy preciosas verdad?
    El hombre no debería tocar nada porque la naturaleza es sabia y tarde o temprano vuelve a sus orígenes.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Te he hecho un comentario que no ha salido pero ya no me acuerdo de lo que te decía. Es que a nuestra edad ya nos va fallando la CPU. Bueno, que el paisaje es bonito y me gustaría recorrerlo. Vale.Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  11. Se ven preciosas, muy bello el paisaje. Supongo que esto lo hace la erosión del agua y el viento. Sinceramente es precioso. La naturaleza es la mejor pintora y la mejor arquitecto.
    Saludos y un abrazo grandeeeeeee

    ResponderEliminar
  12. La Médulas es un paisaje mágico que te anima a cerrar los ojos, extender los brazos, abrir las piernas y dejar que los sonidos del silencio penetre por cada poro de nuestra piel para acercarnos a las almas milenarias que nunca quisieron abandonar éste bello lugar.

    Cuando mi tren realice su última parada, alguien de entre quienes más me quieren, tendrá que dejarme por éste paisaje al fin volar...lo saben y sé que lo harán.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Cuando estuvimos en las Médulas, Francisco, quedé cautivado de esa tierra roja y me pasé unos días pintando montañas rojizas. ¡Me encantó esa visita a un paisaje desconocido que parecía sacado de un cuento de hadas!. A tu pregunta....creo que tiene una difícil respuesta, pero todo es cuestión de imaginarlo (dame unos días...).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar